Segóbriga: la ciudad romana mejor conservada de la Meseta

El parque arqueológico de Segóbriga es un importante yacimiento romano (antes celta y después visigodo) situado en torno al llamado cerro de Cabeza de Griego, en Saelices (Cuenca).

Localizado a una distancia de unos 90 km. de Madrid fue uno de los enclaves romanos más importantes de la Meseta.

En la actualidad, es considerado Bien de Interés Cultural (BIC) y fue declarado Monumento nacional hace casi un siglo.

Recorrerlo lleva entre dos y cuatro horas, dependiendo del tiempo que te detengas en cada uno de sus edificios, pero no te defraudará.

Breve historia

Dicen las crónicas de Plinio, entre otros, que la culpa de la conquista (a los celtas) y refundación de Segóbriga hacia el siglo II a.C. la tuvo el lapis specularis.

Esta especie de yeso cristalizado y traslúcido es abundante en las minas de la zona y era muy codiciado en Roma para fabricar el cristal de las ventanas y ornamentos para fiestas.

La situación estratégica de Segóbriga, entre Cartago Nova, su conexión con Toletum Segontia y la riqueza de su suelo, minera y agrícola, fueron las causas de sus gran esplendor y su monumentalidad.

En tiempos de Augusto, poco antes del cambio de Era, dejó de ser ciudad estipendiaría (que pagaba tributo a Roma) para convertirse en municipium o población de ciudadanos romanos.

Reconstrucción fotográfica de como debía ser Segóbriga

El nombre

El nombre de Segóbriga, de origen celtibérico, viene de Sego victoria (como Segovia o Segorbe) y briga, que significaría ciudadfortaleza.

Por lo que su traducción vendría a ser «Ciudad de la victoria» o «Fortaleza victoriosa».

Pero, sea como fuere, lo importante es que hay un trozo de historia entre sus piedras de las que, dicho sea de paso, sólo ha sido excavado un pequeño porcentaje del total del yacimiento.

De hecho, desde que en el año 1888 se encontró un sepulcro que data de la Edad de Bronce, se han venido haciendo algunas calas esporádicas, pero poco mas.

Lugar donde estaba enclavada la casa del procurador minero

Ciudad sobre ciudad

Así que es de suponer que sobre al antiguo castro celtibero, se levantó la ciudad romana, probablemente porque era un lugar estratégico defensivo.

Curiosamente, los habitantes prerromanos reciben dos nombres: olcades , si se considera territorio de Cuenca o carpetanos, si se les considera parte de Toledo.

Y es que a sólo 7 km de Segóbriga se encuentra el yacimiento de Villas Viejas, identificado con la Contrebia Carbica, ciudad de carpetanos.​

De cerca a más lejos: basilica, foro, criptopórtico, calle, aula basilical, termas monumentales y ermita

Qué ver

La antigua ciudad de Segóbriga estaba situada sobre una loma y lo primero que encontrabas en la entrada norte eran el teatro y el anfiteatro.

Afueras de la ciudad

Sin embargo, la visita se inicia por el lado contrario, por el sur, que es el lugar donde se encuentra el centro de interpretación, que era como si dijéramos las afueras de la ciudad.

En esta parte, que se considera extramuros, podrás ver una necrópolis y los restos de la basílica de Cabeza de Griego, de origen visigodo, además del acueducto.

Luego, dentro y aparte de la muralla y la puerta norte, lo que mas nos llamó la atención fueron el anfiteatro y el teatro romanos.

Teatro

El teatro es uno de los monumentos mas importantes, aunque sea el más pequeño de Hispania. Se inauguró en tiempos del emperador Tito hacia el año 78 d.C.

Teatro

Conserva la orchestra con tres escalones para las autoridades y el tablado de madera sobre pilares de piedra tras el que se alzaba una gran torre octogonal.

El graderío cavea tenía cabida para 2.000 espectadores.

Estaba dividido en tres zonas, cada una de ellas reservada a un tipo de espectador según su condición social: la ima cavea, la media cavea y la summa cavea.

El espacio semicircular situado entre la escena y el graderío recibe el nombre de orchestra y era el lugar donde se colocaban los músicos y cantores que acompañaban las representaciones.

Las primeras gradas que rodearon esta zona curva estaban destinadas al asiento de las personas más importantes de la ciudad.

Anfiteatro

El anfiteatro, construido frente al teatro, y como aquél situado a la entrada de la ciudad, tiene forma elíptica y es el monumento mas valioso que se conserva en pie.

Anfiteatro

Tenia capacidad para 5.500 personas y la ima cavea disponía de una grada de honor en cuyo centro se localizaban dos tribunas: una para las autoridades y otra para la persona que corría con los gastos del espectáculo.

La summa cavea, (graderío superior), que no se ha conservado, constaba de 7 filas de asientos de madera. En total, desde el coso hasta arriba había18 metros de altura.

El muro que separaba la arena del graderío, medía 3,15 m para evitar el salto de los animales a las gradas durante el espectáculo.

Termas monumentales

Las termas monumentales eran las más grandes de la ciudad y se construyeron a finales del siglo I d. C. como lugares públicos destinados al baño.

La puerta del patio porticado, daba a la Palestra, una especie de gimnasio, y, desde esta, se accedía al vestuario y a la piscina.

El ritual del baño romano consistía primero en agua fría, al que seguía otro de agua templada, luego caliente, y finalmente la sauna, cuyo espacio está ocupado por la actual ermita dedicada a la virgen de los Remedios.

Sauna de las termas monumentales con la ermita

Aula basilical

Justo antes de las termas monumentales se hallaba el aula basilical que era un gran centro de negocios y estaba formado por tres naves.

Aula basilical con el foro al fondo

El foro

El foro o plaza pública era uno de los lugares más concurridos de la ciudad.

En el centro de la plaza forense se sitúo un monumento cuadrado y escalonado, y cuatro pedestales de estatua en las esquinas, una de las cuales se halló en las excavaciones de 2001.

A lo largo de la vida del foro se fueron erigiendo pedestales con estatuas para honrar a los nuevos magistrados o miembros de la familia imperial.

Actualmente, se conservan los zócalos de dichos pedestales de estatuas a caballo y a pie.

Como curiosidad decir que llegó a haber tal cantidad de ellos que estorbaban el paso, y hubo que retirar algunos para que la gente no tropezara con ellos.

El foro

La Basílica

La Basilica civil, estaba al este del foro, que al contrario de lo que pueda parecer, en «Roma« era el lugar en el que se realizaban las grandes operaciones comerciales y donde los magistrados administraban justicia.

Es uno de los edificios administrativos más grandes de la ciudad. Se construyó entre los años 15 a.C. y 10 d.C.

La Basílica civil

Criptopórtico del foro

Esta parte de la ciudad, pegada al foro, era como los cimientos de la plaza pública.

Sin embargo, parece que para aprovechar su gran espacio subterráneo se utilizó para guardar documentos; es decir, como archivo municipal.

El lugar es inconfundible porque es el único que está techado para proteger las columnatas originales.

Termas del teatro

Entre el teatro y la calle paralela a la muralla se situaban las termas del teatro de finales del siglo I, de las que se conservan los vestuarios y una sauna seca. Estaban adosadas a las murallas.

Mas pistas

Lo que no te puedes perder

Sin duda el teatro y el anfiteatro son los dos monumentos mejor conservados y los más interesantes de ver. También las termas monumentales y el centro de interpretación (incluido el documental) son de obligada visita.

En el plano gastronómico no te puedes perder el restaurante Essentia, en Tarancón.

Lo que las guías no dicen

El circo quedó al aire tras las excavaciones realizadas entre 2004 y 2008 y se construyó en el siglo II sobre una de las necrópolis.

Como en cualquier parque arqueológico conviene hacer la visita guiada porque hay veces que la imaginación no da para mas.

Para ayudarte en este aspecto, a la entrada al parque arqueológico encontrarás el centro de interpretación indispensable para entender mejor la historia de esta ciudad.

La entrada cuesta 6 euros, pero hay una tarifa reducida de 3€ (y los menores de 8 años no pagan). Además, los martes por la tarde y los domingos por la tarde es gratuito.

Consulta aquí los horarios de visita.

Vista panorámica del anfiteatro

Comer

En Segóbriga y hasta en Uclés -a 8 km de Segóbriga- hay algunas propuestas gastronómicas, como las Termas de Segóbriga o la Casa Palacio de Uclés by Domingo Sánchez, que no están nada mal.

Sin embargo, el núcleo de la mayor oferta está en Tarancón, con restaurantes de altísimo nivel.

En esta liga se encuentra la opción mas interesante. Se trata del restaurante Essentia en el que oficia en los fogones el chef Antonio Navarro.

Antonio Navarro trabajó, entre otros, al lado de Manuel de la Osa en el restaurante Las Rejas, en las Pedroñeras, y ahora propone una carta carnal de primer nivel.

La otra opción mas que interesante es Martina, una vivienda en realidad, ubicado en una zona residencial de chalés a las afueras de Tarancón.

Este restaurante elabora una cocina regional, trasladando el recetario manchego a la actualidad tanto en técnicas como en presentaciones.

En el espacio que llaman Bar de Cristal (un porche acristalado) ofrecen una propuesta más informal, a base de tostas y platos para compartir.



***Mérida, el patrimonio romano de hispania


[instagram-feed]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.