Los intereses creados

En esta vida todo está trufado de intereses y de negocios que siempre tienen al dinero como protagonista.

De hecho, cuando doy alguna conferencia sobre neuromarketing, marketing y/ comunicación, casi siempre menciono (haciendo una interpretación libre de una conversación entre Vito Corleone y su hijo Michael ) aquello de que: “Maiquel, en esta vida todo es negocio”.

Y un ejemplo de ello son las declaraciones de Donald Trump y su intención de rescindir el apoyo económico a la OMS por su supuesta falta de “limpieza” en el manejo de la crisis del coronavirus.

El asunto es un poco lioso de explicar, pero voy a intentar simplificarlo lo mejor que pueda.

Dependencia de la ONU

La Organización Mundial de la Salud (OMS), es un organismo internacional dependiente, como UNICEF, por ejemplo, de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Y es preciso que retengáis el mensaje del párrafo anterior para que podais hilar el resto del contenido.

Pues bien, la OMS tiene un presupuesto y depende de la “caridad” de sus integrantes.

El mayor contibuyente es EEUU que “arrima” unos 400 millones de dólares.

Pero, según sospecha Trump, en la crisis del coronavirus, la organización sanitaria comenzó tomando partido por China.

Y lo hizo en varios sentidos.

El primero de ellos, cuando no hizo caso a Taiwán (isla independiente y democrática que China dice forma parte de su territorio) cuando en diciembre avisó a la OMS de que había un grave brote vírico mortal en China.

Claro que, se puede decir técnicamente, que como Taiwán dejo de formar parte de la ONU cuando entró China (que reclama su soberanía sobre la isla) por veto de ésta, pues la OMS no podía “hacer caso, oficialmente, al menos, a un no miembro de la ONU”.

Sin embargo, si podían haberle hecho caso “off the record” e investigar que estaba pasando.

Ocultar información

En segundo lugar, la OMS favoreció China en cuanto a que se conformó, por usar un eufemismo, con los informes que llegaban de ese país al principio de la pandemia, y aunque amagó con enviar un grupo de expertos, no lo hizo.

En tercer lugar y no menos importante, lo ajustado del presupuesto de este organismo hace que no puedan mandar expertos a los distintos países, sino que son los países quienes envian sus informes a la OMS.

Tras lo cuál la organización envía recomendaciones a los países. ¿Me seguís?

Es decir, que cuando el Gobierno español dice seguimos las directrices de la OMS se están basando en las informaciones que España ha mandado previamente a la OMS.

Kafkiano de principio a fin, esto ha tenido como consecuencia desorden de datos y recomendaciones que han tenido como consecuencia la expansión mundial de virus por no tomar medidas en tiempo (en diciembre o enero) y forma.

Esta actitud diletante de la OMS a la hora de ofrecer y tabular los datos es lo que hizo, también, que no reconocieran que se trataba de una pandemia hasta que su extención era inrvitable e imparable.

Trump tiene razón cuando señala, de forma velada o directa, que la OMS fue tan lenta porque quería favorecer a China.

Pero no dice que él mismo, con su negacionismo inicial, fue muy lento a la hora de valorar el alcance de la pandemia en EEUU y ahora lo están pagando.

Así que yo más bien diría que la Organización Sanitaria no quiso molestar a China porque ya intuía que EEUU le iba a congelar o suprimir los fondos.

Es decir que los intereses políticos (creados) y, por extensión “el negocio”, han primado sobre la salud en todas las decisiones tomadas; al menos en las que se tomaron en un primer momento.

Torpe decisión

Pero ahora Trump, con su torpe decisión de retirar el apoyo económico a la OMS en, al menos, los próximos 3 meses (veremos si no se echa atrás) está consiguiendo lo que quería China, porque si EEUU no pone la pasta, ¿quien la va a poner?.

Pues ya os contesto yo: China. Y entonces ya tendrá el control político de otra organización vital para tomar decisiones sobre las pandemias que están por llegar.

Además de eso, se quita de enmedio a EEUU, con lo que mata dos pajaros de un tiro.

El problema de fondo es el dinero. Y el hecho de que la ONU, la OMS y otras organizaciones dependan de los políticos es una lacra ya injustificable.

Lo justo y eficaz es que la organización fuera liderada por un comité técnico de especialistas -ajenos a la política- que incluso pudieran intervenir en los países cuando se produjera una emergencia mundial como esta.

Hasta que eso no sea así, y parece difícil que lo sea a medio plazo, la OMS seguirá siendo un títere y/o rehén de la política, que es como decir del dinero.

Liderazgo

En cada época de la historia de la Humanidad ha habido un país o una etnia dominante.

Desde los primero homínidos hace mas de 800.000 años a los Cromagnones, Neandertales…luego los Griegos, los Romanos, los españoles en el siglo XV y XVI….

El siglo XIX fue la época de la supremacía de Europa, y algunos estudiosos afirman que fue el siglo más innovador de la historia.

El siglo XX fue el de Estados Unidos y su papel, se hizo fundamental en el devenir de las dos grandes guerras, más, aparte, las que se inventó.

Pero el siglo XXI aún no tiene dueño, aunque China apunte a lo más alto erosionando cada vez que puede a EEUU.

Es una lucha como el de las artes marciales mixtas (MMA) en la que se puede pegar con todo, pero en la que la estrategia de desgaste del rival puede ser definitiva para conseguir el triunfo, y Trump ha caído en la Tramp-a.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *