La detonación

Dia 15 de encierro. Se masca la tragedia. Los cristales de la casa están empañados –o hasta arriba de roña, que ya no sé- y hace días que no limpiamos ni los baños.

Sánchez dijo que el encierro iba a durar 15 días o mas; y va a ser mas. Pero el problema ya no es el coronavirus, ni el abastecimiento de alimentos, ni que la curva de afectados crezca en pico o plana.

Ahora lo que está en juego son las parejas. Menos aquellos que se han conocido hace poco o que acaban de ser prendidos por el laberinto del amor, el resto ya no aguanta mas.

Como dijo un tío el otro día en twiter: “los niños por un lado, saltando, gritando… y mi mujer, por otro, haciendo imposible lo que debería ser normal. Esto es un sinDios”.

Maltratadores “en vena”

Además, vi en la tele una mujer que se quejaba amargamente de que estaba viviendo con su enemigo; con su maltratador, con el individuo que la hacía la vida imposible. ¡La leche!, por no decir un taco gordísimo.

Llevamos 15 días encerrados y ya no hay quien aguante esto.

Con niños, o en pareja, con internet o sin él; con o sin maltratadores y maltratadoras (que también las hay); con tele o sin ella; haciendo comiditas o no; haciendo crossfit en la salita o destrozándonos el body en el trx o las divertidas videollamadas a tres y a cuatro, con la madre, la suegra, el cuñao y la madre que lo parió.

La detonación

Hoy, durante la cabezadita-siesta que he acostumbrado a echarme, se ha oído una detonación.

Primero pensé que a uno de los que salen a las ventanas a realizar caceroladas se le había escapado la olla express cantando el resistiré del dúo dinámico.

Luego se me ocurrió que lo que podía haber sido, era una explosión provocada por el CO2 del aliento. Porque en las casas el ambiente está tan cargado que se corta con cuchillo como si fuera carne de membrillo.

Puse la tele y estaban dando la noticia: la sobrecarga de videollamadas, whatsapp, actividades on line y bajada de películas había sobrecargado internet y había explotado una de las centrales que distribuían la señal a toda la ciudad.

Segunda detonación

Tras esta hubo otra explosión y desapareció la imagen de la tele. Sin duda, las incesantes y gruesas informaciones sobre la COVID-19 habían hecho saltar por los aires las antenas de Torrespaña, Antena 3 y Mediaset a la vez.

Solo hubo tres segundos más de demora en tomar una decisión.

Mi mujer y yo nos miramos, y cada uno se fue a una habitación a buscar su “recortada”.

Era eso o llamar a un abogado. Nos sentamos, y para no manchar todo de sangre, que sale muy mal de los sofás, decidimos llamar a un abogado.

4 thoughts on “La detonación”

  1. Muy detonante todo, y a la vez con humor…me gusta el toque de humor sarcástico que le das al asunto.

    1. Gracias, Eva. Si, creo que, aunque sarcástico, es lo que de una forma u otra sienten muchas de las parejas que están “encerradas”.

  2. Machine, lo del Covid-19 es un juego de niños “con perdón” de la gente que lo está sufriendo de una manera u otra, (es una tragedia en todos los sentidos ) pero con el confinamiento que tenemos y lo juntitos que estamos permanennnnntemente, hoy día 15, si tenemos que estar así hasta Mayo (pudiera ser, ojalá la cursa maravillosa -pico infectados- empiece a dar algún tipo de esperanza), comenzarán de verdad, ya se han iniciado, otras guerras terribles e internas las “HOME WAR”, entonces si que empezaremos a comprar armamento de gran calibre en Amazon, saldrá la testosterona y la adrenalina secuestrada por las ventanas, en vez de las caceroladas y la música disco PM 20:00, se producirá una antesala idónea, una bomba de relojería… para “el acabose” domicilio con consecuencias imprevisibles. Desde el cariño y poniendo un poco de humor en estos momentos tan complicados.. LP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *