Nuevo Baztán: la «alcarria madrileña» en estado puro

Decir Nuevo Baztán es como hablar de la pasión de Juan de Goyeneche. Porque este político, periodista, funcionario y emprendedor navarro creó este pueblo de la nada en el siglo XVIII.

De hecho, Nuevo Baztán, que dista apenas 50 km. de Madrid, está considerado como uno de los pueblos más bonitos de la Comunidad Autónoma.

Su plaza de los festejos es famosa porque parece un escenario en sí misma.

Y es que en ella se han rodado multitud de películas como los tres mosqueteros e incluso spaguetti western como el regreso de los 7 magníficos.

Nuevo Baztán también aparece, sin que nadie sepa muy bien por qué, en el video de Madonna la isla bonita (33 segundos/ 2:24 seg).

Así pues, estamos ante un pueblo famoso que se creó como una ciudad artesana-industrial, en un páramo de lo que se llama la Alcarria madrileña y que guarda una historia y secretos apasionantes.

Fachada del Palacio

El principio

Situado a 831 metros sobre el nivel del mar, Nuevo Baztán se llama así porque su mentor, Juan de Goyeneche, nació en ese valle navarro.

Fue diseñado y creado casi de la nada por el propio Goyeneche y su amigo y arquitecto José Benito de Churriguera, precursor del barroco español y el churriguerismo en el siglo XVIII.

Milagrosamente, este poblado fue construido en solo cuatro años (1709-1713), así que queda claro que aquí se trabajó de lo lindo.

Trajes militares fabricados por Goyeneche

Cortesano con suerte

Pero, ¿con qué propósito creó Goyeneche este pueblo y de donde obtuvo la gran cantidad de dinero necesaria para llevar acabo esta obra?

Empezando por el final, Goyeneche cimentó su fortuna trabajando en la administración del Estado, primero, a las órdenes de Carlos II (el hechizado) y luego de Felipe de Anjou.

Y el objetivo de la creación de Nuevo Baztán fue albergar una serie de industrias artesanas (vidrio, seda, …) para ganar dinero, así de claro.

Maqueta del diseño del pueblo

Guerra de Sucesión

Juan de Goyeneche era todo un personaje, dicen que ambicioso y sagaz, tanto que después de ponerse a las órdenes de Carlos II, apostó por Felipe de Anjou durante la Guerra de Sucesión.

El asunto es que en 1701, tras la muerte sin descendencia de Carlos II de Habsburgo, se inicia en España la llamada «guerra de Sucesión» .

Carlos II estableció en su testamento que el heredero al trono vacante fuese Felipe de Anjou, nieto del rey Luis XIV.

Sin embargo, la Guerra de Sucesión española se convirtió en un conflicto internacional y una guerra civil, ya que en la península ibérica se enfrentaron castellanos contra catalanes y aragoneses.

Después de varios años, la guerra finalizó con la firma de varios acuerdos siendo el más importante el que definió el derecho de Felipe de Anjou a asumir la Corona española, pero con la condición de que no pudiera reinar al mismo tiempo en Francia y en España.

El caso es que Juan de Goyeneche se puso del lado de los Borbones, los vencedores, y en la guerra fabricaba, entre otras cosas, los uniformes para los soldados de Felipe de Anjou.

El escudo del valle de Baztán está por todos lados

Churriguera

Tenía el dinero y tenía la idea, pero ahora debía buscar un arquitecto que las llevara a la práctica y unos obreros que ejecutaran las obras con rapidez.

El arquitecto ya sabemos que fue su amigo José de Churriguera.

En cuanto a los obreros, sigue siendo polémica la participación de los agotes porque no hay ciudadanos en Nuevo Baztán descendientes de ellos.

Pero esto puede ser debido a que fueron recluidos en una localidad cercana llamada Olmeda de la Cebolla (ahora de las Fuentes).

Olmeda de las Fuentes

Agotes marginados

Así que vamos a dar por buena la historia que dice que para construir esta ciudad industrial Goyeneche reclutó a los agotes.

Aunque el origen de los agotes es aún muy discutido, lo que se sabe de ellos es que padecían ciertas deformidades físicas y que fueron repudiados y tachados de herejes y de «leprosos».

Por eso fueron confinados en guetos, uno de ellos el del valle de Baztan, en Arizcun, donde vivía Goyeneche.

Estos agotes no solo fueron apartados de la vida pública, sino que tenían prohibido hasta tocar la fruta en el mercado porque decían que se pudría a su contacto.

Tampoco podían tocar animales en las cuadras, ni pescar, ni cortar leña, ni pisar con los pies descalzos por miedo a que la hierba no volviese a crecer, incluso se multaba a todo aquel que utilizara la palabra agote para insultar a quien no lo era.

Sin embargo, los agotes eran muy buenos trabajando la madera y la piedra fundamentales para la construcción.

Por eso los reclutó Goyeneche, aunque parece que, pasado un tiempo, muchos de ellos volvieron a Navarra.

Fuente del tritón en la plaza de los jardines

Emprendedor

El principio del fin del pueblo fue la creación de una fábrica y horno de vidrio, para lo que incluso trajo tierra procedente de Tortosa (por su resistencia al fuego).

Fichó a maestros del vidrio franceses y de otros países para que lo fabricaran en España y enseñaran a los aprendices.

Todo eso concluyó en la obtención de un vidrio tan fino que abasteció durante un tiempo a la nueva casa de los Borbones.

Animado por el proyecto, Goyeneche establece otras factorías en las poblaciones vecinas de Illana y Olmeda de la Cebolla (actualmente Olmeda de las Fuentes), si darse cuenta de que esta industria necesitaba mucha madera que no había en la zona.

Además de eso, para competir con la producción de Nuevo Baztán, los productores europeos de vidrio tiraron los precios.

Todas estas circunstancias condujeron a la quiebra de la fábrica y de otros negocios como el de los jabones, seda, telas…que acabaron con Goyeneche y el pueblo.

El vidrio fue una de las primeras industrias de Nuevo Baztán

Así pues, la ambición de Goyeneche y su falta de visión de futuro, parece que fueron la causa de su ruina y la de Nuevo Baztán.

En esta huida hacia delante funda la Gaceta de Madrid y en su afán emprendedor incluso llegó a construir una presa de regadío en el cercano pueblo de Ambite.

Desde el punto de vista profesional era seguidor del colbertismo, una corriente económica de moda en la época que seguían otros ilustres de la época.

Torreones de la iglesia

Abandono

De manera que el viejo poblado permaneció en estado de abandono durante muchos años hasta que a comienzos del siglo XX se realizaron diversos intentos de restauración .

Pero hubo que esperar hasta 1941 para que se declarara Monumento Histórico-Artístico y a que años más tarde, en el año 2000, la Comunidad de Madrid decidiera rehabilitarlo y hoy es un BIC (Bien de Interés cultural).

Uno de los árboles centenarios

Qué ver

Los dos monumentos más importantes que ver son el palacio de Goyeneche y la iglesia (dedicada al santo navarro Francisco Javier).

​Pero hay más cosas interesantes que deberás repasar durante tu visita. Por ejemplo, echa una ojedada (con vídeo incluido) al centro de interpretación de la oficina de turismo.

También a dos árboles centenarios. Uno está en la plaza del jardín y el otro, un olmo de 300 años, en la carretera que sale hacia el pueblo a Olmeda.

Olmo de 300 años

Palacio

El Palacio de Goyeneche es rectangular, tiene dos plantas y un patio en forma de claustro donde ahora se imparten cursos de actividades.

El edificio se encuentra adosado a la iglesia y posee una torre: la Torre de Palacio.

Tanto en la entrada al palacio como en otros lugares del pueblo está esculpido en piedra el escudo del valle de Baztán con su característico juego de ajedrez concedido por Sancho VII el Fuerte tras el heroico comportamiento de los baztaneses en la batalla de las Navas de Tolosa.

Estatua de Goyeneche a la entrada del centro de interpretación

Iglesia

La iglesia adosada al palacio está dedicada a San Francisco Javier, de quien era devoto Goyeneche.

Consta de dos torres acabadas en chapiteles. El interior destaca por su profusa decoración, especialmente en lo que respecta al retablo del altar mayor, obra del propio Churriguera.

Realizado, en su mayor parte, en mármol rojo, está presidido por una escultura de san Francisco Javier y por dos ángeles abriendo un manto al santo. Para ser de Churriguera está poco recargado.

La iglesia por dentro con los ángeles sujetando el manto abierto

Plazas

En cuanto a las plazas, Nuevo Baztán tiene cuatro y todas con su historia.

La más alejada del centro es la de los pobres o agricultores. Este lugar se llama así porque albergaba las casas de los más pobres y tenía acceso directo a las eras.

Plaza de los agricultores

La segunda, frente al palacio, junto a uno de los árboles centenarios y la fuente de los tritones, es la plaza de los jardines o plaza mayor.

La tercera es la plaza del mercado o del secreto, que está completamente rehabilitada y apenas guarda algunas piedras originales del pavimento.

Plaza del secreto

Esta plaza era la sede del mercado y se llama del secreto, porque los mercaderes llevaban el género en sus carros tapados y cuando la gente preguntaba qué llevas ahí, ellos contestaban: secreto.

Plaza de los festejos

Decorado natural

Finalmente, la última plaza es la más importante; la de las fiestas o los festejos.

Además de plaza de toros cuadrada, aquí se rodaron películas como El regreso de los 7 magníficos o Los tres mosqueteros, por poner dos ejemplos, porque la plaza es un decorado en sí misma.

Este lugar la adquirió Banesto, cuando Mario Conde era presidente, y al final se lo vendió a la Comunidad de Madrid, que lo rehabilitó.

Más pistas

Lo que las guías no dicen

En Nuevo Baztán vivían familias navarras, castellanas, flamencas y portuguesas.

Una vez al año se celebran las Javieradas, fiesta popular celebrada el segundo domingo de marzo junto a muchos navarros que llegan para la ocasión

A la salida del pueblo, en dirección al norte, se encuentra la senda de los Valmones (señalizada). Al final de ella está el mirador de la encina desde el que se observa la mejor panorámica de Olmeda de las Fuentes.

Un pueblo que parece andaluz, sacado de los pueblos blancos de la serranía gaditana, y que alojó a los agotes.

De la sacristía de la iglesia sale un pasadizo que conduce hasta las catacumbas (no visitables), un subterráneo excavado bajo la iglesia que se extiende hasta la plaza del mercado.

Fue utilizado como bodega, bajo el palacio y como cripta, en la parte inferior de la iglesia.

Patio interior del Palacio

Lo que no te puedes perder

No debes perderte el documental del centro de interpretación y turismo porque cuenta con detalle la historia del pueblo y Goyeneche.

También te recomendamos que hagas la visita guiada al pueblo (3 euros) porque te permitirá empaparte de esta apasionante historia.

Además, si tienes tiempo, también te aconsejamos que visites Olmeda, llamado el pueblo de los artistas llamado así porque a finales de 1960 fue repoblado por artistas bohemios.

También se le conoce como la ruta de Pedro Paez, cuando el pueblo se llamaba Olmeda de la Cebolla.

Pedro Páez fue un jesuita -recordemos que Goyeneche era devoto de San Francisco Javier- y misionero español del siglo XVII, famoso por haber sido el primer europeo que llegó a las fuentes del Nilo Azul en 1618.

Olmeda de las Fuentes

Si quieres leer mas sobre el tema, hay un libro de ficción-historia (que no hemos leído) que habla de los artesanos y su vida en Nuevo Baztán. Se llama el cerrajero del rey y tiene buena pinta.

Olmeda parece un pueblo andaluz


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.