Geometrías comestibles: arquitectura y repostería en el mismo acto

Cuando formas y fondo se encontraron 
Ya no te catearán más la geometría porque te ‘la vas a comer’.
Al menos eso es lo que propone María Navascués, (arquitecta y gastrónoma): comerse
poliedros, paredes, sofás y hasta el ‘refugio de Robin Hood’. A estas alturas
seguro que aún no teneis ni idea de qué estoy hablando, así que voy a
explicarlo mejor. Me refiero a la aplicación de los conocimientos
arquitectónicos para elaborar dulces. Navascués se dio a conocer con La
Rosconada, un obrador que ofrecía roscones distintos y elaborados a base de
fresas y champán, gin tonic o anís del Mono y que vendía por internet.
Pero esta emprendedora no se conformó con reinventar el roscón, como
hiciera con la trama, el literato Adolfo Bioy Casares, sino que después se
lanzó y pensó hacer una discoteca comestible. Para ello, recreó a escala 1/1 un
espacio matérico y riquísimo, realista, consumible y
perecedero. Por eso de esta discoteca se comía todo; desde las paredes al techo,
pasando por el mobiliario con si fueran snacks, laydowns de nubes, paredes dulces, techos de manzanas y un sinfin de
materiales comestibles…
Así es como su inquietud y afán por innovar, relacionando la
formas arquitectónica con la comida, le llevaron a desarrollar nuevos proyectos
como el de la ‘geometría’ comestible que ahora propone y que consiste, básicamente,
en aplicar arquitectura, cartografía y topografía para elaborar artesanías
comestibles, alimentos geometrizados, maquetas y otros elementos de la
arquitectura que se puedan masticar y disfrutar.

“Geometrías comestibles” es también el nombre de un evento que tendrá lugar
en Madrid en el Espacio Trapézio, en el mercado de San Antón, el próximo 30 de
noviembre y que constará de dos sesiones: una tendrá formato de showroom y durante
dos horas se expondrán las obras de este estilo que ya se han realizado para que los asistentes puedan
degustarlas. Como define la propia autora ‘Se trata de encontrarnos con otra
realidad matérica comestible y geométrica como maquetas arquitéctonicas ,
decoraciones, estudios y techos colgantes comestibles’.
Por eso presentarán sus
dulces innovadores en forma de torre biónica (media naranja), de redes construídas
con mikados y cake balls o espacios habitables con obleas.

La segunda parte del evento tendrá lugar al día siguiente y consistirá en un
taller en el que se mostrarán las claves para elaborar estas geometrías
comestibles y poder realizar alguna de ellas en nuestras propias casas. 

Finalmente, señalar que Navascués también ha puesto en marcha, junto a Beatriz
Azpilicueta, un catering creativo de autor, llamado La Paella de Papel, desde
el que personalizan cada evento, incluso construyendo el soporte donde
se va degustar. Y no sólo eso, además construyen con comida y crean platos
y presentaciones nuevas, a las que no estamos acostumbrados.

Geometrías comestibles. Showroom. Viernes 30 de noviembre. 19
h. Mercado de San Antón. Madrid. Sala Trapezio. Taller
de aprendizaje.
Sábado 1 de diciembre. De 16 a 20,30 h.  Precio
showroom. 10 euros. Taller, 50 euros (entrada conjunta 55 euros). Reservas. mediacion@espaciotrapezio.org
. Telf. 616 072 751
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.