Génova, la “cuna” de Cristóbal Colón

Génova es la ciudad italiana donde nació Cristóbal Colón el 31 de octubre de 1451, aunque quien lo condujo a ser el Virrey de las Américas, fue la Corona de Castilla.

De hecho, murió en Valladolid el 20 de mayo de 1506, solo catorce años después de haber descubierto el “nuevo mundo”.

Sin embargo, y a pesar de que todos los méritos – y los beneficios- de la arriesgada misión se lo llevó España, en Génova siguen celebrando lo las honomásticas del descubrimiento como si fueran suyos.

Tal vez por eso la casa donde nació y vivió el inquieto almirante, marino y aventurero genovés sigue intacta cerca “della piazza di Dante”.

La Piazza de Ferrari es centro neurálgico de la ciudad italiana

Y tal y como le pasó a Colón nos ocurrió a nosotros con esta ciudad: que pensábamos encontrar un lugar distinto al que finalmente descubrimos.

Ya os adelantamos que, como al almirante genovés le pasó con la isla “La Española”, a nosotros la ciudad portuaria italiana nos cautivó desde que pusimos el pie en su puerto.

Luminosa, mediterránea e irreverente. Descarada, pero menos caótica de lo que imaginábamos, y con un centro histórico realmente valioso.

El recorrido turístico puedes comenzarlo por donde quieras: Piazza de Ferrari, la Piazza del Portello o en el mismísimo puerto, si es que has llegado en un crucero.

Cómo llegar

En Crucero

Si has llegado en un Crucero como el de MSC, atracarás en Génova, sobre las 8h. de la mañana, y zarparás a las 18 h. aprox., así que tienes tiempo suficiente para ver la ciudad.

No te aconsejamos que tomes los autobuses turísticos, porque lo mejor es pasear. Si llegas al puerto, apenas hay un kilómetro desde la terminal del barco al centro turístico.

Allí encontrarás un kiosko de información donde, de forma gratuita, te darán un mapa imprescindible para disfrutar de Génova.

Una de las opciones es llegar en crucero

En coche o en tren o avión

También puedes llegar desde Niza, en la costa azul francesa, pasando por San Remo; o hacerlo desde las más cercanas Lucca o Pisa, al norte de la Toscana.

Asimismo, puedes tomar un tren (dos horas) desde Turín. El ferrocarril te dejará en la estación de la Plaza del Principe, muy cerca de todas las atracciones turísticas. Vueling también tiene vuelos a Génova por unos 90 €.

Qué ver

La capital de la región de Liguría tiene muchas sorpresas por descubrir. Y a continuación te contamos lo esencial.

Puerto antiguo y Acuario

Si vas desde el puerto y sigues la línea de la dársena, dejando el Mediterráneo a tu derecha, verás, en todo lo alto, la colina y su castillo.

Luego, inmediatamente, aparecerá el maravilloso barco pirata Neptuno (visitable), que es una réplica de un galeón español del siglo XVII. El barco fue construido en 1985 para la película Piratas de Roman Polanski.

Un poco más adelante llegarás hasta el famoso acuario de Génova, con sus 17 estanques, y uno de los mejores del mundo.

El barco “visitable de Piratas del Caribe

La entrada cuesta alrededor de 50 €, pero realmente merece la pena. Las colas para entrar son de traca, así que cuanto antes llegues, mejor para tí.

El acuario acoge más de 15.000 animales de 400 especies y cada año lo visitan un millón de personas.

En esta misma zona del puerto Antiguo pasarás cerca de la Biosfera, el Bigo, la “Ciudad de los niños” y el galata Museo del Mar.

Exterior del acuario genovés

Palacio de San Giorgo

Continuando el recorrido, el siguiente edificio que encontrarás será el maravilloso Palacio de San Giorgo.

Es uno de los edificios históricos más importantes y conocidos de Génova. Construido en el siglo XIII, fue palacio, prisión, y hasta la sede del Banco de San Giorgio, el primer instituto bancario del mundo.

Hoy alberga a las oficinas de la Autoridad portual de Génova. Fíjate en su fachada, increible y bellísima.

Palacio San Giordo, hoy sede de la autoridad portuaria

Catedral de San Lorenzo

Ahora debes rodear el Palacio y cruzar al otro lado de la Dársena y atravesar por la plaza del Caricamento para llegar a la Vía de San Lorenzo.

Allí a la izquierda, se encuentra una de las catedrales más famosas del que es el puerto comercial más importante de Italia.

La catedral tiene una fachada impresionante, típicamente Toscana, aunque estemos en Liguria. Además, alberga en su interior el Museo del Tesoro y el Diocesano.

Pero, sin duda, lo más importante de este templo católico del siglo XI es que en su interior están depositadas las cenizas de San Juan Bautista, el patrón de la ciudad.

Catedral de San Lorenzo por fuera y por dentro

Los “Carrugi”

Antes de seguir subiendo la empinada Vía de San Lorenzo, dejad que os contemos que a partir de la Plaza de Mateotti y Ferrari vais a encontrar numerosos “Carrugi”.

Estos “Carrugi” o callejones es el nombre que se le da en Génova a sus callejuelas estrechas. Hay unas cuantas, así que te puedes dar un festín.

Algunas son lúgubres y “sospechosas”, y otras limpias y graciosas, pero no te preocupes, que no pasa nada. Verás comercios y negocios de aspecto vetusto y mucha ropa tendida, como está mandado, en pasadizos de color ocre como en la vecina Toscana.

Los carrugi son emblema de la ciudad

Porta Soprana

La Vía Soprana, tras pasar la plaza de Mateotti, a tu izquierda, te llevará hasta la Porta Soprana y su muralla medieval.

Justo enfrente está la casa donde nación Cristóbal Colon. El lugar es pequeño con un salón usado como bodega y un pequeño almacén, mientras que en el primer piso se encontraban las habitaciones.

Porta Soprana, en pleno barrio medieval

Esta puerta tiene dos leyendas ligadas a dos personajes italianos: Barbarroja, con inscripción incluida en la que se pide respeto a la ciudad de Génova y Nicola Paganini, el compositor genovés, que se dice toca su violín en el silencio de la noche. Bonito, eh?

Casa donde nació Colón

Piazza de Ferrari

Vuelve sobre tus pasos y reanuda el paseo desde la Piazza Matteotti, para llegar a tu “next stop” que no es otra que la Plaza más importante de Génova; es decir, La Plaza de Ferrari.

Desde allí parten las calles más importantes de Génova y en sus inmediaciones se encuentran algunas de las tiendas más lujosas.

Dedicada a Raffaele De Ferrari, duque de Galliera, que en el 1875 donó una notable suma de dinero para la ampliación del puerto.

En el centro está la monumental fuente de bronce, obra del arquitecto Cesare Crosa di Vergagni.

Además, junto a esta plaza se encuentra el teatro Teatro Carlo Felice y el edificio de la Accademia Ligustica di Belle Arti, ambas proyectadas por Carlo Barbino.

Plaza de Raffaele Ferrari, benefactor de Génova

Palazzos

Otros de los edificios emblemáticos de la plaza son el Palazzo Ducale (aunque su fachada principal se encuentra en la plaza Matteotti), el edificio de la Regione Liguria (1920) y el Palazzo della Nuova Borsa, uno de los máximos ejemplos del estilo Liberty genovés (1912).

La Via Garibaldi alberga casi todos los Palazzos

Siguiendo por la via XXV de abril -dejando la via Roma a la derecha- llegaremos a la calle de los palazzos. Antes habremos sobrepasado la Piazza delle Fontane Marose para enfilar la via Garibaldi.

Alli están, por este orden, el Palacio Imperial, a la izquierda, la iglesia de Santa Maria Di Castello. Más adelante y a la derecha, el Palazzo Lomellino, y la iglesia de Santi Vittore.

Por fin llegareis a lo más destacado como son el Palazzo Rosso y museo de la Strada Nuova; el Palazzo Tursi; el Bianco y el Gerolamo Grimaldi della Meridiana.

El Palacio Rosso, de estilo barroco, alberga obras de Guercin, Durero, Van Dyck y Rubens.

Palazzo Rosso de Génova

Ayuntamiento

El Palacio Tursi es la sede del ayuntamiento de Génova. Su inconfundible escalinata es coronada muchos fines de semana por novios que celebran aquí su matrimonio. En 2006 fue nombrado Patrimonio de la ‘Humanidad de la UNESCO.

El Ayuntamiento está dentro del Palazzo Tursi

Palacio Real

Esta misma calle te llevará a Largo Zecca, la Piazza della Nunciata y de allí, directamente, a la izquierda al Palacio Real o Palazzo Stefano Balbi

Está en la vía Balbi y al igual que el Ayuntamiento fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2006.

Actualmente es un museo constituido por la residencia histórica, el jardín anexo y la pinacoteca, la Galleria di Palazzo Reale, que constituye una de las principales colecciones de arte de la ciudad.

Palacio Real de la capital de la Liguria

Ascensor al Castillo de Albertis

Muy cerca de la estación de trenes, casi al final de esta ruta circular, se encuentra el ascensor que lleva al castillo. Está situado al final de la Via Balbi y cerca de la Piazza Acquaverde.

El castillo, neogótico del siglo XIX, está sobre la famosa colina a la que se accede con el ascensor y un túnel.

Fue el hogar del capitán Enrico Alberto d’Albertis, y donado a la ciudad de Génova a su muerte en 1932. Actualmente alberga el Museo delle Culture del Mondo, inaugurado en 2004.

Confluencia de Vía Roma, castillo de Albertis y colina de Génova

Boccadasse, fuera de ruta

Si te alejas un poco de la ruta turística y en lugar de subir hasta la Catedral de San Lorenzo sigues por la Dársena hasta el Corso de Italia, te encontrarás con la belleza en directo.

Se trata de Boccadasse, un lugar, en medio del barrio más rico la ciudad, -Albaro – que parece un pueblo pesquero de la costa italiana .

El tono pastel de las casas de esta pequeña bahía recuerda a los pequeños pueblos marineros de la costa de la Liguria, como Portofino, o Cinque Terre (Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore).

Dicen que en principio fue un pueblo pesquero fundado por pescadores españoles, pero hoy es el lugar donde los genoveses “de pro”se relajan.

La poca profundidad del mar, hace que aqui el azul del Mediterráneo se vuelva turquesa contribuyendo así a un espectáculo digno del “Circo del Sol”.

Porque precisamente es al atardecer cuando el sol revela toda la belleza de este maravilloso lugar: la famosa Riviera Ligure di Levante.

Boccadasse, al atardecer…increible

Más Pistas

Lo que no te puedes perder

Claramente, el Acuario, el barco pirata,la Catedral de San Lorenzo, Los carrugi, Porta Soprano y el palacio de San Giorgo. Boccadasse es “bocata di Cadinale”, así que ya está dicho todo.

Lo que las guías no dicen

Aunque se encuentra un poco fuera de ruta, la Passeggiata Anita Garibaldi a Nervi, “mola mazo”, que diría el extinto Camilo Sesto.

Y aunque no tiene mayor misterio que pasear por una pasarela con “quitamiedos” a través del acantilado que lleva hasta Nervi, resulta fascinante. Nervi está a 9 km. por autopista desde Génova y a 17 km. por la costa.

Bioesfera en el puerto viejo de Génova

Comer

Como suele ocurrir, los mejores restaurante no siempre están en el centro de la ciudad. Ese es el caso de Bruxaboschi, a 6 km. de Génova, en San Desiderio; Roma a 12 km. en Montoggio y Ostaia da ü Santü , en Voltri.

La ciudad cuenta con un estrella Michelin. Se trata de The Cook. Y en cuanto a relación calidad/precio en el centro de Génova el mejor es, Le Rune, por supuesto.

Interior del restaurante Bruxaboschi, a 6 km. de Génova

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *