Valderrobres, capital de la “Toscana de Aragón”

Valderrobres es la capital de la Comarca del (río) Matarraña, también conocida como la “Toscana de Aragón”. Y lo es no solo por su extensión, sino por los monumentos que atesora.

Situado en el centro geográfico de la región y, a ambos lados de río Matarraña, que la atraviesa, Valderrobres destaca por su majestuosidad, estado de conservación y monumentos que ver y visitar.

Cuenta la historia que Valderrobres está construído en torno a una roca que hacía las veces de muro natural para facilitar su defensa en los tiempos convulsos de una Edad Media prolija en continuos asaltos de las tropas árabes.

Vista del castillo-catedral de Valderrobres desde el otro lado del río

Y es que parece que Valderrobres es como un iceberg de piedra en el que la parte mas grande permanece bajo tierra y sustenta y cimenta todo el pueblo.

Algunas de sus casas, como en otros lugares de la Comarca, tienen las fachadas pintadas de azul-violeta como medida de desinfección y salud pública, adoptada años ha!.

El arco renacentista junto al ayuntamiento de Valderrobres de noche

En todo caso, todo el mundo lo considera como la joya medieval del Matarraña y, desde luego, es la que más se parece al corazón de la Toscana italiana; es decir, Florencia.

Como no podía ser de otro modo, este bendito lugar está entre los pueblos más bonitos de España y no es para menos.

Vista del Matarraña y el puente viejo, desde el puente de hierro

Qué ver

El Castillo y más

Parece que el artífice de las joyas que podemos admirar hoy las impulsó en 1307 el arzobispo de Zaragoza, al convertirse en el señor feudal de estos territorios

Y una de estas joyas es sin duda el castillo-palacio-iglesia gótica, porque es un compendio de las tres cosas, además de uno de los conjuntos monumentales más importantes del pueblo.

El castillo está en el punto más alto del pueblo

Situado en la parte más alta y divisable desde cualquier lugar, en realidad no es un castillo, sino unas almenas defensivas, un palacio y una iglesia gótica.

La iglesia de Santa María la Mayor fue construida en el siglo XIV y está inseparablemente unida a la figura del castillo y el Palacio. Es uno de los más espléndidos ejemplos de gótico levantino de la provincia de Teruel.

Catedral, castillo y palacio, van unidos en Valderrobres

El Ayuntamiento

El Ayuntamiento renacentista bien podria estar en la piazza de la Signoria de Firenze y sus arcos pudieran ser la réplica de los del Palacio de los Uffizi.

El ayuntamiento es una “réplica” florentina

Encastrado casi al puente viejo y otras dependencias cercanas, como la lonja, la piedra de la que está hecho fue colocada en el siglo XVI.

Posiblemente se construyó bajo las órdenes del maestro Antonio de Champanyach dentro del estilo manierista y se finalizó en 1599, fecha que aparece esculpida en el escudo de la fachada.

Otra vista del ayuntamiento, ahora de día

El escudo

Este escudo tiene la peculiaridad de aportar por primera vez las figuras de dos grifós, un macho y una hembra, al tradicional escudo del roble que venía simbolizando a Valderrobres desde el siglo XIII.

El escudo de la cidad

El Puente de piedra

El puente medieval de San Roque está asociado a sus murallas, y parece que se empezó a construir en 1390.

La “culpa” parece que la tuvo el arzobispo García Fernández de Heredia quien pidió al rey Juan I  construir dichas fortificaciones

Puente de San Roque

Se trata de un puente completamente medieval, de cuatro ojos,  extremadamente sólido y provisto de tajamares en forma de cuña pensados para protegerlo de fuertes riadas y evitar la acumulación de troncos.

En el siglo XVI se anexiona el puente al Ayuntamiento y este a la plaza y la Lonja, con lo que todo el conjunto queda unido.

Las casas de la Ribera

Las casas a la ribera del río se parecen , y mucho, a la parte del río Arno cercano a Ponte Vecchio en Florencia.

Decadentes y bellisimas, aún “llora” por sus fachadas la pintura azul usada con desinfectante medieval.

Desde cualquiera de sus balcones o la ventana de uno de sus restaurantes se puede ver a menudo cómo las nutrias salen a cazar cangrejos rojos, lo que da idea de la limpieza del agua. ¡Increible!

El agua del río. junto a las casas de la ribera, está cristalina

El portal de Vergós

Este portalón es, en realidad, uno mas de los que están repartidos por todo el pueblo.

Sale de la Plaza de España y da acceso a los entramados de calles empedradas que ascienden y llegan hasta el castillo.

El pueblo comenzó a construirse de arriba a abajo, lo que es normal si pensamos que estaba en una zona fronteriza en pleno conflicto con los árabes, y era preciso defenderse.

La Plaza de España

La Fonda de la Plaza es otra edificación que conserva los elementos típicos de estas épocas antiguas tales como el torreón esquinero, las almenas y las gárgolas.

Casco urbano

El casco urbano medieval de Valderrobres te dejará anonadada/o. Caminar sin rumbo fijo es una de los mejores consejos que se pueden dar.

Una de las subidas al castillo

En ese trayecto es posible que te encuentres con la cárcel medieval el llamado Torreón de Valentinet, que se encuentra en ruinas.

Mas pistas

Lo que no te puedes perder

Siéntate en el puente de Piedra o uno de los ventanales situados en la plaza del Ayuntamiento. Mira, observa..en el río puede aparecer una nutria para desayunar o almorzar cangrejos rojos.

La nutrias suelen bajar al río a cazar/pescar cangrejos

Sube al Castillo (hay una entrada conjunta del castillo, el palacio, la iglesia y el museo, donde, dicho sea de paso, también venden aceite de Teruel y vinos, entre otras viandas turolenses.

Reserva una visita o pasa una noche en el cercano observatorio- masía de Mas de Bunyol donde podrás convivir con los buitres salvajes y conocer a “Buitreman”.

Dónde comer

El ternasco es el producto nacional aquí. Y también el cabrito rebozado y el bacalao en todos sus formatos. También son de categoría los derivados del cerdo, y de postre el mostillo, elaborado a base de mosto y frutos secos.

Y en cuanto a los restaurantes, son el punto débil de este pueblo. Los más afamados son el asador Baudilio, con especialidades argentinas, y el hostal Angeleta, aunque ya puestos nosotros os recomendamos el hotel El Salt que, aparte de haber inaugurado recientemente una maravillosa terraza, tiene una cocina muy “apañada”. Pedid babosas (setas) encebolladas y cabrito rebozado. Son dos de sus platos más sabrosos.

La maravillosa terraza del hotel El Salt, ya está lista para enamorar a los clientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *