Camelia: “el discreto encanto de la burguesía”

Camelia es la nueva sensación gastronómica de Gijón. Todo el mundo quiere ir a este nuevo restaurante para estar a la última.

La gastronomía del local, instalado en el antiguo palacete del Banco Urquijo y en una zona privilegiada, está dirigida por el chef estrella Michelin Ricardo González Sotres.

Sotres que obtuvo su “macarrón” por el trabajo que desarrolla en el Retiro, en el pueblo costero de Llanes, se ha embarcado ahora en dos proyectos que podrían definirse como “arreglaos, pero informales”.

Son dos lugares para tapear y compartir platos y conversaciones. Y como en aquella película de Buñuel, representan el Discreto encanto de la burguesía.

Una de las salas de Camelia

Nueva cota

Ahora en plena transformación de la carta y con una pequeña cocina, Camelia se dirige a una nueva cota culinaria.

Y es que a partir de septiembre, aunque supervisado por Sotres, el local contará con un nuevo chef y una carta que respondenderá a las exigencias del momento.

Ricardo Glez. Sotres en la terraza del restaurante

Por ahora lo que podemos decir de Camelia es que cuenta con una maravillosa terraza mirando al puerto deportivo; cosa que, por ejemplo, no tiene su competencia directa, Gloria, de los hermanos Manzano.

También que el servicio y la cocina se han tenido que poner las pilas para poder abrir el pasado uno de julio.

Nueva carta a la vista

Y que, aunque les queda mucho margen de mejora y camino por recorrer, pinta, lo que se dice pinta, tiene, y muy buena.

En nuestra visita, pudimos ver numerosos detalles que se adivinan como señas de identidad del local.

Por ejemplo, una carta de tapas y platos para compartir, un ticket medio de unos 30 €, y muchas ganas de agradar a propios y visitantes de la ciudad asturiana.

Otro rincón del coqueto restaurante

Puesta en escena

Pero ya se puede decir que la puesta en escena es muy buena con un local a base de maderas y blancos que tiene sala interior y terraza.

Platos impresos con mariposas, como esas que, seguramente, el chef espera se produzcan en los comensales, y un lugar para ver y ser vistos.

Pronto habrá gente que piense que si no has estado en Camelia, no habrás conocido lo mas cool o chic de Gijón, y probablemente, estén en lo cierto.

Ensaladilla rusa

Carta ajustada

Hasta que llegue “su redondeo culinario”, la carta es corta, precisa y concisa, pero tus peticiones bien pueden comenzar por una ensaladilla rusa.

Antes llegará un pan exquisito y calentito para disfrute de fans de estos hidratos como nosotros.

La ensaladilla tiene la particularidad de que la patata va machacada y lleva la mahonesa justa.

Comedor

Complicidad comensal

En la sala se respira tranquilidad y elegancia, y los comensales miran a otras mesas para ver “la pinta” de los platos que se sirven a otros clientes.

De las paredes, cuelgan algunos cuadros del pintor Orlando Pelayo para celebrar el centenario de su nacimiento.

Se nota que hay expectación, y eso se traduce en complicidad de los clientes que se sienten unos privilegiados por haber conseguido mesa.

El plato de mariposas cambia de una ración a otra, pero siempre tiene a los coleópteros entre sus moradores.

Tortos de pulpo

Tortos y atún

Llegan unos tortos -famosas tortas de maiz frito asturianas- de pulpo. Un acierto. Están riquísimos y cargados de sabor. Muy top. Enganchan.

También probamos unos tacos de atún rojo, marinados en soja y lima que respondieron a lo esperado.

Atún marinado

Pollo callejero

Nos aguardaba el plato principal que, como no, tenía que ser un riquisimo arroz con pitu de Caleya típico asturiano.

A estos pollos, más bien gallos por su tamaño, se les llama “pollo de camino-pitu de caleya” porque, teóricamente, no se crian con pienso.

Eso hace que se pongan más musculados que el “chuacheneguer” y que este plato sea exquisito por la textura y sabor del arroz, más que por el pollastre.

Un plato que, dicho sea de paso, surgió ancestralmente para aprovechar los restos del pollo guisado y mezclándolos con arroz.

Arroz con Pitu

Tartina

De postre, ¡ay de postre!, otra tarta de queso, pero qué tarta. Si vais a Camelia no os la perdais porque está riquisima.

De manera que Gijón ha elevado ya su nivel .alto per se- de excelencia culinaria con este nuevo local, que se complementa con un centro de trabajo compartido (Spaces) en los pisos superiores.

El grupo inversor que lo regenta adquirió el edificio por unos 3,5 millones de euros y tiene en Ricardo González Sotres a uno de sus socios asturianos.

Tarta de queso

Taberna en Llanes

Socio que acaba de abrir -desde el pasado 29 de julio- una taberna en El Casino de Llanes gracias a una concesión del ayuntamiento.

Según el propio chef, la carta de este establecimiento y la de Camelia evolucionarán a la par con platos como los callos, la ensaladilla o las croquetas caseras

El nombre

En cuanto al nombre, Camelia, dicen que el chef lo eligió a propósito.

Asi que, atendiendo a su significado, la camelia simboliza la estima, la admiración y la belleza perfecta no exhibida.

Y hay más simbolismo: se trata de una flor que no pierde los pétalos, asociándose con las personas sólidas que saben afrontar los sacrificios de la vida.

Queda dicho.

Camelia al anochecer

Camelia. Calle Marqués de San Esteban, 2, Gijón, Asturias. Telf. 638 73 37 32

El menú

  • Ensaladilla rusa
  • Tortos de pulpo
  • Atun marinado
  • Arroz con pitu de caleya
  • Tarta de queso
  • Vino. Art Roca. Espumoso blanco. Agustí Torelló.

3 thoughts on “Camelia: “el discreto encanto de la burguesía””

  1. Extraordinario todo, tanto el entorno, los precios, la rapida atención, la comida, el personal altamente cualificado. Se aprecia q está dirigido por una dirección muy preparada. Hay q repetir cuantas veces sea posible, dada la demanda de comendales q les demanda probar estos manjares a un precio muy asequible a cualquier bolsillo. Solo me queda dar la en horabuena a sus creadores x q creo q mejor no lo podrían hacer. Muchas gracias y un hurra x disponer de éste referente en Asturias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *