Monpiedra: un restaurante playero con aspiraciones gourmet

Monpiedra es un restaurante de playa que está a las afueras del pueblo castellonense de Moncófar.

Es como una evolución entre el chiringuito playero y el restaurante formal que podría postularse en cualquiera de las dos categorías.

Eso sí, si preferís catalogarlo como chiringuito, entonces deberíais añadir la palabra “top”.

Un local que quiere “florear” los platos más simples y habituales de los pueblos marineros, pero incorporando ciertas novedades gourmet que sorprenden a la mayoría de los comensales.

Por eso, además, la carta de Monpiedra cuenta con un menú del día y otros menús degustación, a precio cerrado, como el de arroces o la parrilla de carnes, para satisfacer a todos los grupos de comensales.

Playa de Moncófar

Y es que en los tiempos que corren, y con la que llevamos encima, no está demás posicionarse en un lugar que atraiga a casi todos los bolsillos.

Dicen sus detractores, que alguno hay, que las raciones, aunque ricas, son reducidas en tamaño. Y en nuestra opinión, puede que tengan razón, y este es un asunto que se debería revisar por si acaso.

Porque no hay que confundir “bocados gourmet” con platos minimalistas; territorio que muchas veces se traslucha sin razón, empleando un término marinero.

Moderno y agradable

Pero Monpiedra -por esta zona muchos nombres comienza por Mon, como el propio Mon-cofa- es un local que, tras sucesivas reformas, se ha adaptado a los nuevos tiempos.

Por eso, con un toque moderno, combina a la perfección una sala (amplia) cubierta, y una terraza, ambas cerca un mar Mediterráneo que por estos lares ruge sin escolleras.

En nuestra visita pudimos dar fe de que el local es muy espacioso y nada agobiante.

Pulcro y aireado, nos gustó muchísimo, y el servicio, amable y atento, también nos agradó, aunque, como en todo, siempre hay detalles mejorables.

Yurena Beltrán, la encargada, nos contó que antes tuvieron otro negocio en el polideportivo del vecino pueblo de Xilxes, pero que ahora se habían trasladado aquí y que siguen creciendo poco a poco.

“Allá por el verano de 2016, decidimos dar un paso al frente convirtiendo 1600 metros cuadrados de solar en un Restaurante con encanto propio, con diferentes ambientes”.

“Nuestra idea es que aquí se sienta la brisa del mar y a la vez podamos divisar las vistas a la sierra de Espadán”, subraya.

El restaurante tambien dispone de una especie de “zona chill out”, en el jardín, donde podrás disfrutar del mar en un ambiente natural.

Silent music

Se da la circunstancia de que aquí, cuando regrese la normalidad total, se volverán a organizar cenas con música.

Antes de la pandemia estos eventos se realizaban en las fiestas más señaladas -como la inminente fiesta de San Juan- pero a partir de ahora, cuando se pueda, la idea es hacerlo un sábado al mes.

Se llama Silent Music y consiste en ponerse unos cascos y escuchar la música ambiental en vivo, individualmente; es decir, sólo si quieres, y bailar (si quieres y se puede).

Así que no paran de darle al coco para completar una oferta de ocio que, si no se tuerce, se va a merendar a todos los restaurantes de los alrededores, exceptuando alguno del Puerto de Sagunto.

Menú y carta

A diario, salvo el dìa de descanso, tienen un menú del día por 12,90€ que se incrementa cinco euros mas si se toma en fin de semana.

Además, también disponen de un menú de arroces (19,90€) y otro de carnes a la brasa (23.90€).

Buñuelos de bacalao

Nosotros nos decantamos por el menú de arroces y por eso, de los entrantes disponibles, elegimos los buñuelos de bacalao con alioli de miel (3 unidades).

También probamos la sartencita de titaina (un especie de pisto) con huevo poché y tempura de hortalizas con salsa kabayaki y sesamo garrapiñado.

sartencita de titaina

Nos gustó mucho la tempura y también la titaína aunque tal vez adolecía, según nuestra opinión, de exceso de azúcar. Cosa que también observamos en los buñuelos, en este caso justificado por la presencia de la miel.

Arroz del señorito

Después tomamos un arroz del senyoret que estaba notable y lo comimos directamente de la paella (que no paellera) que es como se estila por estos lares.

tempura de hortalizas con salsa kabayaki y sesamo garrapiñado.

El arros o arroz, de un dedo de grosor dentro de la paella tenía sus corresponientes gambas peladas (se llama del señorito porque todo el marisco que lleva está limpio y pelado).

Estaba justo de salinidad, y en el punto adecuado de cocción; es decir, en perfecto estado de revista, así que la nota es casi sobresaliente.

Arroz del senyoret

Otros arroces

También disponen de otros arroces como el de verduras, fideuá de marisco y paella (tienes que avisar cuando hagas la reserva si vas a tomarla).

Asimismo, aunque con un suplemento (6,90€), puedes optar por un arroz con bogavante o con carabineros (8.90€).

Por otro lado, el arroz negro solo está en carta y tiene un precio de 12€ por comensal.

La parrilla

Llama la atención la parrilla y la cantidad de carnes que se sirven en un restaurante playero.

En el menú de carnes a la brasa (23,90€), siempre según mercado porque el producto es fresco, podrás tomar tres carnes sin suplemento.

Estas carnes bien pueden ser un entrecot de ternera, lagarto ibérico o secreto de cerdo ibérico con compota de manzana.

La bebida, en todos los menús, siempre es aparte y algunas carnes llevan un suplemento adicional.

Tarta de tres chocolates

Otros platos a elegir en carta

Entre los entrantes, puedes pedir en carta, calamares enharinados acompañados de salsa tártara (9,90€) o pulpo de Marruecos cocido a baja temperatura y parmentier de patata (16,90€)

Con respecto a las carnes, dispones, entre otros platos, de una entraña de ternera a la parrilla acompañado con mix de setas (16,90€) o el solomillo de vaca gallega con foie (18,90€).

Textura de pistachos con garrapiñados

Postres

Por lo que se refiere a los postres, todos caseros, en menú, tienes una más que digna tarta de tres chocolates, flan de café y pan de Calatrava, entre otros.

Pero el mejor, sin duda, y también lleva un suplemento de 1.50€, es la textura de pistachos con garrapiñados y salsa de chocolate blanco. No dejéis de probarlo.


Monpiedra. Calle Cami Serradal, 52, 12593 Moncofa, Castellón. Telf. 615 97 24 55 (conviene llamar para reservar y ver horario de apertura).


Nuestro menú de arroz

  • Sartencita de titaina y huevo poche
  • Tempura de hortalizas con salsa kabayaki y sesamo garrapiñado
  • Arroz del senyoret
  • Tarta tres chocolates
  • Textura de pistachos con garrapiñados y salsa de chocolate blanco


***Morella, qué hacer en este bello pueblo de Castellón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *