Estocolmo: esplendor en verano

Estocolmo no sólo es la capital de Suecia, sino, junto a Copenhague, la ciudad nórdica más completa.

Su vida ordenada, su zona monumental y, sobre todo, el museo Vasa, suponen, de hecho un viaje sorprendente.

La capital de Suecia cuenta con casi un millón de habitantes repartidos por sus barrios e islas.

Si llegas al puerto en un crucero te darás cuenta de por qué en estas tierras era dificil enfrentarse a los vikingos con miles de islotes de distinto tamaño surcando el Báltico.

Qué ver

En general, la vida en Suecia es más cara que en España, aunque el nivel de servicios con los que gozan sus habitantes y el nivel de vida es superior.

Sorprende la cantidad de canales que atraviesan la ciudad, tanto es así que muchos la llaman, con poco originalidad, la Venecia del norte.

Gamla Stan

Uno de los lugares que no te puedes perder es Gamla Stan o ciudad vieja, que es algo así como el centro histórico.

Lo distinguirás por sus calles estrechas y empedradas y sus casas de colores, además de por su oferta de tiendas de artesanía.

Las coloridas fachadas de Gamla Stan

La plaza más conocida es Stortoget y muy cerca de allí se encuentra la famosa estatua de San Jorge luchando contra el dragón.

Este barrio se encuentra formado por las tres islas más importantes de la ciudad (Stadsholmen, Riddarholmen y Helgeandsholmen), donde se encuentran los edificios más antiguos de Estocolmo

San Jorge y el dragón

El Ayuntamiento

El Ayuntamiento es uno de los edificio más emblemáticos de la ciudad, entre otras cosas, porque allí se celebra la ceremonia de entrega de los premios Nóbel.

El Stadshuset, que es como se llama, cuenta con una torre de 365 escalones de la torre del Stadshuset desde donde podrás hacer tus mejores fotos.

Ayuntamiento de Estocolmo

La climatología es muy variable y en verano, de junio a septiembre más o menos puede caer un chaparrón y alternarse con un sol espléndido.

Por eso, aqui en cuanto tienen oportunidad (con casi 8 meses de oscuridad) salen a pasear a la calle.

El Stadhuset está a orillas de de la isla Kungsholmen y es inconfundible por sus ladrillos rojos y sus cúpulas y estatuas en verde.

La torre a la que se puede subir

DJurgarden

Ya hemos señalado que Estocolmo está formado por un cuantioso número de islas unidas por puentes.

Una de las más visitadas, entre otras cosas porque alberga la mayoría de los museos y el parque de atracciones, es Djurgården.

Aquí se encuentran dos de las atracciones que no te deberías perder: una es el museo etnográfico de Skansen y, desde luego el Museo Vasa.

Vasa

El Museo Vasa o Vasamuseet, está dedicado al barco del mismo nombre que se hundió a los pocos minutos de ser botado.

Construido en el s. XVII, el buque es el único navío de la época que ha sobrevivido casi intacto desde que naufragó debido a la poca salinidad del Báltico y la ausencia de moluscos comemadera.

Parace ser que el accidente y posterior naufragio se debió a un mal anclaje de los cañones que llevaba.

Esto hizo que se movieran y produjeran una descompensación en el peso y el posterior hundimiento.

Djurgarden y el Vasa

Olvidado en el fondo de la bahía durante 300 años, el arqueólogo Anders Franzes dio con él en 1956.

Tras una gran operación de rescate, en 1961 (tardaron seis años en sacarlo a flote) el barco fue reflotado poco a poco.

Hacerlo emerger fue tan lento porque a medida que salía del agua había que impregnar la madera con una brea especial para que no se rompiera.

Ahora el museo aloja el barco completo y en unas condiciones de humedad tan estrictas que el número de visitas está supercontrolado.

El barco Vasa dentro del museo

Skansen

Skansen es como ver Suecia y cómo vivían sus ciudadanos hace años. casas, bares, panaderìas y hasta un pequeño zoo con renos, componen este curioso museo etnográfico

La mayoría de las construcciones de este museo al aire libre provienen del siglo XVII y no solo están supercuidados, sino que cuentan con figurantes reales vestido de época.

Abba

De más reciente construcción, ahora están promocionando la asistencia al museo de este mítico grupo musical sueco.

El museo ABBA es más que un museo una exposicion permanente con los instrumentos, premios, y demás recuerdos de este grupo a lo largo de su historia.

El espacio cuenta, además, con una especie de área virtual donde podrás cantar, bailar e incluso grabar tu actuación y llevártela de recuerdo a casa.

El palacio real

El Palacio Real puede ser o no (depende de cada cuál) una de las visitas recomendables a Estocolmo.

Aquí, como en otros edificios similares de otras tantas ciudades, se aprecia cómo vivía la familia real y cuenta la historia de la monarquía sueca.

Construido en el siglo XIII como fortaleza, este palacio se ha ido modernizando con el paso del tiempo y ahora se puede visitar una parte de las más de 600 habitaciones de un edificio de 7 pisos.

De lunes a sábado a las 12:15 y domingos a las 13:15 se celebra el cambio de guardia en la explanada de frente el Palacio, lo que puede animarte a que te acerques hasta aquí.

Por suerte, la entrada está incluida en el Stockholm Pass que es la tarjeta turística para recorrer la ciudad en transporte público y cuesta uno 60 € e incluye la entrada a 25 museos.

El metro

Como ocurre con Moscú y otras ciudades del norte de Europa el metro de Estocolmo más que un medio de transporte (que también lo es) es un museo.

Y cada mural de este “museo” está repartido por cada una de las estaciones.

Museo nacional

Después de una renovación que ha durado cinco años, el museo Nacional de Estocolmo reabrió sus puertas en 2018.

Con obras de arte y diseño, su fama se debe a su colección de arte clásico. La entrada es gratuita.

Sala del museo Nacional

Barrio Östermalm

El barrio de Östermalm es el barrio más elitista de la ciudad, queda justto frente al Ayuntamiento y es característico por sus casoplones con fachas de colores ocres y anaranjados.

Barrio de Södermalm

Situado al sur de Gamla Stan, el barrio de Södermalm, es el lugar de marcha en Estocolmo.

Bohemio, con mucho ambiente, lleno de tiendas, galerías de arte, cafés y restaurantes, es el sitio al que debes ir de noche.

Uno de sus edificio es el SoFo, una especie de centro comercial de diseño, por supuesto, con tiendas de ropa para ir a la última moda .

En este barrio también puedes hacer llamada ruta Millennium que te llevará por los lugares que aparecen en la trilogía de libros de Stieg Larsson.

Si vas, no dejes de subir al mirador o ascensor Katarina y al parque Mariatorget, con unas increibles vistas de Gamla Stan.

Mas pistas

Lo que las guías no dicen

En general Estocolmo es una ciudad cara. Ahora mismo el cambio al euro de la corona sueca está a 0,094.

La ciudad se puede recorrer andando sin problema, pero también hay viajes en pequeños barcos desde los cuáles podrás tener otra visión.

Verás puentes y canales desconocidos e incluso podrás desplazarte hasta uno de los lugares imprescindibles como es la isla de Djurgarden.

Si tienes más tiempo, y te gustan los palacios, puedes acercarte hasta Drottningholm, pero la excusrión te llevará todo el día.

Este palacio, afrancesado, es la residencia de la familia Real Sueca y uno de los 3 monumentos mas detacados de Suecia, tanto es así que es Patrimonio de la Humanidad.

Si vas a estar varios días, puedes hacer una ruta por las cercanas islas Fjäderholmarna, a media hora de Estocolmo.

Lo que no te puedes perder

Aparte del Museo Vasa y Skansen, no deberías perderte un viajecito en barco por islotes y puentes de la ciudad, y, por supuesto, el Ayuntamiento y el barrio de Gamla Stan.

Otra cosa que puedes hacer es una excursión a la ciudad vikinga de Birka, más que por la isla, por las islotes y paisajes por los que navegarás.

En la isla encontrarás alguna casa vikinga, barcos de la época, un cementerio y hasta una lucha a espada, de fornidos vikingos, en medio de una aldea.

Comer

Viniendo de España, la gastronomía sueca no es lo más maravilloso del mundo. Mucho plato de pescado con patatas, salmón y sopas variadas.

Lo que si son típicos son sus hojaldres. De hecho existe un término muy sueco que es ir a un kik o fika y consiste, básicamente, en irse a tomar un café con un hojaldre horneado a alguna de las muchas panaderías y pastelerías que existen.

En cuanto a los restaurantes más recomendables para comer o cenar, apunta. uno de los más apañaos, es el Bar Agrikultur (25 €) que es la segunda marca del estrella Michelin Agrikultur (1195 SEK o 100€ aprox.)

Agrikultur

También te recomendamos por su relación calidad precio Rolfs Kök (165-635 SEK), Speceriet(195-490SEK) y Allegrine (280-500).

Luego, si prefieres estrella Michelin, aparte del mencionado Agrikultor, tienes el japo Sushi So (785), Ekstedt (980-1260) y Etoile (+ de 1500 SEK 140€ )

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *