Sicilia: la esencia de la tradición italiana en una gran isla

Sicilia es como el libro de cuentos «Todos los fuegos, el fuego» escrito por Julio Cortázar: está lleno de pasajes y paisajes distintos que definen su propia identidad.

Y es que esta isla es como un compendio de toda Italia, incluida su excelsa gastronomía, como veréis en la serie de reportajes que hoy iniciamos.

El primer capítulo de esta especie de libro de viajes sobre Sicilia que comenzamos hoy no es una guía (que publicaremos más adelante) sino más bien un preámbulo de sensaciones y emociones encontradas.

Un relato que tiene que ver con lo que se siente cuando uno se integra y forma parte de ese territorio, aunque sea solo por unos pocos días.

Nosotros no entendemos los viajes de otra forma y por eso pretendemos transmitiros ese cúmulo de emociones que os trasladen hasta allí por si no podéis ir de forma presencial.

Ortigia está unido a Siracusa por dos puentes

Coser y cantar

En este periplo, hemos cosido el territorio «de cabo a rabo» y recorrido más de 1.300 km de una isla, Sicilia, que es más grande lo que parece.

Así, hemos contemplado ruinas griegas y romanas, lugares exclusivos al borde del mar Tirreno, Mediterráneo y Jónico…. islas, volcanes…y también hemos visto caos y ese encanto de iglesias y palacios decadentes.

En nuestro recorrido, hemos viajado desde Catania a Siracusa, Neápolis y Ortigia, y desde ahí hemos cruzado la isla de sur a norte hasta la bella Cefalú.

Oreja de Dionisio en Neápolis, Siracusa

De Cefalú continuamos viaje hasta Palermo, la capital, y de ahí hasta la cosmopolita Trapani y las islas Egades, con Famignana y Levanzo incluidas.

La siguiente etapa nos llevó hasta el valle de los templos en Agrigento y a la increíble escalera de los turcos (una pared caliza encima de la playa).

Y de ahí atravesamos de nuevo la isla, esta vez en dirección a Taormina, la joya de la corona, sin olvidarnos del Etna (en erupción).

También sentimos curiosidad por hacer la ruta de el Padrino, la obra de Mario Puzo, para visitar algunos de los lugares donde se rodaron escenas de la celebre película de Francis Ford Copola ahora que se cumple su 50 aniversario.

Savona, el pueblo del Café Vitelli donde se rodó «El Padrino»

Recomendaciones

Viajar fuera de España, si no vas en un viaje organizado, requiere cierta planificación y estar al tanto de algunas cuestiones que tienen que ver con el carácter y modo de vida del lugar al que se va.

SEGURIDAD. Teniendo cuidado de no descuidar bolsos, mochilas y carteras (como en cualquier lugar del mundo) la seguridad en Sicilia es alta.

Incluso de noche y pasando por parajes un tanto dudosos, la calma es total.

CARÁCTER. Dicen que los sicilianos son más toscos que otros italianos, pero todo depende de donde vayas.

La realidad es que hay de todo, gente amable y otros menos amables, pero nada especial.

Eso sí, hablan a gritos, y en muchos lugares suben la compra hasta los pisos superiores con un cubo y una maroma con polea, y por la fachada.

Cefalú

RELIGIÓN. Son muy religiosos, o así parece. Igual que en Nápoles hay muchas esquinas con altares e iglesias para aburrir como ocurre en Trapani, por ejemplo.

HORARIOS. En Sicilia (en época veraniega) amanece a las 5,30 de la mañana, así que se come sobre las 13 h. y se cena entre 20,30 y 21 h.

Tenlo en cuenta para no encontrarte con los restaurantes cerrados.

GASTRONOMIA. La gastronomía siciliana es tradicional. Respetan mucho la historia y los antepasados y la cocina de las abuelas, actualizada o no, es ley.

PRODUCTOS. Aparte de pescados, como el atún rojo y marisco como las gambas rojas, los productos mas utilizados en Sicilia son las almendras, los pistachos, el tomate, la berenjena, el calabacín y el limón.

Ah, y hay unos vinos maravillosos y unos AOVE de grandísimo nivel.

Capilla Palatina en Palermo

RESTAURANTES. Nuestra selección de los restaurantes que vimos en la isla es ésta: Civico 25 (Siracusa); Don Camillo (Ortigia); Cortile Pepe (Cefalú); Osteria dei Vespri (Palermo), Serisso 47 (Trapani) y Osteria Ex Panificio (Agrigento).

PLATOS TÍPICOS. Estos platos no debes perdértelos. Busiate a la norma, Cus Cus de Pescado, Arancine (en todas sus modalidades), Canoli (dulces y salados) y Cassata (tarta dulce).

El cus cus de pescado es uno de los platos típicos de Trapani

STREET FOOD. En algunos lugares como Palermo o incluso Taormina, triunfa la street food. Puedes tomar unos arancini o unos canolis a pie de calle con una cerveza o un vino por 3.50€.

PRECIOS. La vida del turista en algunos lugares de Sicilia no es barata y, estos precios son especialmente elevados en Taormina, donde se pasan tres pueblos.

Es difícil comer sentado por menos de 35€ -aunque sea una pizza, una ensalada y agua-, entre otras cosas porque cobran el cubierto a 4 euros.

Además de eso, existe una tasa turística en todos los alojamiento de la isla que va de 1,50 a 2,50€ (dependiendo de la ciudad) por persona y noche….que se paga siempre en efectivo fuera de factura.

MAFIA. En Sicilia la mafia no existe, al menos nadie habla de ello de forma clara, aunque hay un movimiento ciudadano de resistencia al pago de cohímas.

Lo importante es que este tema no afecta ni al turista ni al turismo, y aunque dicen que la cosa nostra controla el sector de la recogida de basuras y las autopistas, entre otros negocios, nosotros ni afirmamos ni desmentimos.

BASURA. Aparte del caos urbanístico y de la suciedad y decadencia de algunos edificios te sorprenderá la basura acumulada en la calles de Palermo frente a la limpieza casi de patena de Trapani, Cefalú y Ortigia.

PEATONES. Todo lo que tiene que ver con el urbanismo es caótico. Y una parte de ese caos tiene que ver con la ley no escrita de que los peatones nunca tienen preferencia. Así que cuidadín al cruzar las calles.

Valle de los templos en Agrigento

LA MÁQUINA. «Alli donde fueres haz lo que vieres» es un buen refrán siempre y cuando no se refiera a la máquina, es decir, a los coches y la conducción en Italia.

Este siempre es un tema complejo, y mas cuando se alquila un coche, que en Sicilia, por cierto, es carísimo.

Porque salir indemnes y sin un rasguño de esta selva automovilística no es sencillo, así que las fianzas de las casas de alquiler son estratosféricas.

En Palermo, por ejemplo, todo el mundo sabe -y nosotros lo vimos- cómo coches particulares «echan carreras» por la noche derrapando por las calles más céntricas.

Se saltan los stop, las rotondas y los cedas el paso y no se respetan los pasos de cebra.

Además de eso, adelantan con línea continua, aunque sea en un túnel sin visibilidad, y te pasan rozando porque siempre invaden la línea central de separación de carriles.

Cuando llevas tres días allí no tienes más remedio que conducir igual y si ves un stop y tienes la intención de parar, vigila tu retaguardia porque es probable que el coche de atrás no frene.

LO MÁS BONITO. En Sicilia hay muchos lugares que ver y de los que disfrutar, así que es difícil hacer una selección de qué es lo más bonito.

Sin embargo, diríamos que es imprescindible visitar Neápolis en Siracusa, Ortigia, Cefalú, Erice, El Valle de los Templos en Agrigento, Savona y Taormina. Hay mas, mucho más, pero ya lo iréis descubriendo.




ENLACE RELACIONADO. Guía de la Toscana


ENLACE RELACIONADO. Puglia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.