Adios a Benidorm

O mucho cambian las cosas o este verano los visitantes de Benidorm, y otras zonas costeras masificadas, ya se pueden dar por tocados y hundidos.

Si resulta que hay que guardar más de dos metros de distancia con el resto de bañistas, Benidorm y otras playas españolas van a tener que hacer controles de fiambrera, nevera playera, sombrilla y hasta de longitud de los bocatas, para el acceso a muchos de estos lugares.

Vigilancia total

Ya estoy imaginando al tio Ramiro sin dormir toda la noche vigilando desde el alfeizar de la ventana del apartamento, el palo de sombrilla que clavo el dia anterior, cuál bandera de astronauta del Apolo 11 al pisar la luna.

Me lo imagino en vela o electrificando el cilindro metálico de la base para que nadie ose llevarselo.

O yendo a una tienda de articulos de broma para comprar un trailer de bombas fétidas y esparcirlas a dos metros de la sombrilla para marcar el territorio.

Pero también imagino a los moradores de la noche, en la discoteca Cosmos, que dirían Benito y Manolo, los de la extinta serie Manos a la obra, bailando a más dos metros de las churris y con don Salmerón desinfectando los vasos con salfumán

Bañarse por turnos

Antes era una posibilidad, pero ahora, si Sánchez nos deja salir en verano, a lo mejor hay que llevar hasta una cartilla/turnos.

De modo que unos/as tengan que coserse en el bañador las letras L,X y otros/as M y J.

Como la semana tiene cinco días, se podría cuadrar haciendo que los del primer grupo puedan ir a la playa el sábado por la mañana y el domingo por la tarde y a la inversa.

También es posible que haya que pedir licencia de instalación de toalla o rellenar un estadillo que refleje -bajo juramento- que las acciones que se van a consignar en el mismo son ciertas.

Medidas que harán referencia -en un rango de máximo y mínimos- a la neveras, bolsones y, sobre todo, a estratosféricas rajas de sandía que engullen algunos, para que no ocupen todo el espacio publico y nos dejen sin sitio en la playa.

Hasta la paella del chiringuito habrá que tomarla en soledad y bailar el paquito chocolatero, en las fiestas del pueblo, sin poder agarrarse a ninguna cadera conocida o extraña.

Así que se acabaron los famosos trenecitos que hace la gente cuando quiere socializar su jolgorio fiestero.

Verbenas “si agarrao”

También estará prohibido apalancarse con una moza o mozo para bailar uno de esos bonitos pasobles interpretados por la orquesta Pikante, Amanecer Zulú o Grupo Cañón, por poner algunos ejemplos de animadores de verbenas.

El verano que viene vive bajo amenaza de escolares en la escuela, restaurantes a medio gas y huele a azufre.

Pero ahora el diablo no es Georges Bush, como decía el venezolano Hugo Chávez, sino Pedro I, el Cruel también llamado el Rey del confinamiento.

  1. La próxima pandemia
  2. La mala educación
  3. 30 segundos
  4. Dress Code
  5. Vuelva usté mañana
  6. La pinta
  7. María Magdalena
  8. Casablanca
  9. La magia se va al cielo
  10. Cuando éramos felices e indocumentados
  11. La hora del Planeta
  12. Facebook “connection”
  13. Los expertos
  14. E97, el submarino
  15. Los ojos de la guerra
  16. Ave que vuela, a la cazuela
  17. Vete de Alemania, Pepe
  18. La cuarentena del pimentón
  19. Francotiradores de Balcón
  20. La detonación
  21. La lista del “por si acaso”
  22. Operación Triunfo callejera
  23. Mi vecina
  24. El puente del Diablo
  25. Qué pongo para comer
  26. El retorno de la tele
  27. La conspiración
  28. Torra, el cenizo
  29. No, sin mi chandal
  30. Ese Trastorno Compulsivo protector
  31. Más que palabras

4 thoughts on “Adios a Benidorm”

  1. Real .lo mejor de esta confinamiento poder leer .estas líneas que me roban una sonrisa .

  2. Cuanta verdad en lo que escribes… Así va a ser. Un antes y un después, pero… como el hombre es ser de costumbres se adaptará a todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *