Alberobello: piedra sobre piedra bajo los conos

Si estuviéramos en una competición de pueblos bellos en la comarca de Puglia (Apulia) la cosa estaría bastante reñida, porque hay candidatos como Ostuni, Gallipoli, Monópoli, Locorotondo o Polignano a Mare que sin duda podrían estar en lo más alto del podio.

Sin embargo, por el cuidado de su arquitectura, su trullis increíbles y su completa oferta gastronomómica, sería Alberobello el que se alzaría con este hipotético galardón.

Si quereis pasearos por sus ‘trullos’, nada que ver con la acepción coloquial española, acompañadnos en este fabuloso viaje.

El encanto de su nombre

Solo con pronunciar su nombre ya suena bien: pegadizo, musical, perfecto para el italiano, Alberobello (pronunciado alberobelo) es el pueblo más bonito de Puglia.Todos los que ven las primeras fotos en internet dicen lo mismo: ‘yo quiero ir ahí’.

Panorámica de Alberobello

Nosotros no fuimos una excepción y encontramos justo lo que esperábamos: la madre de todos los pueblos, ¿qué, si no?

Da igual por donde comiences a pasearlo porque las piernas y la vista siempre te van a llevar al mismo sitio; a sus famosos trullis, construcciones que no creas que son obras aisladas, no, sino que están por todos lados y salpicando todas las calles.

Historia de los “trullis”


Turístico y a mucha honra, Alberobello merece todas las menciones y sus habitantes, algunos perennes y otros ocasionales, tienen sobradas razones para tenerlo más limpio que la patena (que es como está).

La historia de los trullis (trullos), sus famosas construcciones, tiene que ver con los origenes de la ciudad allá por el siglo XV cuando, bajo el dominio de los Acquaviva y los condes de Conversano, el pueblo se llenó de colonos-campesinos que querían cultivar su fértil tierra.

Los condes autorizaron que construyeran sus casas siempre que lo hicieran a la piedra seca; es decir, sin mortero (cemento) para poder ser derribadas fácilmente si llegaba una inspección real, ya que estas casas de pobres no pagaban tributos.

Los campesinos encontraron en esa forma redonda, como de cono, que tienen sus cúpulas, y los techos abovedados la mejor forma de hacer casas simples y sólidas…y solo con piedra.

Locorotondo

Rituales

Algunos de estos trullos están pintados con extraños símbolos que se supone se identifican con el zodíaco o con rituales religiosos, pero nadie asegura que estas interpretaciones sean ciertas.

Sea como fuere, el caso es que hasta la iglesia de San Antonio di Padova, sobre la cumbre del Monti Rione, con planta de cruz griega y que fue rehabilitada en 2004, es un reflejo de la arquitectura de este pueblo. 

Incluso, algún restaurante ineludible, como ocurre con L’Aratro (el arado) que regenta su chef y propietario, Domenico Laera, está dentro de uno de estos trulli tan llamativos y preciosos.

De algún modo, el nombre del restaurante y también las productos que se sirven tienen que ver con esa historia de campesinos y productores y es que aquí está obsesionados por asegurarse la trazabilidad de los productos; de conocer los nombres y apellidos de todos los productos que se cocina, para trasladar esta transparencia del campo a la mesa en un ejercicio de slow food al que ahora está despertando España.

Rincones en Locorotondo

Esto es lo nuevo, porque es lo más auténtico, y no le demos más vueltas. En L’Aratro, por ejemplo, no hay cocina de autor, ni se la espera, porque los protagonistas son el producto y el producto.

Patrimonio de la humanidad

Volviendo al pueblo, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y no nos extraña, porque los trullis seducen desde el primer vistazo.

Si vas, puedes aparcar el coche fuera del casco urbano, frente a la gasolinera, te ahorrarás el parking y, además, tendrás la oportunidad de acercarte al pueblo poco a poco para no quedar paralizado por la impresión.

Locorotondo

Cerca de allí, en la misma carretera que corre por el interior, pero paralela a la costa del Adriático está Locorotondo, que es como el hermano menor de Alberobello.

Con su muralla blanca y su situación en lo alto de una loma, es coqueto y puede recorrerse en poco tiempo.

A las afueras del pueblo y salpicados por la campiña ya se aprecian los primeros trullis, pero esto no es nada para lo que os espera en el pueblo vecino, aunque éste es ligeramente más grande y tiene 4.000 habitantes mas (14.000 frente a 10.000 de Alberobello).

Ostuni, la ciudad blanca

Ostuni

En lo que respecta a Ostuni, le llaman la ciudad blanca. Encalada hasta las cejas está cerca de Locorotondo y Alberobello.

Similar a Ibiza o a las islas griegas, según nuestra opinión, cuenta con calles empinadas y los colores blanco y azul como muestra de su espíritu marinero – tiene el mar a solo 6 km.- aunque sea un pueblo de tierra adentro.

Situada como los otros dos pueblos en el Valle de Itria, es la más grande y poblada de las tres con casi 33.000 habitantes  Su nombre procede del griego Astu-neon o ciudad nueva y su lugar más emblemático es la plaza de la libertad que, dicho sea de paso, es triangular.

Con más cuestas que el mes de enero, está salpicado de casas blancas para defenderse del calor (que no hace mucho, la verdad) y las plagas de insectos como en La Mancha española.

Tres pueblos en una radio de 50 km que os transportarán al corazón de Puglia y Bríndisi y os acercará cada vez más al mar Adriático. Pero para eso tendreis que esperar al siguiente post sobre Apulia cuando os contemos las maravillas de Lecce y los farallones de St. Andrea.

Ostuni está a solo 6 km. del Adriático

MAS PISTAS

Lo que las guías no dicen

En un día de excursión se pueden hacer los tres pueblos, pero si quieres viajar tranquilo y disfrutar de su gastronomía que por estos lares es auténtica y de grandisima calidad, tal vez necesites dos días. Para ello puedes alojarte en Bríndisi, la localidad más cercana o incluso en Bari, la capital de San Nicola.

cavatellucci en l’aratro

Lo que no te puedes perder

Los trullis de Alberobello y sus vistas. Hay tiendas y casas de artesanos que tienen acceso gratuito a sus terrazas desde donde se divisa el pueblo y sus casas desde ‘lo alto’.

Recorrer las callejuelas de Locorotondo te agradará y ver cómo vive la gente tras la muralla, además de poseer rincones de restauración inimitables.

Tanto Locorotondo como Ostuni merecen un visionado desde lejos. Busca la perspectiva desde las carreteras antes de llegar a los sitios para conseguir estas instantáneas que no te dejaran infiferente.

Dónde comer

L’aratro es la joya de Alberobello

La primera opción para comer está en Alberobello, en el restaurante L’Aratro en la calle Monte San Michele 25/29.

Brutal el sabor de los platos y de la cocina auténtica de siempre con las recetas más suculentas no exentas de virtuosismo en la cocina.

Si quieres estrella Michelin y cocina de autor, entonces la opción es Il Poeta Contadino, justo a la entrada del pueblo, a la izquierda, en via Indipendenza 21 .

Dispone de restaurante y gastrobar. En Ostuni, Osteria Piazzetta Cattedrale, Archidiacono Trinchera 7; y cerca de Brisdisi, en Ceglie Messapica, Cibus  y en Carovigno, Gia Sottto L’Arco, con una estrella Michelin. 

GALIPOLLI, LA CIUDAD ERIZADA
https://www.gastronomoyviajero.com/2015/10/gallipoli-la-ciudad-erizada.html

CASTELLMEZZANO: UN REFUGIO DE CUENTO EN LOS DOLOMITAS LUCANOS

https://www.gastronomoyviajero.com/2015/09/castelmezzano-un-refugio-de-cuento-en.html

COSTA AMALFITANA, UN DENOMINACIÓN DE ORÍGEN INOLVIDABLE

https://www.gastronomoyviajero.com/2015/09/costa-amalfitana-una-do-inolvidable.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *