Real Jardín Botánico, Madrid pensando en verde

El Real Jardín Botánico de Madrid es una visita obligada, tanto si vives en la capital, como si vienes de fuera.

Está cerca de Atocha, en el centro de la ciudad, y justo en la zona del triángulo de oro de los museos.

En el recinto, que pertenece al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), todavía es posible disfrutar de la naturaleza y de la calma, en medio de árboles, plantas y hasta huertos que sorprenden a los visitantes.

Emparrado del siglo XVIII (1786)

Sobre todo a aquellos que no han visto nunca una tomatera, una parra o un vivero de salvia, por decir algo.

El Real Jardín Botánico tiene casi 200 años de antiguedad y en su historia ha habido decenas de exposiciones.

Celtis australis

Además, este singular espacio, introduce al visitante en el conocimiento de una ciencia con largos años de tradición como es la Botánica.

Ente Manila y Cantón

Lamentablemente, no vais a poder disfrutar de la muestra “entre Manila y Cantón” porque finalizó el pasado 8 de diciembre.

Pero os dejamos aquí algunos de los dibujos de la misma que seguro os gustarán.

Esta exposición reunía por vez primera 74 dibujos originales procedentes de tres expediciones españolas organizadas entre los siglos XVIII y XIX.

Dichas expediciones fueron la de Juan Cuéllar en Filipnas, la marítima de Alejandro Malaespina y la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna.

Itinerarios autoguiados

También puedes elegir una serie de itinerarios autoguiados que te ayudarán a explorar el Jardín y conocer, de paso, algunos de los aspectos más interesantes del mundo vegetal.

Los itinerarios disponibles actualmente son estos:

Adaptaciones, Árboles singulares, Expediciones científicas, Jardines Botánicos: Historia, Plantas y Cultura, La evolución del reino vegetal, Las plantas y las alergias, Las plantas en el Quijote, La vuelta al mundo en 80 plantas, Plantas aromáticas y Las plantas y el hombre.

El árbol más alto

Dejadnos que nos detengamos un momento para referirnos al maravilloso Olmo del Cáucaso, porque es el árbol más alto del Real Jardín Botánico.

Mide 40 m. de altura, su tronco tiene una anchura de 1,80 m y se calcula que tiene entre 180 y 200 años.

Está catalogado como uno de los árboles singulares de la Comunidad de Madrid.

Olmo del Cáucaso: el más alto del RJB

Plantas del mes (de diciembre)

En el Real Jardín Botánico también hay un apartado para plantas, árboles y flores según el mes de floración.

Esta es una selección de los que se corresponden con diciembre.

  • Planta piedra. Lithops sp. Producen anualmente dos extrañas hojas que apenas sobresalen del suelo. En estas dos hojas almacenan agua para soportar las largas épocas de sequía.
  • Acebo. Ilex aquifolium. Este árbol se caracteriza por sus hojas espinosas (las maduras de borde entero) y su fruto de color rojo vivo. Su uso ornamental en las fiestas navideñas y recolección excesiva, ha hecho que actualmente sea una especie en peligro de extinción, estando protegida en la Comunidad de Madrid y en buena parte de Europa.
  • Madroño. Arbutus unedo. Árbol perennifolio de pequeño porte. Sus flores y futo maduran a la vez. El fruto es una baya globosa de color rojo anaranjado. Cuando está bien madura concentra cierta cantidad de alcohol.
  • Cimbidio. Cymbidium sp. Este género de plantas son muy resistentes a enfermedades y bajas temperaturas. Esta robustez, unida a su abundante floración y facilidad de cultivo, las convierte en uno de los grupos de orquídeas más difundido en jardinería.
  • Kaki. Diospyros kaki. El nombre del género deriva de Dios, genitivo de Zeús (Zeus, Dios en sentido genérico) y pyros (trigo) y significa “alimento divino”, aludiendo probablemente al sabor agradable de los frutos. El término kaki procede del nombre popular japonés. El fruto maduro es parecido a un tomate, aunque su carne es gelatinosa y muy dulce.

Visita

La visita al jardín no es gratuita, pero hay tantas formas de convalidar la entrada que es casi como si lo fuera.

También hay actividades con guía para particulares y para grupos, e incluso para aulas y colegios.

Pero, por si no podéis ir, aquí os ofrecemos un amplio album visual de lo que os vais a encontrar.

Arbol de Júpiter (China/Corea). Lagerstroemia India

Mas pistas

Lo que las guías no dicen

No hemos querido citar mucho el espectáculo Naturaleza encendida, porque aunque se ha prorrogado hasta el 17 de enero ya no hay entradas.

Bueno, no hay entradas “al precio normal” que son 15 € para adultos, pero si las compras a precio premim (para que entres incluso en el dia y sin cola), entonces deberás pagar 27€.

No sabemos quien es el responsable de esta tomadura de pelo, si el RJBM o la empresa Reale Seguros, que patrocina, pero nos pareció el timo de la estampita.

El espectáculo -que no vimos porque no había entradasa precio normal- conta de un paseo por el Jardín, una vez que ha anochecido.

Y es que, a través de las sendas, se iluminan una serie de figuras y flores, con millones de puntos de luz que prometen una experiencia mágica.

Lo que no te puedes perder

El invernadero (si está abierto), las exposiciones temporales, el árbol más alto del RJB y una paseo sin prisa y con pausas por sus preciosos rincones.

El huerto también es una chulada y es posible que a su lado, dependiendo de la época, puedas ver plantas mágicas como la mandrágora.

Comer

Antes de daros ninguna recomendación, lo importante es recodaros que reservéis restaurante antes de ir y, si es en fin de semana, aún mas.

Cerca de allí, en la zona de Neptuno están la Daniela, con sus excelsos cocidos madrileños, y taberna la Dolores, dos sitios de garantía.

Un poco más lejos, en la plaza de la Paja, también es intereante la cocina andaluza de La Malaje, que ha cambiado de ubicación, ya que antes estaba en la calle relatores.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *