Cagliari, Cerdeña en miniatura

Cagliari es como Cerdeña en miniatura. Tiene un poco de todo: playas despampanantes, sosiego y buen clima, aunque de arquitectura y monumentos esté “un poco escasa”.

Pero, tal vez, los viajeros que la visitan no vengan buscando eso porque para monumental ya están Roma, Florencia o Venecia.

Algunos eligen la capital de Cerdeña como objetivo frente a Alghero, Olbia o Porto Cervo, pero, en todo caso, no es es sitio al que vas a buscar monumentos emblemáticos que te dejen con la boca abierta.

Aún así, Cagliari (pronunciado “Cálliari”) es una ciudad básica tanto si llegas en crucero como si lo haces en vuelo directo a Cerdeña.

Si has optado por esta segunda opción, y quieres conocer la isla, lo suyo es que alquiles un coche porque el resto de posibles medios de transporte son muy deficientes y/o ineficientes, y los taxis bastante caros.

Una de las calles principales de Cagliari, junto al puerto

Promesa de autovía

Los habitantes de Cagliari (descendientes muchos de ellos de españoles/ aragoneses) tienen un gran motivo de queja con el Gobierno Italiano, ya que llevan años esperando que les hagan una autovía como es debido.

El barrio de St. Elena

En la ciudad dicen que en el Parlamento italiano le hacen poco caso porque son pocos habitantes y tienen pocos diputados, pero lo cierto es que Italia debería hacer algo en favor de las carreteras de este lugar.

Carreteras que no solo son lentas y serpenteantes, sino que se ven penalizadas por la conducción “peculiar” de los lugareños. Eso puede hacer que tardes más de una hora en recorrer 20 km.

Orgullo futbolero

Pero los habitantes de Cerdeña son orgullosos, y si además tienen memoria y son aficionados al fútbol, citan siempre que pueden a Luigi Riva (Gigi) el futbolista que hizo que el Cagliari fuera campeón de la liga italiana (Calcio) por primera (1969-70) y única vez en su historia hasta la fecha.

Gigi Riva

Curiosamente, Riva, nació en un pueblo cerca de Varese en el norte de Italia, pero es considerado ciudadano de Cerdeña de pleno derecho.

De hecho, jugo casi toda su vida en el Cagliari y en 2005, años después de su retirada, el equipo decidió retirar el dorsal 11 que llevó siempre a la espalda.

Riva fue sin duda uno de los mejores delanteros italianos de todos los tiempos junto a otros como Giuseppe Meazza, Silvio Piola, Valentino Mazzola, Roberto Baggio, Paolo Rossi, Alessandro Del Piero, o Francesco Totti, por poner algunos ejemplos.

Que ver

Castillo de St. Michelle

Situado en el punto más alto de la ciudad, fue construido en el siglo XIV para albergar a la alta nobleza de la isla.

Se trataba de un fuerte muy sólido con guardia militar constante que les permitía vivir a salvo de los invasores y los piratas recurrentes en estas costas.

Hoy solo se conservan dos torres y parte de la muralla, pero es una de los lugares que deberías ver en la capital.

Castillo de San Miguel

Anfiteatro Romano

Otra de las visitas mas o menos obligadas es el anfiteatro romano construido en el siglo II d.C. . Aquí se apiñaban 10.000 “almas”, y fue lugar de reunión social durante la dominación romana.

Anfiteatro romano

Para llegar al anfiteatro deberás subir la colina del Buen Camino. Aunque al llegar resulte un poco decepcionante porque hay que echarle imaginación para darse cuenta de la importancia del lugar, ya que apenas quedan restos del mismo.

Santuario de Nuestra Señora de Bonaira

El Santuario de nuestra Señora de Bonaria es el principal templo mariano sardo que fue construido sobre una colina a principios del siglo XIV, curiosamente, por los aragoneses.

Una muestra más de la presencia española en el Mediterráneo y de cómo se forjaban leyendas para defender los muros de la ciudad de los ataques hostiles desde el mar.

De este edificio religioso, en una colina de Cagliari, llama la atención su fachada de color blanco y la leyenda que lo rodea.

Distintas imágenes del Santuario de Buenos Aires

La leyenda dice que en el siglo XIV y tras el inminente naufragio de un barco aragonés-catalán, los marineros soltaron la carga, entre la que se encontraba una pesada caja de madera. Esta llegó a tierra frente al cerro de Bonaria (buenos aires), el barco se salvó gracias a que la caja contenía la imagen de San María Candelaria, con el niño Jesús en sus brazos y una vela encendida, que desde entonces se venera como salvadora de los marineros que llegan a Sardegna.

Los orígenes del Santuario datan de la época del asedio aragonés de Castel di Castro. Justo en la cima del cerro de Bonaria, los españoles construyeron en 1324 una ciudadela fortificada, que incluía también la pequeña capilla.

El interior del Santuario lo custodian frailes de Sta. María de la Merced

En 1335 la capilla fue donada por el rey Alfonso de Aragón a los frailes de la orden de Santa Maria de la Merced, que construyeron a su lado el propio convento.

Catedral de Santa María

Preciosa por fuera y sorprendente por dentro. A la Catedral de Santa María se llega desde el barrio del Castillo por una calle peatonal que baja hacia el puerto.

Para nosotros es el monumento más importante de Cagliari, al margen de que casi todos los Papas hayan visitado Bonaire por sus connotaciones legendarias.

Fachada estilo “Pisa” de la maravillosa catedral de Santa María

Es una maravilla que tiene muchísimo que ver. Desde su mezcla de estilos, a las seis capillas que existen a izquierda y derecha de la nave central.

Su fachada está inspirada en la catedral de Pisa y en su interior descubrirás montones de rincones increibles como el mausoleo de Martin II de Aragón, la capilla pisana, la del crucifijo o de la Santa Espina o aragonesa.

Cripta Santuario de los Mártires

Además de eso, en el subsuelo, se hallan las criptas de la catedral, pero la única visitable es la del llamado Santuario de los Mártires.

Excavado en roca debajo del presbiterio fue inaugurada en 1618. Debe su nombre a que aloja 179 nichos de santos halladas en varios cementerios paleocristianos de Cagliari.

El santuario consta de tres capillas, llamadas de la Virgen de los Mártires, de San Lucifer (curioso nombre) y de San Saturnino, una mezcla de estilos barroco, renacentista y neoclásico, que están por completo revestidas de mármol y sirven también de sepulcro de algunos miembros de la Casa de Saboya, que gobernó Cerdeña entre 1730 y 1861.

Una de las capillas de la cripta

Bastion de San Remo

El bastión de San Remy fue construído a finales del siglo XIX. puedes llegar a él descendiendo desde el barrio del castillo, por las escaleras de mármol de Passeggiata Coperta o tomando el ascensor desde la Piazza della Costituzione. Este lugar ofrece unas vistas fantásticas de la ciudad y del puerto.

El bastión de San Remo, visto desde el interior

Mirador del Monte Urpino

Cualquier montículo, y en Cagliari hay varios, sirve para divisar el horizonte y disfrutar de las vistas del centro histórico, las salinas o las playas.

El mirador del Monte Urpino es sin duda uno de ellos y desde allí, al que se accede por carretera, tendrás unas preciosas vistas panorámicas de la ciudad, el Golfo de los Ángeles y el cerro de la “Silla del Diablo”.

Vista de Cagliari desde el mirador del Monte Urpino

Playas

Dicen los lugareños que las playas de Cerdeña son de las mejores del mundo, ¡nada menos! y tres de ellas están en la capital.

Playa de El Poetto, con 8 km. de longitud

El Poetto

Justo debajo del cabo donde está situada la “silla del diablo” se encuentra una de las playas más famosas y distinguidas de la ciudad. Se llama El Poetto, y tiene 8 km. de longitud de arena blanca.

Además de eso, en los aledaños de esta playa de ciudad están algunos de los bares y discotecas mas afamados de la ciudad.

La silla del diablo, arriba a la izquierda, y debajo de ella, El Poetto

Fighera y Calamosca

Justo al otro lado de el Poetto, se encuentran otras dos de las joyas de Cagliari: Las calas de Fighera y Calamosca, mucho más tranquilas que la anterior.

Cala de Fighera

Eso sí, la primera tiene las aguas turquesas, pero el fondo de piedras. Y la segunda, de arena fina, es más familiar y la preferida para hacer snorkel.

Mas Pistas de Cerdeña

Alghero

La hermosa ciudad de Alghero está situada al norte y es un lugar casi obligatorio de visitar en Cerdeña. Formó parte de la Corona de Aragón en el siglo XII. Su importancia histórica y su encanto peculiar te van a permitir viajar hasta la Edad Media y comprobar como se incició la cultura sarda.

Las torres y las murallas, la catedral de Santa María (otra vez presente el gótico-renacentista/catalán), el puerto y, sobre todo, la calle Humberto, son los sitios para ver.

Murallas en Cagliari, inscripcion de Mussolini, playa El Poetto y Alghero

Olbia y Sassari

Olbia, también situada al norte de Cerdeña, no tiene mucho que ver. La catedral y la calle Humberto I (como en Alghero) seguramente son lo más destacado, sin mas. Eso sí, este sitio es “la mar” de tranquilo y donde se vive a otro ritmo.

Otra de las ciudades importantes de la isla es Sassari cuyo mayor tesoro es nuevamente la catedral, el Castillo -construido por la Corona de Aragón en 1330- pero del que apenas quedan vestigios y estar al lado de Costa Esmeralda.

Costa Esmeralda

Porto Cervo es el eje fundamental de Costa Esmeralda. Aquí es donde se aúnan el lujo y poderío mundiales que recalaron en la isla invocados por el Principe Karim Aga Khan IV quien invirtió un pastizal para hacer de este lugar el refugio de la “jet set”.

Briatore en el album de fotos de Billonaire con uno de sus famosos D.J.

Tiendas de lujo, restaurantes y locales de copas tan exclusivos como el Billonaire, que tanto “juego” le da al magnate ex de la formula 1, Flavio Briatore.

Gastronomía

Aparte del queso de cabra, los embutidos y la fabada, sí habeis leido bien, la fabada. los platos típicos de Cerdeña guardan muchas similitudes con la cocina italiana en general. Por eso la pasta más conocida, que aqui es triangular, son una especie de raviolis rellenos de queso o requesón y espinacas o acelgas que se llaman culurgioni.

Pan’e Saba

La otra pasta típica es el Malloreddus, que es pasta en forma de concha… y naturalmente las parrilladas de pescado.

En cuanto a los postres, los más tipicos son las “bolas” de Amaretti hechas a base de almendras y el Pan’e Saba, que es una especie de “donut” de almendras relleno de crema o chocolate.

Dónde comer

En Cagliari, y en cuanto a relación calidad/ precio seguramente el mejor sitio para comer es La Stella Marina di Montecristo en Via Sardegna 140. Después hay otros lugares interesantes como el estrella Michelin Dal Corsaro, del chef Stefano Deidda, pero la cuenta se puede ir hasta los 90 euros.

El ConFusion de Porto Cervo con el chef Italo Bassi, una estrella Michelin, en los fogones, parece inalcanzable a 200 € el menú, y otro también de una estrella, mas apañao, es el S’Apposentu, con Roberto Petza, en Siddi.

Pero los mejores en la relación calidad/precio, como siempre, están en medio de la isla . Y esos son el Su Gologone (Oliena), que también es hotel, y Su Carduleu , dirigido por el chef Roberto Serra, en Abbasante.

Sala de Su Carduleu, en Abbasante, Cerdeña
  • Palermo, la puerta de entrada a Sicilia
  • Génova, la cuna de Cristóbal Colón
  • Puglia, paraiso en el tacón de Italia
  • Roma, la eterna dolce vita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *