Comunicación

Muchas guerras mundiales, nacionales, locales, armamentìsticas, petrolíferas, de precios, verbales y hasta conyugales se han ganado y perdido por la comunicación.

O, mejor dicho, por la falta de ella.

Pero todo tiene su lado oscuro y esta no iba a ser una excepción.

Y es que solo hay una cosa que sea capaz de helarte la sangre más que el rapapolvo más descarnado de tu padre; y esa es la frase femenina: “tenemos que hablar”.

Frase envenenada

Es una frase que, en sí misma, no dice nada pero, que, en el fondo, lleva veneno amasao.

Hay posibilidades de que te libres, pero lo más seguro es que te lleves un pescozón verbal similar a la colleja que te daba tu padre cuando cometías una fechoría o a la zapatilla que te lanzaba tu abuela con propiedades boomerang (porque no sabías cómo, pero siempre volvía a su mano).

También es posible que no hayas hecho nada conscientemente que requiera este tenemos que hablar, pero lo puedes haber hecho incoscientemente. O, incluso, que incoscientemente hubieras sido consciente de pensar que lo hacías.

Napoleón mantenía que las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo y tal vez tenía razón.

Pero mejor no buscarle más explicaciones porque es un tema más complicado de entender que a nuestro Gobierno en esta pandemia.

Zulo emocional

Y es que la comunicación, como concepto universal, hoy sigue siendo la ama (no el amo), porque es mujer, del mundo y hasta del Universo.

En esta pandemia, la comunicación, mala y contradictora en general, ha causado y sigue causando muchas dudas y desconcierto.

Dudas sobre cómo contabilizar el número de afectados y fallecidos; sobre si la mascarilla sirve o no según que condiciones; sobre si el uso de guantes es perjudicial o beneficioso.

También dudas sobre si estamos inmunizados o no, después de haber pasado la enfermedad, o, incluso en relación a qué podemos hacer exactamente en cada fase.

Es un arma tan poderosa, que la información y la comunicación son capaces de ilusionar a la población o meterla en un zulo emocional..

Pero también sirve a poderes oscuros a través de fake news o bulos que calan fácilmente en una población generalmente mal informada y que va justita de cultura general.

Cambio repentino

Por eso me sorprendió el brusco cambio de rumbo del presidente Sánchez que ha pasado de meternos más miedo que una suegra a masajearnos con gel de superoptimismo, como si fuéramos bueyes de Kobe .

En lugar de seguir adoptando el papel de predicador que nos ha tenido acojonados 75 días; ahora abre la mano de los premios como si fuera Jordi Hurtado en Saber y Ganar.

Turismo internacional en julio sin cuarentena y se podrá avanzar de fase en apenas siete días si las condiciones de la región y los expertos así lo estiman.

Pero algo huele a podrido en Dinamarca. No sé, todo es un poco raro.

Estos días, en fase cero y uno, he visto mucho botellón y muchos mayores, a los que yo defiendo y protejo siempre que puedo, actuando como si el virus no fuera con ellos.

Mucho incumplidor

La Marina de Valencia, sin ir más lejos, ha sido apercibida de cierres masivos de locales por los incidentes -con peleas incluidas- acontecidos el finde pasado.

Algunos jugadores del Sevilla de barbacoa, poniendo de relieve, una vez mas, que los futbolistas se creen por encima del bien y del mal.

Pero no sólo eso, sino que son tan bobos, que lo suben a las redes sociales, sabiendo que lo va a ver todo el mundo.

“Etoooo e increible”, que diria Bisbal

Antes no me gustaba, pero ahora entiendo que Sánchez quisiera asustar a toda la peña y “le diera leña al mono”.

Porque si sembrando el pánico la gente hace lo que le sale del chirimbolo, ¿que hubiera ocurrido dejando carta blanca?

Mucho aplauso y mucha cacerolada, pero no se cumplen las normas y quienes no las cumplen nos ponen en riesgo a todos.

Lo último de este país de pandereta es que un nuevo recuento de fallecidos ha dado como resultado 2000 menos de los contabilizados y las muertes no superan las 7 diarias en la última semana.

Registros duplicados

Y encima hay que dar gracias de que este fallo de comunicación haya sido para reducir las cifras y no para aumentarlas.

Parece ser que había muchos registros duplicados…y/o 17 maneras distintas de hacer las cuentas (esto lo añado yo).

Justo lo que le pasó a los chinos, que tenían duplicados 400.000 muertos.

A esos había que restarles 195.600 que habían sido dados por “fiambre” al estar muy amarillos.

Luego se descubrió que estaban amarillos porque eran chinos y por eso la cifra quedó 4.400 muertos.

Es lo que tiene la comunicación, que cuando no se hace bien, los dedos se te hacen huéspedes, los muertos resucitan o un diputado de Vox es elegido como presidente de la mesa de reconstruccion de Andalucía que el mismo había vetado.

Van a tener razón aquellos que en tiempos de Manuel Fraga acunaron el término de que “Spain is different”, pero bien different…<<tu también “tas dao” cuenta, ¿a que sí?>>

  1. Desclasificados
  2. En nombre del tiempo
  3. La memoria
  4. El cansancio del rebaño
  5. No me llames experto
  6. El “Raid” del turismo
  7. La nueva normalidad
  8. Cuando ya no importe
  9. Capricornio uno
  10. Que vuelven las pipas
  11. Polis de guardería
  12. Franciscanos
  13. Pelodrama
  14. El Nombre de la Rosa
  15. Un rayo de sol
  16. Pierre nodoyuna
  17. Encuentros en la tercera fase
  18. El Gym desconfinado
  19. Forrest Gump
  20. Querido slot
  21. Los enanos y Tromp
  22. Pánico en el túnel
  23. Club de runners
  24. Contagio
  25. Instrucciones para John Howel
  26. Delivery al rescate
  27. Insomnio
  28. PCR
  29. Nadie se fía de nadie
  30. Los intereses creados
  31. Adiós a Benidorm
  32. La próxima pandemia
  33. La mala educación
  34. 30 segundos
  35. Dress Code
  36. Vuelva usté mañana
  37. La pinta
  38. María Magdalena
  39. Casablanca
  40. La magia se va al cielo
  41. Cuando éramos felices e indocumentados
  42. La hora del Planeta
  43. Facebook “connection”
  44. Los expertos
  45. E97, el submarino
  46. Los ojos de la guerra
  47. Ave que vuela, a la cazuela
  48. Vete de Alemania, Pepe
  49. La cuarentena del pimentón
  50. Francotiradores de Balcón
  51. La detonación
  52. La lista del “por si acaso”
  53. Operación Triunfo callejera
  54. Mi vecina
  55. El puente del Diablo
  56. Qué pongo para comer
  57. El retorno de la tele
  58. La conspiración
  59. Torra, el cenizo
  60. No, sin mi chandal
  61. Ese Trastorno Compulsivo protector
  62. Más que palabras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *