Gijón: respirando el Cantábrico

Gijón es una de las capitales del norte de España más atractivas y que goza de mayor calidad de vida.

Negar eso, es negar la mayor por mucho que Oviedo, en el interior, también tenga su encanto capitalino.

Romano, marinero, gastronómico, cosmopolita…todo lo que se puede decir de Gijón en bueno.

La gente es amable y el clima bastante benigno para estar a orillas del Cantábrico.

Por si esto no fuera suficiente, la campiña y la costa guardan tesoros como Tazones, Colunga, Llastres o Espinareu (Espinaredo).

Qué ver

La capital

La capital, por si misma, tiene muchos alicientes y recorrer a pie su paseo marítimo, en dirección al centro histórico, es una delicia.

Es posible que, en este paseo, veas a gente descalza cruzando la calzada con una tabla bajo el brazo para hacer surf.

O a grupos de equipos de fútbol (el campo del Sporting está muy cerca) dándole al balón y dando envidia a los paseantes aficionados a este deporte, como nosotros.

Desembocadura del río Piles en San Lorenzo

No queremos extendernos mucho en qué ver, aunque es inexorable citar como lugares que debeis visitar a Cimavilla, que es el antiguo barrio de pescadores.

Otros lugares a visitar, aparte del puerto deportivo, son las playas de Poniente, la del Arbeyal, además de la famosa calle Corrida o la de los Moros.

Y es que en Gijón lo mejor es dejarse llevar por el mismo viento que ha esculpido sus costas… y andar sin rumbo fijo.

Una ruta

Aún así, una buena ruta puede ser ésta: Te sitúas en la desembocadura del río Piles (cerca del hotel Abba Playa y el campo del Sporting) y sigues por el paseo marítimo de la Playa de San Lorenzo.

Playa de San Lorenzo

Al final de la misma encontrarás la Plaza Mayor, las Termas Romanas y el palacio de Jovellanos.

Siguiendo la línea del mar, subirás una cuesta hasta llegar al Cerro de Santa Catalina, con unas vistas espectaculares y la estatua de Chillida, Elogio del Horizonte.

Tras pasar por este “emblema” de la ciudad, puedes descender por la calle “subida al cerro” para encontrarte con el puerto de pescadores, la plaza de Cimavilla, el puerto deportivo y el Palacio de Revillagigedo.

Monumento de Chillida

La playa de Poniente, el Acuario y las letras de Gijón, en las que todo el mundo se hace fotos, son el atracón final.

Alrededores

Los alrededores cercanos de mayor interés son la Campa de Torres, Veranes, La Guía, Somió, La Providencia, Caldones, Deva o La Camocha.

Visitas “extramuros”

Es difícil centrarse en lo que quieres hacer y a donde quieres ir entre tanta belleza asturiana.

Pero dejando a un lado las más famosas Cudillero, Ribadesella, Llanes o el Santuario de Covadonga, hay algunas propuestas menos conocidas y visitadas.

Llastres

Llastres, a unos 40 minutos de Gijón, es famoso porque en él se rodó una famosa serie de médicos, el doctor Mateo, y por su faro.

Además, este pueblo marinero, encajonado en la montaña, fue fortín ante posibles invasiones por la costa y sus habitantes se dedicaban a la pesca de ballenas.

Puerto de Llastres

En el puerto hay numerosos restaurantes y sidrerías y desde el Mirador de San Roque, en la parte alta, disfrutarás de las mejores vistas.

El barrio de los Balleneros, la capilla del Buen Suceso, la Torre del Reloj y la Iglesia de Santa María de Sábada.

Llastres al atardecer

Colunga

Colunga cuenta con alguna de las playas más emblemáticas de la zona como las de La Griega, La Isla o La Espasa.

Cerca de Llastres, cuenta cómo vivieron aquí los dinosarios y para recordarlo tienes el Museo Jurásico (cierra l/M).

En su casco histórico predomina la arquitectura indiana y otros de sus alicientes son el mirador de El Fito y el templo prerrománico de Santiago de Gobiendes. Aquí, además, nació el ilustre bioquímico Francisco Grande Covián.

Tazones

Los pueblos citados son preciosos, pero nuestra debilidad sin duda es Tazones.

Situado en la costa del concejo de Villaviciosa, en la desembocadura de la ría del mismo nombre, es una monada.

Tazones desde la montaña

Pequeño, con su puerto y su ensenada, es tranquilo y superacogedor, y además el único puerto asturiano con carácter imperial y que forma parte de las rutas imperiales de Carlos V en Europa.

Y es que Tazones fue lo primero que conoció el emperador Carlos V en su primer viaje a la Península, en septiembre de 1517.

Puero de Tazones

Regio o no, para nosotros es el diamante en bruto de la ría de Villaviciosa.

Comer es una de sus sidrerías, casi sobre el agua, mirando al mar, es una experiencia que no podrás olvidar.

Hórreos y etnografía

Si lo que quieres es hincharte a ver una buena colección de hórreos debes dirigirte a Espinareu (Espinaredo), situado entre Pola de Siero y Arriondas al sureste este de Gijón.

Y si prefieres un pueblo abandonado, entonces tu destino debería ser Os Teixois (Taramundi) un pueblo ahora convertido en museo etnográfico.

Más pistas

Lo que las guías no dicen

En Gijón hace mejor tiempo del que suelen anunciar los servicios meteorológicos.

Con un clima suave, aunque con mucha humedad, es un lugar paseable completamente, así que aparca el coche y olvídate.

Lo que no te puedes perder

Además de tomar alguna sidra (natural y escanciada) y quesos, no te puedes perder la playa de San Lorenzo, El Cerro de Santa Catalina y las Termas.

Y fuera de Gijón, los pueblos de Tazones y Colunga, y probar algún pescado en una de sus afamadas sidrerías.

Comer y dormir

Comer bien en Gijón es fácil, incluso si eres gourmet y sibarita.

Comenzando por lo más básico y popular, en materia de sidrería te recomendamos Tierra Astur .

En el mismo Gijón y con estrella Michelin tenéis La Salgar (la segunda marca de Nacho Manzano) y Auga, del chef Gonzalo Pañeda.

Luego, a las afueras, en el pueblo de Prendes, está el que es para nosotros el templo de la gastronomía. Se trata de Casa Gerardo , donde Pedro y Marcos Morán hacen magia cada día.

Y en medio del monte, en Arriondas, otro de los ilustrísimos: Casa Marcial, que es el dos estrellas Michelin de Nacho Manzano.

Para dormir, y por su situación privilegiada y modernas instalaciones, a nosotros nos gusta el hotel Abba, con una buenísima relación calidad precio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *