Siena: la sombra y rival de Florencia

Decir que Siena es uno de los lugares más bonitos de Toscana no tiene nada de sorprendente.

Pero añadir que se nota que ha perdido la batalla del turismo frente a la todopoderosa Florencia, ya tiene más miga.

Porque Siena es preciosa y más abarcable que Firenze, pero, siendo más ‘universitaria’, es más lúgubre, más triste.

Poca luz

Y es que si te descuidas en esta ciudad Toscana no podrás cenar más allá de las 21,30h.

Es mas, sus calles, salvo la piazza dei Campi, están demasiado oscuras; con poca luz, vamos…como de retirada.

Eso si, los atardeceres en su zona monumental son inconmensurables y sentarse frente al Palacio o al Duomo para ver como cae el sol sobre las bellezas seneses es poco menos que una obligación.

Piazza dei Campi al atardecer

El suelo de la piazza dei Campi (plaza del Campo) es el mejor asiento, y luego basta echarle imaginación.

Por ejemplo, con lo que ocurre en Il Palio, en el que los barrios de la ciudad se enfrentan en una carrera de caballos.

Una carrera en la que vale todo, y donde la emociòn te traslada a la italia medieval que se asoma ante nuestros ojos.

Breve historia

La leyenda narra que Siena fue fundada por Senio y Ascanio, hijos de Remo, famoso hermano de Rómulo, junto al cuál fundó Roma.

Lo que si es verdad es que entre los siglos XIII y XV se produjeron muchos enfrentamientos y batallas con Florencia.

La parte trasera de la Piazza

Estaba en juego la hegemonia social, militar, religiosa y, sobre todo, económica de ese territorio.

Además, durante al menos tres siglos (desde 1110 a 1400) se convirtió en el centro del gótico-medieval transalpino.

En su historia también está presente España, a través del emperador Carlos V quien, junto a Cosimo dei Medici, contribuyó decisivamente al crecimiento de la ciudad.

Terrazas para tomar el sol en la Piazza

Así fue como entre los siglos XVI a XIX, en los que la influencia de estos gobernantes junto al Banco del Monte dei Paschi di Siena, contribuyó a su floreciemiento económico.

Cuando en el siglo pasado Italia se transformó en República, Siena se convirtió en una parte integrante de la región Toscana.

Patrimonio

Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por considerar que era la encarnación de una ciudad medieval.

En dos días completos hay tiempo para verla bien, aunque lo seneses digan que son necesarios al menos tres días porque cuentan con que recorreremos toda la muralla, pero no es necesario.

Desde el punto de vista de la movilidad en coche, Siena es una ciudad confusa (con señales de tráfico confusas) por lo que es difícil circular por ella.

Siena desde las afueras

Así que lo mejor es buscar la puerta adecuada antes de la muralla, cerca del estadio de fútbol, para aparcar sin problemas.

Hacer lo contrario significa que puede que os crujan vivos con una multa a la italiana.

Qué ver

Piazza dei Campi

No hay duda de que el lugar más emblemático de Siena es su Piazza dei Campi o Plaza del Campo.

Allí se encuentran el Palazzo Publico, el Museo Civico y la Torre del Mangia, además de gran parte de la vida de la ciudad.

A lo largo de su forma de abanico se concentran la mayoría de bares y restaurantes.

Locales desde los que los turistas admiran el drenaje de la plaza, sus puntos mágicos de confluencia, cóncava, impresionante…pero lo mejor es, como hemos dicho, sentarse en el mismo suelo.

Il Palio

La carrera del Palio se celebra el 2 de julio y el 16 de agosto en la misma Plaza del Campo.

El pavimento del suelo finalizó en el siglo XIV con una subdivisión de nueve partes, en memoria del gobierno de los “Nueve Señores”, tomando la forma de semicírculo.

Cuestión de suerte

Si tienes la suerte o la mala suerte, según se mire, de estar allí durante este evento, verás que no entra una aguja del gentío que se acumula en la plaza.

Pero, si estás, solo debes tener cuidado con tu trasero y tus pertenencias, por lo demás perdérselo es un delito que debía estar penado por ley (es broma).

La carrera tiene su origen en la Edad Media y conserva prácticamente todas sus formas desde aquella época en la que competían las 17 contradas o barrios de la ciudad.

Carrera de Il Palio

Il Duomo

Otro lugar mítico es la catedral o Duomo.

Está dotada de una brutal vidriera circular y el típico dibujo de filigrana medieval de las catedrales de Lucca, Pisa o Florencia.

Aunque por las joyas de su interior la más valiosa sea la catedral de Pisa, exteriormente la catedral de Florencia gana a la de Siena por dimensiones, pero está por ver cuál de las dos os parece la más bella.

Catedral de Siena

De Siena no vamos a hablar más, porque lo mejor es que la recorráis a pie por vuestra cuenta y os empapéis con su belleza.

Eso sí, os recomendamos que antes o después de verla toméis la carretera que lleva hasta San Quirico D’Orcia, para que paséis por la Crete senese y llegueis hasta Pienza.

Pero eso os lo contaremos en otro reportaje

Mas pistas

Lo que las guías no dicen

En Siena cierran pronto; muy pronto. No parece que estén en el sur de Europa.

Sus horarios son de otras latitudes así que tenedlo en cuenta tanto para las compras como para comer y cenar.

Lo que no te puedes perder

Está claro que no os debéis perder todo lo que ocurre alrededor de la Plaza del Campo, desde los palacios a sus calles medievales.

Prestad especial atención al Duomo o catedral, y también conviene que os centréis en el Museo Cívico y el Palacio Público.

Si vais en verano, entonces es preciso que intentéis reservaros un hueco para ver la carrera del Palio

Comer en Siena

En Siena, los seneses recomiendan (justo al lado del mercado de la ciudad, detrás de la plaza del Campo) la Tattoria Papei (piazza del Mercato 6), pero a nosotros nos parece que es para guiris.

Así que no lejos de allí tenéis una opción muchísimo mejor como es la de la Taverna San Giuseppe (Vía Giovani Dupré 132).

La calle, pequeña, sale a la derecha del Palazzo. Los gnocchi de ricotta con fondue de queso de oveja de Pienza y trufa están que quitan el sentido. Cocina de la mamma, muy, muy rica.

También es espectacular L’Asinello, en el que, a pesar de tener una estrella Michelin, se puede comer por un ticket que va de los 49-69€.

2 comentarios en «Siena: la sombra y rival de Florencia»

  1. Indudablemente Italia tiene su magia! Si a eso le sumas, su Lengua, su bella gente y un delicioso capucino seria una inigualable memoria! Que placentero reportaje! Gracias Juanma, gracias Gastronomoyviajero lo disfrute muchisimo!!! 🇮🇹❤🤍💚

    1. Italia es muy, muy especial. Y me alergro mucho que el reportaje te haya trasladado hasta allí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *