Palermo, la puerta de entrada a Sicilia

Palermo es la puerta de entrada a Sicilia, la isla más grande de Italia y, aunque parezca mentira, una de las ciudades más cinematográficas. Allí se rodaron filmes tan memorables como Cinema Paradiso, el Gatopardo o El Padrino, por poner solo tres ejemplos.

Sicilia está separada del continente por el estrecho de Mesina y bañada por el Mar Jónico, el Tirreno y el propio Mediterráneo, aunque la diferencia entre los tres solo sea semántica.

Lo primero que salta a la vista nada más llegar a la capital, Palermo, es que se parece mucho a Nápoles.

Las calles de Palermo se parecen mucho a las de Nápoles

Y no solo porque ambas suenan como sede oficial de la mafia que, como hemos dicho en otros reportajes sobre el sur de Italia, defienden el turismo y al turista, sino por su aparente decadencia y las callejuelas con altares en memoria de los santos.

Religiosa y pobre, esta tierra te permitirá descubrir zonas vírgenes de Italia que, en general, no son visitadas por los turistas.

Lugares del tacón de la bota como Puglia y Calabria, ésta última separada de Sicilia por el estrecho de Mesina, son ejemplos de esta “exclusividad”.

Una de sus islas, Lampedusa, a medio camino de Túnez, se ha hecho famosa por el paso de migrantes que tratan de escapar en patera de su miseria Africana a Europa.

Qué ver en Palermo

Teatro Massimo

Es el mayor de los teatros de ópera de Italia y el tercero más grande de Europa. Está dedicado al rey de Italia Víctor Manuel II. Las últimas escenas de El padrino III se rodaron aquí. Tiene 3.500 asientos y se reabrió al público en 1997.

De gusto neoclásico, fue construido sobre los terrenos resultantes de la demolición de la iglesia de le Stimmate y del monasterio de San Giuliano a finales del siglo XIX.

Teatro Massimo de Palermo

Piazza de la Marina

Es uno de los lugares básicos en Palermo. Al final de la calle Vittorio Emanuelle, forma parte del barrio viejo o de la Kalsa. Alli está el parque Villa Garibaldi y la famosa higuera de bahía moretón de  5 años de antigüedad.

Catedral de Palermo

Es tan impresionante que te dejará perplejo. Por dentro y por fuera, con su mezcla de estilos arquitectónicos superpuestos en el tiempo: bizantino, árabe, normando, barroco, gótico y neoclásico, todo en el mismo saco.

Catedral consagrada a Nuestra Señora de la Asunción

El pórtico es uno de los elementos más interesantes del edificio, tiene tres arcos apuntados y un tímpano gótico con escenas de la Biblia y el escudo de armas de la ciudad.

Tiene aspecto morube, lo que se acrecenta por las palmeras del patio de entrada y está dedicada a Nuestra Señora de la Asunción

Un tesoro que no te puedes perder. La entrada la puedes combinar con las catacumbas.

Pórtico de la catedral de Palermo

Palacio de los Normandos

También llamado Palacio Real, fue sede de los reyes de Sicilia y actualmente alberga a la asamblea nacional.

Junto a los palacios de Cefalú y Monreale forma parte del patrimonio de la UNESCO. En su interior está la capilla palatina con techos y artesonado de madera tallada y mosaicos como el del famoso pantocrátor.

Palacio Real de la capital de Sicilia

Plaza de Quatro Canti

Es una plaza octogonal, situada en la intersección de dos de las calles más famosas de Palermo: el Corso Vittorio Emanuele y Via Maqueda.

No sabrás donde mirar. Diseñada en el siglo XVII por Giulio Lasso, posee cuatro fachadas cóncavas de los palacios que dan a la plaza con tres ordenes de columnas de estilo dórico, jónico y corintio en las tres plantas de los edificios.

Maravillosos edificios de Quatro Canti

El primer orden posee cuatro fuentes que representan las cuatro estaciones mientras que el segundo contiene las estatuas de los reyes españoles Carlos V, Felipe II, Felipe III y Felipe IV.

Sobre ellos, en el último plano, las estatuas de las cuatro santas de Palermo: Oliva, Ágata, Ninfa y Cristina.

Fontana Pretoria

Sicilia, como Nápoles o Cerdeña, fueron durante siglos posesiones españolas o lugar transhumante de nuestras tropas.

De hecho, la historia dice que Don Pedro de Toledo, suegro de Cosme I de Medici, Gran duque de Toscana, encargó a los escultores Francesco Camilliani y Michelangelo Naccherino una fuente para el jardín de su residencia florentina.

La Fontana Pretoria está al lado de Quatro Canti (cuatro canciones)

Tras su muerte fue adquirida por el senado palermitano y traslada a su lugar actual.

Las pilas con agua se disponen en tres niveles concéntricos, rodeados de estatuas representando monstruos, animales mitológicos, y los cuatro ríos de Palermo: Oreto, Papireto, Gabriele y Maredolce.

En su momento fue denominada La fuente de la vergüenza debido a la desnudez parcial o total de sus estatuas.

Fontana Pretoria fue llamada la fuente de la vergüenza por la desnudez de sus estatuas

Está justo al lado de Quatro Canti y es una plaza entera. Preciosa, espectacular. Si te apoyas en cualquier estatua, las guardesas del lugar te llamarán la atención. Así que ya lo sabes.

Catedral de Monreale

Es uno de los mayores exponentes del arte normando. Construida bajo el reinado de Guillermo II de Sicilia en el siglo XII, es famosa por sus mosaicos dorados que cubren el interior.

Arco de los normandos, Pantocrator de Monreale, carteles y Catedral de Palermo

Mercado Ballaró

A algunos les dará pánico llegar hasta este mítico mercado siciliano. Y aunque es cierto que el barrio en el que se encuentra no es de los mejores de Palermo, no pasa absolutamente nada, ni correis peligro alguno, pero sí quereis ver la realidad del día a dia de los habitantes de la ciudad, este es el sitio ideal.

El maravilloso mercado Ballaró toma el pulso de la ciudad

A nosotros nos encantó su autenticidad, sus puestos de comida , de regalos y hasta los bares incrustados entre los puestos. Una auténtica delicia.

Resto de Sicilia

Agrigento

Cerca del mar, en esta comarca se encuentra el Valle de los Templos, Patrimonio Mundial de la Humanidad. En el se hallan el Templo de Hera, el de la Concordia, y el de Cástor y Polux

Valle de los templos

Las joyas en la ciudad vieja son la Catedral normanda con su impresionante campanil,  encaramada sobre la colina,  y el Monasterio de lo “Spirito Santo” cerca de la iglesia con el mismo nombre.

En Vía Atenea, la calle principal de Agrigento, se encuentra el Palacio Celauro, donde vivió Goethe.

Mesina

Famosa por ser la comarca que domina el estrecho que divide Sicilia de Calabria. En sus inmediaciones además cuenta con una serie de pequeñas islas volcánicas a las que llaman Islas Lípari (Lipari, Panarea, Salino, Stromboli, Vulcano, Filicudi y Alicudi).

Trapani

La costa trapanese, es una de las más bellas de Italia. Allí se encuentran algunas de las mejores playas como la de Scopello o la de San Vito Lo Capo, con arena blanca y aguas transparentes. 

A esta provincia también pertenecen las Islas Egadi, Mothia y la volcánica de Pantelleria. Asimismo, cuenta con el área arqueológica de Segesta, situada en el interior, y las colonias costeras de Selinunte Erice,

Siracusa

Romanos y bizantinos, árabes y normandos, suevos y aragoneses, todos han escrito su capítulo en el libro de esta ciudad. Neapolis, Akradina, Ortigia, Tyche, y Epipoli son los barrios de la ciudad antigua.

Neapolis en Siracusa

En el Parque de Neapolis y en la Isla de Ortigia, unida por tres puentes a la tierra firme, se agrupan los monumentos de mayor interés.

Otros lugares

Enna: se le llama la provincia de los lagos y es la única que no tiene salida al mar.

Catania: es la comarca donde está el volcán Etna y el Val de Noto, con los pueblos de Noto y Palazzolo Acreide.

Mas pistas

Lo que las guías no dicen

La provincia de Palermo se extiende en la parte noroeste de la isla frente los golfos de Carini, Palermo y Términi Imerese.

Pueblo y playa de Cefalú

Entre los destinos costeros más frecuentados están Mondello, la playa de los palermitanos, y la isla delle Femmine.

Pero, sin duda, el que destaca sobre todos ellos es Cefalù y sus aguas turquesas. Cefalú es un antiguo pueblo marinero hoy paraíso de los aficionados al submarinismo.

Gastronomía

La pasta con el macco (puré) de alubias, con coliflor o brécol, con alubias nuevas, alla carrettiera o con berenjenas y tomates, es uno de los platos típicos de Sicilia, aparte de las pizzas. (ellos dicen que son mejores que las napolitanas).´

También son famosos los espaguetis en papillote (spaghetti al cartoccio) y la pasta, en general, con sardinas o anchoas como en Nápoles.

Otro de los productos básicos es el pescado y es famoso el pez espada del estrecho de Mesina, crustáceos y mejillones, como en Tarento, sardinas a beccafico, atún encebollado, atún al ragú y pescadilla a la palermitana.

Como famosos son los “arancini”(croquetas) de arroz y los “pani ca’ meusa” o bocadillo de menudillos de ternera.

Frutos Martorana (mazapanes) típicos de Sicilia

En cuanto a los “Dolce”, destacan los frutos de Martorana (mazapanes), las cassata (tarta), los cannoli (canutillos rellenos) y los mostachones (galletas).

Y entre los vinos hay que citar el Cuervo de Casteldaccia y el Partinico, pero, sobre todo, el famoso Nero d’ Avola -en realidad es un tipo de uva tinta- de la provincia de Siracusa.

Dónde comer

Aunque parezca mentira, Sicilia tiene muchos restaurantes con estrella Michelin y, salvo excepciones, no son baratos.

Esta afirmación incluye a Shalai (80 a 100€), St. George by Heinz Beck (Taormina), La Capinera, que regenta el chef Pietro D’ Agostino también en Taormina) e I Bavaglino (Giuseppe Costa) .

Ostería Expanificio en Agrigento

De una estrella con precio más contenido el más aconsejable es Bye Bye Blues (que dirige la chef Patricia di Benedetto) y Osteria Expanificio.

Luego también están los dos estellas La Madia, Duomo, Coria y la famosa Locanda de don Serafino, que también es hotel.

En Palermo, los más apañaos en calidad-precio son la Bottega del Príncipe, Sfrigola Palermo, y Sikulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *