Pelodrama

La vuelta a la normalidad, que no nueva normalidad -esta es anomal- va a pasar por muchas fases, pero una las mas preocupantes va a ser la del pelodrama.

Porque si bien las peluquerias pueden abrir con cita previa hoy lunes 4, habrá que echarle un poco de paciencia y precisión para no coincidir en la cola.

Rara vez, y digo rara vez, el/la peluquero/a que corta, lava, marca, tiñe o renueva tus puntas termina a la hora señalada.

Eso significa que, aunque te de cita previa, si la peluqueria es pequeña, es probable que tengas que esperar en la calle, haciendo cola, a que salga el/la anterior.

Esto, como sucede con las llamadas caravanas del mirón en las carreterras, puede tener efectos nefastos para la espera.

Ya que puede producir una nueva procesión de zombis, que era lo que parecían las calles este fin de semana.

Walking alive

Algo así como si estuvieran rodando un capítulo de la serie walking dead, en este caso, por suerte, walking alive.

Luego está la escena imaginaria de los tintes, permanentes y demás en la mujeres más mayores.

Tareas que necesitan cierto reposo y, que concentradas entre 10 y 12 de la mañana y 7 y 8 de la tarde, también pueden dar lugar a “embotellamientos”.

Atascos que nos pueden llevar a la visión de procesiones de mujeres con mascarilla, guantes y rulos por las cercanías de la pelu.

Ya imagino a los agentes de seguridad, intentando infructuosamente y con gran riesgo para su integridad física, metiendo en vereda a las señoras mayores para ordenar este sobretráfico urbano.

Eso, claro, si la peluquería quiere abrir, porque alguno pensará que el riesgo/beneficio no le compensa con la que hay que liar para el 30 % del aforo.

Necesidad no esencial

La pregunta que podemos hacernos es si cortarse el pelo es un servicio esencial o no esencial.

Pues en estos momentos lo puede ser tanto como tomarse una caña en un bar, pero nada comparado con ver a tus familiares o a tu hijo/a, si estas separado y vive con tu ex y, sin embargo, esto otro no podremos hacerlo hasta el lunes que viene.

Salir todos los días

El caso es que no hace falta vivir en una población de menos de 5000 habitantes para salir a la calle casi a cualquier hora.

Que si sacas al perro, que si vas a correr, que si montas en bici, paseas, compras la comida, el pan, paseas con los niños…

Vamos que te sobran horas para salir.

Ahora, además, puedes pedir hora en la peluquería y luego pasarte a comprar unos tornillos a la ferretería, más un protector solar a la farmacia….en fin.

En Australia, por ejemplo, donde se levantó la mano de la desescalada de forma reciente, se produjo una auténtica desbandada hacia locales de fast food con colas interminables.

Y es que somos rehenes del glutamato… y de lo que no tenemos.

Buen tiempo

Hasta el tiempo nos la ha jugado este año: siempre hace malo y/o llueve en Semana Santa y el puente de Mayo, y esta vez hemos tenido temperaturas de pleno verano.

Y es que este confinamiento, o como quiera que se llame, nos está volviendo locos.

Por eso no solo se ven amistades imposibles en Internet, sino también en el mundo animal con manatíes, tortugas y chipirones, normalmente incompatibles, que se hacen amigos para siempre, como si fueran los tres tenores.

Superhéroes

Solo falta que llegue uno disfrazado del bombero torero y te limpie los cristales en un semáforo con una solución desinfectante (a saber compuesta de qué) que eso es lo que realmente me acojona.

Por eso ahora ya nunca llevo las ventanillas bajadas. Bueno, por eso, y porque con las melenas que tengo, y la mascarilla, si me da el viento, no veo ni un pijo.

Y es que hoy, por si no lo sabíais, es el dìa en el que se homenajea a los personajes de la saga Star Wars.

El jueves pasado vi a Batman vendiendo ajos en un semáforo y a Spiderman ofreciendo mandarinas.

Lo digo porque hoy no os sorprendáis si veis a Darth Vader intentando venderos tres pares de calcetines, porque “se los quitan de las manos”.

Así que tanto si es así, como si hoy has abierto tu negocio o has empezado a trabajar, que la fuerza te acompañe.

  1. El Nombre de la Rosa
  2. Un rayo de sol
  3. Pierre nodoyuna
  4. Encuentros en la tercera fase
  5. El Gym desconfinado
  6. Forrest Gump
  7. Querido slot
  8. Los enanos y Tromp
  9. Pánico en el túnel
  10. Club de runners
  11. Contagio
  12. Instrucciones para John Howel
  13. Delivery al rescate
  14. Insomnio
  15. PCR
  16. Nadie se fía de nadie
  17. Los intereses creados
  18. Adiós a Benidorm
  19. La próxima pandemia
  20. La mala educación
  21. 30 segundos
  22. Dress Code
  23. Vuelva usté mañana
  24. La pinta
  25. María Magdalena
  26. Casablanca
  27. La magia se va al cielo
  28. Cuando éramos felices e indocumentados
  29. La hora del Planeta
  30. Facebook “connection”
  31. Los expertos
  32. E97, el submarino
  33. Los ojos de la guerra
  34. Ave que vuela, a la cazuela
  35. Vete de Alemania, Pepe
  36. La cuarentena del pimentón
  37. Francotiradores de Balcón
  38. La detonación
  39. La lista del “por si acaso”
  40. Operación Triunfo callejera
  41. Mi vecina
  42. El puente del Diablo
  43. Qué pongo para comer
  44. El retorno de la tele
  45. La conspiración
  46. Torra, el cenizo
  47. No, sin mi chandal
  48. Ese Trastorno Compulsivo protector
  49. Más que palabras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *