Braga, de la francesiña a Bom Jesús do Monte

Braga es la tercera ciudad más grande de Portugal, por detrás de Lisboa y Oporto.

Hay quien dice, con cierta razón, que es la ciudad de las iglesias y aunque tenga otros atractivos, si te gustan los templos santos aquí te vas a hinchar.

Y al menos dos de ellos son fabulosos. Uno es la Sé (catedral en portugués) y la otra es la Iglesia del Bom Jesús do Monte.

La otra protagonista de Braga tiene que ver con la gastronomía, porque aunque sea oriunda de Oporto (o eso dicen), la mejor francesiña se come en Braga. Pero, tranquilos, más adelante hablaremos de ella.

De momento dejad que os contemos que Braga están en el norte de Portugal (cerca de Oporto) y que también cuenta con bonitas plazas, jardines y, sobre todo, un centro histórico plagado de callejuelas cerradas al tráfico que hacen las delicias de los paseantes.

Callejuelas cercanas a Porta Nova

Cómo llegar

Obviamente, el coche es la forma más sencilla de llegar, pero si has ido en avión hasta Oporto, que sepas que existe un tren de cercanías que te llevará allí en menos de una hora. Hay 73 km. de distancia, y también puedes ir en bus o en taxi, aunque ésta última sea una opción más cara.

Qué ver

Que Braga es una ciudad “religiosa” no lo duda casi nadie (o por lo menos lo era) y por eso cuenta con tantas iglesias góticas y monumentales.

Pero al lado del conglomerado de callejuelas, y sus respectivas iglesias, encontrarás modernas calles comerciales y edificios barrocos rodeados de decenas de plazas.

Porta Nova

Paralelamente, la vida nocturna de Braga es alucinante. Gente guapa se reune de jueves a domingo en los otros templos, en los de ver y dejarse ver, y también son un espectáculo, os lo podemos asegurar.

Y es posible que eso también tenga que ver con su joven población y con que posee una de las Universidades más reputadas, junto a la de Coimbra.

Las fiestas en Braga se trasladan a la colina de Bomb Jesús en verano

La Sé

La catedral o Sé es, desde luego, uno de los lugares más bonitos y emblemáticos de la ciudad.

Es la Sé más antigua de Portugal, ya que la contemplan nueve siglos. Rivalizaba en poder con la Catedral de Santiago de Compostela y D. Henrique y D.ª Teresa, padres del primer rey de Portugal, están sepultados en la Capilla de los Reyes.

Entrada principal a la catedral de Braga

Designada también como la Catedral de Santa Maria de Braga, acumula estilos románico, gótico y barroco. Además, cuenta con el Tesoro Museo de la Catedral, donde se encuentra la cruz de la primera misa celebrada en Brasil, llevada por Pedro Álvares Cabral.

También cuenta con unos vigilantes implacables que te impedirán hacer fotos….si no pagas el preceptivo ticket.

Bom Jesús do Monte

El Santuario de Bom Jesús do Monte está situado en una colina a unos 5 km. del centro de la ciudad.

Su famosa escalinata barroca se ve desde la lejanía y a ella se accede en coche, por una carretera serpenteante, andando o en el funicular hidráulico – funciona con un sistema de agua para vencer un desnivel de 300 metros en 3 minutos. -más antiguo del mundo. (aunque no siempre funciona).

Imprescindible es poco. No ir a verlo es como no haber estado en Braga. Desde sus miradores, además, se viven los mejores atardeceres y vistas de la ciudad.

Baja la escaleras y súbelas de nuevo, que no es para tanto, y párate en cada rellano para contemplar sus estatuas, sus fuentes…es superbonita.

Asimismo, en su recinto interior hay una especie de minibosque y varios parques, terrazas para sentarse a ver la puesta de sol y rincones románticos increibles.

Junto a la Iglesia, se encuentra el Museo de la cofradía, cuyo patrimonio está constituido por piezas de arte sacra y la Biblioteca, creada en 1918.

Palacio dos Biscainhos

El Palacio dos Biscaínhos es un edificio aristocrático del siglo XVI hoy convertido en museo.

En su interior se expone una colección de reliquias romanas, muebles y cerámicas que datan de entre los siglos XVII y XIX. Es, por decirlo así, el museo etnográfico y artístico de Braga.

Convento do Populo

La Iglesia do Pópulo está incluida dentro del Convento do Pòpulo, Llamada así porque se venera la imagen de la virgen de la Iglesia de Santa María del Popolo en Roma.

La construcción de este conjunto comenzó en el siglo XVI y acabó en el XIX. Gran parte de su edificio (incluida la parte frontal), es obra de Carlos Amarante.

Casa do Raio

La Casa do Raio, también conocida como Casa do Mexicano, es una excelente muestra de arquitectura civil.

Se trata de un palacio construido entre 1754 y 1755 que cuenta con una fachada de estilo rococó de azulejos.

Esta edificación pertenece a la Santa Casa da Misericórdia de Braga, y desde el año 1956 ha sido declarada de interés público.

Plaza de la Republica

Otros lugares

  • Monasterio do Tibães,
  • Capela dos Coimbras,
  • Capela de S. Frutuoso,
  • Fonte do Ídolo,
  • Termas Romanas,
  • Balneario Pre-Romano,
  • Jardín de Santa Bárbara
  • Largo do Paço y la Praça da República
  • Igreja de Santa Cruz y la Plaza Largo de Santa Cruz

La francesinha

La francesiña es uno de los platos más conocidos de Braga (y Oporto, que reivindica su autoría). Y puede que así sea, pero la mejor se come en Braga. Es así y no hay más que decir.

Pero, ¿en qué cosiste la famosa francesinha? Pues se trata de una especie de sandwich de varios pisos que llena el estómago para ese días y varios más.

Es el típico plato que te comes uno, acompañado de una buena -y gran- cerveza, y no puedes comer más de lo mismo ni ese día, ni días posteriores, por su contundencia.

Francesinha de la Taberna belga

Dicen que fue inventado por un cocinero que estando de viaje en París, descubrió el Croque Monsieur y, al regresar a Oporto, preparó un sándwich inspirándose en él.

Lleva carne, salchichas, queso fundente, jamón, bechamel…en varios pisos, y una salsa especial, parecida a la holandesa, pero más ácida y liquida que lo funde todo. Solo para valientes.

Mas pistas

Dónde comer

La gastronomia de Braga se diferencia poco de la del resto del norte de Portugal. Bacalao, puding del Abade Priscos,la famosa francesiña, el alheira… son básicos de ayer, de hoy y de siempre.

El mejor lugar para tomar la francesiña es en la Taberna Belga (Rua Cónego Luciano Afonso dos Santos 14 ). Seguramente, es el mejor sitio de Portugal para probarla.

Y no sabemos si será el plato único, pero si vas, comprobarás como pasan y pasan “francesitas” con patatas fritas a troche y moche, y a tu vera. Y se te saltarán las lágrimas de la pintaza que tienen. Luego te tocará a ti y verás.

Cozinha da Sé

Sin embargo, el mejor lugar para comer de todo y el más recomendable es el restaurante Cozinha da Sé. Situado muy cerca de la catedral y el arco da Porta Nova. Bacalao, Alheira, Castañas y Abade Priscos están su carta. No se te ocurra perdértelo.

Otros restaurantes de la ciudad son el Cruz Sobral, Tasca do carregal y la Petisquería Confianza.

También son curiosas o emblemáticas la Casa das bananas y el Café A Brasileira…y para comprar dulces la pastelaria Tibias de Braga.


2 thoughts on “Braga, de la francesiña a Bom Jesús do Monte”

  1. Tudo verdade Braga tem tudo para todos.Casa das bananas cozinha da Sé são pontos a não perder na minha cidade.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *