La pinta

No sé si os habéis dado cuenta, pero la mala pinta se ha adueñado de la mayoría de los antiguos programas de TV que se hacían en directo.

Y digo antiguos, aunque se emitían hace menos de veinte días, porque el tiempo pasa a ritmo de tortuga.

Volviendo al tema (que me despisto), como ahora todos estos programas se hacen desde casa y por skype o similar, resulta que quienes los presentan o participan en ellos, salen con el belfo distendido y la papada elefantiásica

Sólo los inmortales como Jordi Hurtado, de Saber y Ganar, o quienes presentan telediarios en directo desde la época de los romanos, como Ana Blanco, de TVE, han encontrado el elixir para hacerse incombustibles cuál brazo incorrupto de Santa Teresa.

Mala imagen

Pero al resto se les está escapando la imagen por el sumidero.

Sin maquillaje profesional, sin la gomina en el pelo, los labios sin hidratar, el peluquín torcido, con gorrita tipo Pocoyó, en camiseta…¡ay madre, que bajón!

Es como si después de un atracón de torrijas y bizcochos de los que hace todo el mundo, te obligaran a ponerte en bañador.

Porque ahora resulta que ya no nos pirriamos por comprar papel higiénico en el súper, como al principio de la covid-19, sino por la cerveza, el chocolate…y, sobre todo, la harina.

Por eso esta crisis no solo se va a llevar por delante a gobiernos enteros, de aquí y de allí, sino también su imagen y la de muchos hasta ahora divos y divas de la tele, además de las nuestras, que vamos a parecer muñecos Michelin.

Despachar con cojín

Y yo me pregunto, por ejemplo, por qué los ministros y ministras que van a despachar con el Rey en la Zarzuela no se llevan un cojín de casa.

De esa forma evitarían aparecer ridículamente pequeños frente al Monarca.

De hecho, la primera vez que vi a Nadia Calviño despachar con Su Majestad, pensé que era su hija haciendo los deberes, ahora que todos los colegios están cerrados sine die.

Un día, Juan José Millás, columnista y escritor, escribió una memorable columna que tituló zombis.

Zombis

En resumen decía que si después de cumplir lo 40, te levantas de la cama y no te duele nada, o es que estás muerto o eres un zombi.

Y ahora la tele se ha convertido en un mundo lleno de zombis online, a los que no se les entiende porque también el sonido que sale de sus PCs parece venido de ultratumba.

Incluso, el otro día, aparte de los pitidos de los mensajes entrantes por whats app, face o twiter, que ya les vale, en una entrevista se oyó una voz que decía: ¡Mariano, a ver si me llamas.. ¿o es que estás en el trono poniendo 200 gramos de mortadela?.

Video conexiones

Así que las video conexiones online para entrevistas o programas está arruinando muchas “pintas” y quedará en nuestra memoria para siempre.

Porque la pinta, buena o mala, importa. Y si no , no hay más que fijarse en las fotos que pone la gente en el facebook, que unas están desactualizadas, otras ·suben” las de sus hijas o hijos y los mas, las que se hicieron en la Primera Comunión.

Menos mal que a mi, cuando me levanto de la cama por la mañana, me duele todo.

Y doy gracias a Dios porque, siguiendo el raciocinio de Millás, eso significa que una de dos: o es que me resiento de las raciones de abdominales que me meto para el cuerpo o que sigo vivo.

2 thoughts on “La pinta”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *