Dubrovnic: la rebelde de Ragusa

Dubrovnic se encuentra a unos 500 km. de Zagreb, la capital de Croacia, y es, sin duda, la ciudad más turística de este bello país.

Y es que estamos ante una pequeña y acogedora ciudad de apenas 45.000 habitantes y que desde el año 1979 formesa parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

La ciudad croata nos ofrece una experiencia viajera inolvidable y sinfín de lugares y visitas interesantes.

A ello contribuye, sin duda, el atraque de cruceros y cruceristas que llenan la ciudad durante horas. .

Datos generales

La ciudad de Dubrovnic fue una de las que mas sufrió la guerra de los Balcanes.

De hecho, entre 1991 y 1992, fue bombardeada con más de 2.000 proyectiles que causaron miles de muertes y dañaron el 70 % de los edficios.

Y nosotros que la hemos visto antes y después de ese desgraciado acontecimiento, podemos asegurar que la restauración hizo milagros.

Su muralla, con 16 torres, es paseable. Pero hay mucho más que ver: la puerta de Pile, La Placa, la Plaza luza, y, sobre todo, el Palacio de los Sponza y la iglesia de San Blas.

Otro de los monumentos importantes de Dubrovnik es el Palacio de los Rectores (Knežev dvor) que fue la sede del gobierno y del rector en los tiempos en que Dubrovnik fue una república independiente.

También es destacable la espectacular Catedral de Velika Gospa, que fue construida en el año 1192.

Si llegas desde Split ten en cuenta que hay que cruzar la frontera con Bosnia para llegar a Dubrovnic, y algunas casas de alquiler de coches cobran fianzas y suplementos descomunales por ello.

Qué ver

Las murallas

El gran atractivo de Dubrovnik es pasear por sus murallas. Esta barrera defensiva rodea la ciudad con dos kilómetros de largo y 25 metros de alto.

Una parte de los torreones vigilaban las incursiones enemigas desde el mar como el fuerte de Bokar y otros, como el de Minceta, las que se producían desde tierra.

Las vistas desde la muralla son impresionantes

Además, había otros dos puestos que custodiaban los lados oriental y el puerto de Dubrovnic como el baluarte de San Juan.

Rector y sereno

Curiosamente era el rector de la ciudad quien hacía de sereno, ya que sus dos puertas -Pile y Plce- se cerraban cada tarde entregando sus llaves al rector.

Estas puertas como la de Buza, son las que dan acceso a la ciudad y en la que están situadas las taquillas en la que te cobrarán unos 27 euros por recorrerlas.

La Placa

La calle principal de Dubrovnic es Stradun, conocida como la Placa, con mármol blanco repartido por suelos y edificios.

Aquí está la farmacia más antigua de Europa y también la mayoría de tiendas y restaurantes.

La calle atraviesa la parte vieja de esta ciudad medieval de lado a lado, y junto a ella se sitúan los edificios más emblemáticos.

La calle Stradun atraviesta la zona vieja

Uno de ellos es, como no, el Palacio del Rector, del siglo XV, donde se alojaba el gobernante de la ciudad.

De estilo gótico-renacentista actualmente es la sede del Museo de Historia Natural.

Otro edificio interesante que sobrevivió al terremoto registrado en el siglo XVII es el palacio de Sponza.

Este palacio-fortaleza fue aduana, arsenal y banco, y es parte del “fondo de armario” arquitectónico al que también perteneven la catedral de la Asunción y la iglesia de San Blas.

Vista aérea

Una de las mejores formas de apreciar la belleza de esta joya medieval es subir hasta el monte Srd.

Esta subida la puedes hacer andando (es una palizilla), en un taxí o en el teleférico

El teleférico te llevará hasta el monte Srd

Tarda unos cinco minutos en subir. Una vez arriba, desde el mirador, el restaurante o al lado de la carretera tendrás las mejores vistas.

Aparte de Dubrovnic, que parece de mentira, desde allí verás Lokrum y hasta las islas Elafiti, si el día está despejado.

La posición estratégica de este monte para vigilar el territorio serbio hizo que durante la guerra de los Balcanes fuera bombardeada sin piedad.

Las playas están llenas de guijarros, pero se juega al waterpolo

Playas de guijarros

Por suerte para el turismo español, italiano y griego, las playas de Croacia -salvo excepciones- suelen ser de piedra o guijarros.

Y las que rodean a Dubrovnic, como la de Sveti Jakov, no es una excepción

Puerto deportivo de Dubrovnic

Excursiones a las islas

Lokrum y Juego de Tronos

Nombrar a la isla de Lokrum, habitada por pavos reales y otras 150 especies de aves, es trasladarse al escenario de la serie Juego de Tronos.

De hecho, el monasterio benedictino que está en el centro de la isla acoge, de vez en cuando, allguna exposición alusiva a la serie.

La isla de Lokrum, al fondo

Una de las playas más famosas está en el interior, ya que se trata de un pequeño lago de agua salada concocido como mar Muerto, por razones obvias.

Además de visitas guiadas por los escenarios de juego de tronos, también las hay a la ciudad vieja y excursiones por la costa en kayak.

Islas Elafiti

El archipiélago de las islas Elafiti es otro de los atractivos de esta zona.

Está formado por 14 islas, aunque solo las tres más grandes están habitadas.

Las dos más importantes son las de Kolocep y Lopud, con su iglesia de Santa María de la Cueva.

Tanto a Lokrum como Elafiti se puede llegar en Ferry desde el puerto viejo, aunque para ver bien el archipiélago mejor que contrates un tour organizado.

Las rocas, la muralla y el Adriatico protegen la ciudad

Más Pistas

Gastronomía

En Croacia las Konobas (mesones) son los que sirven los platos más populares de la gastronomía croata basada en la carne de cerdo.

Sin embargo, en Dubrovnic se rompe un poco esta tradición y aquí el marisco y el pescado están dentro de sus menús.

Entre los platos más emblemáticos está la Zelena Maneštra (una especie de cocido con col, patatas y carne de cerdo ahumada); el Crni rižot, (risotto de arroz negro) y el Odrezak (escalope empanado).

También tiene fama el Burek, un hojaldre relleno de carne o pescado; la Rozata (crema de caramelo en hojaldre de nueces) y, por supuesto, las Kamenice, que son las conocidas.ostras de Dubrovnic.

Kamenice, uno de los lugares con mejor relación calidad-precio

Restaurantes

Ya hemos dicho que las konobas son los restaurantes más famosos de Croacia y, en Dubrovnic, destaca la imprescindible Azur (Pobijana 10) .

También es famoso en la antigua republica de Ragusa el Dalmatino Konoba (Miha Pracata 6), con platos absolutamente tradicionales.

Si quieres comer mejillones buenos, bonitos y baratos, tu sitio es Kamenice (Gunduliceva Poljana 8) y si prefieres las ostras, Oysters & Sushi Bar Bota.

El Bistro Tavulin también está entre nuestras recomendaciones (unos 35 €), y, si quieres estrella Michelin , también dispones de un local: se llama 360 º y, probablemente, es el mas caro de la ciudad (100 € aprox).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *