Osteria dei Vespri, un oasis en el bullicio de Palermo

La Ostería dei Vespri podría definirse como un oásis gastronómico en la junga bulliciosa, dicho con todo el cariño, que es Palermo, la capital de Sicilia.

Una ciudad donde las basuras se agolpan por las calles y donde hay barrios que parecen ingobernables, pero que, para muchos (incluidos nosotros), tiene un encanto especial.

Desde un punto de vista turístico, la street food -no fast food- y frugal se impone como alternativa al almuerzo del mediodía para compaginarla con las visitas turísticas.

Terraza

Y es que esta es la tendencia de una ciudad «loca» y fascinante, y un modo de ajustarse en precios y frugalidad a lo que quiere el visitante que «patea» su centro histórico.

Por eso Palermo es, sin duda, la ciudad más barata de Sicilia y donde puedes comer una pizza, un canoli o un arancino sin que te sientas atracado como ocurre, por ejemplo, en Taormina.

La plaza donde está enclavada la Osteria dei Vespri

Alternativa gourmet

Y es en este ambiente donde se mueve la oferta gourmet de Osteria dei Vespri: un reducto de foodies propios y extraños con seña de identidad.

Tanto que, aunque el local está situado en la parte moderna de la ciudad -pero cerca del centro histórico- está encastrado en una joya como es el Palazzo Valguarnera-Gangi del siglo XVIII. Casi nada.

La terraza está junto a un conjunto monumental

La cocina la gobierna el chef Alberto Rizzo, autodidacta, y hermano de Andrea que oficia en la sala.

A este chef le gusta la cocina de verdad, con Sicilia siempre en la mente, por eso comenzamos por degustar una crema de hongos, tocino y galleta de polenta.

Crema de hongos

Otro producto en carta que probamos fueron los raviolis (tres) de sepia, patata, guisante y tomate al nero di sepia. Los raviolis están bien, pero, por ponerles un pero, al fondo le faltaba un poco de sal.

Sin embargo, también dimos buena cuenta de un tartar de atún rojo -otro de los productos básicos de Sicilia- con menta y almendra, que estaba exquisito.

Bodega

Y entre plato y plato ese trajín de vinos tan común en Sicilia (nos sorprendió el respeto que tienen los restaurantes por el vino) que el «maestro» Andrea te va cantando entre pase y pase.

Cusumano brut espumoso chardonnay y 36 meses en barrica; Vignavella blanco ; Kaid, Frappato…. el único vino tinto siciliano que se debe tomar tan frio como el blanco….

En la bodega de la Osteria dei Vespri disponen de hasta 700 referencias de vino. Sobran las palabras.

Raviolis al nero de sepia

Anelleti

Seguimos para bingo. Otra de raviolis, esta vez con botarga de atún relleno de calabacín y ricotta. La precisión del minimalismo llevada hasta el culmen.

Y después lo mas de lo mas: los anelleti. Si no los pruebas es como si no hubieras estado en Palermo.

Anelletis con pulpo

Los anillitos o anelleti son una pasta muy especial que aquí el chef elabora con pulpo, vino tinto y tomate confitado de Corleone.

Por el nombre, podría parecer un plato emparentado con la mafia, pero lejos de eso, es un aliado de la excelencia.

Este es el mejor plato de la carta y cuenta con un ligero sabor anisado proveniente del hinojo (hierba selvática) que le da el toque definitivo y distintivo.

Tartar de atún rojo
Raviolis con botarga (huevas prensadas) de atún

Egregia terraza

El restaurante Osteria dei Vespri apenas cuenta con unas pocas mesas en su interior para vadear las inclemencias del invierno, pero su terraza (50 pax.) es mítica.

Interior del restaurante

Y no solo mítica, sino especialmente bella por los monumentos que la rodean en una de las plazas (peatonales) más coquetas del nuevo Palermo.

Porque aunque está cerca de la zona de «marcha», donde los mas jóvenes apuran sus noches de birra, es un remanso de tranquilidad top.

Además de eso, en breve la terraza tendrá un hermano en forma de cóctel-bar (que en Sicilia parecen ser tendencia) y que se va a llamar Occhio vivo.

Este nuevo local de Alberto, Andrea y Francesca (la esposa de éste último) será un bistró y tenía previsto abrir sus puertas este mismo mes de julio.

Atún rojo

Así fue como, entre conversación y conversación en italiano, el atún rojo volvió a colarse en nuestras vidas gastronómicas.

Atún rojo con crema de coco

Un atún rojo con crema de coco y dos tipos de pimienta, roja y de Sichuan, más un toque de menta. Lleva piñones y un crujiente por encima del atún para completar un plato sensacional.

La carne llegó con un Filete de Vitello de raza Fassona (del Piamonte) con queso pecorino y tomate ahumado. Riquísimo. Esta carne es referencia en Italia: una carne super tierna y suave al paladar.

Vitello de Fassona

tres postres

Pero, para el final, Alberto nos tenía reservado como fin de fiesta tres postres.

Un gel de higo y kiwi y frutos rojos; una Casatela caliente (empanadilla) con queso de cabra, chocolate blanco y canela, y un crujiente de almendras, chocolate, ricota y reducción de vino vino tinto y cerezas.

Cada uno en su estilo, todos magníficos, especialmente el gel y la ricotta.

De manera, que si quieres probar algo distinto en Palermo, tu sitio es la Osteria dei Vespri que no por casualidad forma parte de una asociación –Le Soste di Ulisse– que agrupa a los restaurantes gourmet de Sicilia.

Esta asociación, que tiene como bonito lema la unión «de tierra, mar y hombre (ser humano)» pretende poner en valor la enogastronomía de la isla.

Gel de higo y frutos rojos
Casatela rellena caliente
Ricotta, chocolate y crujiente de almendras
Francesca y Andrea, los propietarios del restaurante

Osteria dei Vespri. Piazza Croce dei Vespri 6 – 90133 Palermo (PA). Telf. 39 091 617 1631. www.osteriadeivespri.it




ENLACE RELACIONADO. ORTIGIA
ENLACE RELACIONADO. CIVICO 25

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.