Loft 39, el palacio del gin tonic frappé

Cómo disfrutar en un mundo de sensaciones

Desde que el restaurante Loft 39 abrió sus puertas a finales de 2005 en una de las esquinas más selectas del barrio de Salamanca de Madrid decorado por el interiorista Pascua Ortega no ha perdido un ápice de su glamour. Es más, se ha ido renovando con nuevas propuestas y hoy, gracias al trabajo y la iniciativa de su director Oscar Pino (lleva dos años y medio en el cargo) , goza de una clientela fiel ‘y guapa’ que llena casi cada día un local con capacidad para 140 comensales.

Pino ha conseguido no sólo dar más equilibrio al menú, con propuestas como el monográfico a la cocina italiana que dedica cada jueves por la noche, sino que ha impulsado junto a su chef, nuevas propuestas que le dan a la carta un aire siempre renovado. Asimismo, y teniendo como base el cuidado y mimo por la matería prima, Loft 39 ofrece un menú cerrado, a mediodía, al módico precio de 25 euros. Dicho menú incorpora platos de cuchara como las lentajas con foie, las pochas con rape, las verdinas con langostinos o los arroces caldosos en sus diversas variantes que, como dice Pino, “tratan de imitar a los platos que hacía mi abuela”.

Debido a esta pasión por hacerlo todo “casero”, en el restaurante de la calle Velázquez sito en un preciosa casa de estilo neoclásico, tampoco escasean las novedades. En la esencia de esta nueva carta se encuentra el bacalo o los callos en una base de salsa verde y butifarra negra, la carabineros en témpura con cuscús de cítricos, el risotto de pulpo y boletus y el lomo de venado con setas y manzanas, ahora que estamos en temporadas de setas y caza.

La sorpresa del gin tonic

Para el año próximo el objetivo que se ha marcado el restaurante es seguir fidelizando clientes y ofrecer nuevos servicios como la realización de gin tonics ‘in situ’ que se pueden tomar en la misma mesa en la que se ha cenado. Para ello Pino, que es un experto en su elaboración y un enamorado de este clásico ahora de moda otra vez, se ha ‘inventado’ una auténtica boutade de este combinado: el gin tonic frappé. “La idea, dice Oscar Pino, es explicar al cliente cómo se elabora, con qué ingredientes y con qué ginebra, para que el disfrute del mismo comience incluso antes de preparar la mezcla”.
En Loft 39 emplean 45 de las más afamadas ginebras premium –que van rotando cada fin de semana- las mejores marcas de tónica y los cítricos más espectaculares. El último investigado por Pino es la cidra: una especie de limón gigantesco –del tamaño de un melón-, que junto a otros cítricos y manzanas ácidas sufren un proceso de congelación. Así es como se sirve, en un bloque…junto a la ginebra prácticamente rocosa, se vierte sobre ella la tónica…et voilá, estamos ante el gin tonic frappé. Esta misma técnica la emplea para preparar otro cóctel, esta vez con champán y fruta de la pasión.

En definitiva, una visita a este restaurante, perfecto para cualquier celebración, asegura comer o cenar en un lugar que enamora, con una cocina en constante renovación y en un ambiente chic y moderno que se complementa con su lounge-bar. Además, y gracias a la parcelación de sus comedores, es un sitio perfecto para hacer presentaciones comerciales y reuniones de empresas…. y, por supuesto, por sus gin tonics, un lujo para los amantes de este combinado universal.

Loft 39. c/ Velazquez, 39 28001 Madrid. Telf. 914 324 386

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.