Ezcaray: la esencia de la Rioja rural y acomodada

Cualquier estación del año es perfecta para viajar hasta Ezcaray.

Su belleza, cuidada arquitectura, entorno, su estación de esqui, la calidad de sus alojamientos y su gastronomía… Todo es atractivo.

Allí se encuentran, por ejemplo, el Portal de Echaurren y Echaurren tradicional, los restaurantes del dos estrellas Michelin Francis Paniego.

Así que hay razones más que suficientes para visitar este precioso pueblo emblema de La Rioja.

Sierra de la Demanda

Con menor nombre que Haro, este pueblo, a 800 m. de altitud sobre el nivel del mar y situado a los pies de la Sierra de la Demanda, tiene magia.

Y es que Ezcaray merece ser visitarlo al menos una vez al año. En invierno, en primavera, verano u otoño, siempre hay algún aliciente para disfrutar.

Por eso, se puede decir que Ezcaray tiene muchas razones para ir y repetir, y una gastronomía de Champions League.

Belleza por todos lados

De hecho, solo por probar la cocina del dos estrellas Michelin (tres si contamos la que tiene en la bodega Marqués de Riscal en El Ciego) Francis Paniego, ya merece la pena darse una vuelta por allí.

Además, si tienes la suerte de que nieve o haya nevado, entonces el panorama fotográfico se vuelve idílico.

Mires hacia donde mires, siempre hay algo bueno en un pueblo donde, sin perjuicio de otros lugares emblemáticos de la Comunidad Autónoma, se puede encontrar de todo.

Datos históricos

Famoso, en parte, gracias a la televisión, ya que aquí se rodó la serie de comedia policiaca ‘Olmos y Robles’, Ezcaray fue fundado en el siglo X por los reyes navarros.

En 1076 fue anexionado a Castilla convirtiéndose en puesto fronterizo y se le concedió un fuero especial en el que se incluían los pueblos de alrededor (Fuero del valle de la villa de Ojacastro, Ezcaray, Zorraquin y Valgañón’).

La intención era repoblar el paraje fronterizo que entrañaba cierta peligrosidad.

De hecho, circula una ‘leyenda negra’ que tiene que ver con la Argolla del Fuero colocada junto a uno de los soportales de la plaza.

Y es que cualquier facineroso que conseguía tocar esa argolla era redimido de sus delitos, y durante un tiempo determinado no podía ser perseguido por la justicia.

Esta treta (que deviene del fuero) pretendía dejar que los delincuentes pudieran instalarse en el pueblo y así repoblar la zona.

Calidad de vida

Ahora, y aparte de calcetines, mantas, gastronomía. buenas viandas y maravillosos paisajes, Ezcaray (que proviene del Euskera ‘Haitz-Garai’ o Peña Alta), es un lugar tranquilo y que desprende calidad de vida.

Asentado a orillas del río Oja, cuyo puente medieval aún cruzan los coches (habría que cerrarlo al tráfico), es superpaseable tanto por dentro como por los aledaños.

Y es que, justo a la salida del pueblo, en la carretera que lleva hacia la estación de esquí de Valdezcaray, se encuentra la antigua estación de trenes ahora reconvertida en un precioso bar-restaurante.

Plaza del Quiosco

Otro lugar de interés es la plazas del Quiosco (parecida a la plaza del Castillo de Pamplona), con sus casas típicas entramadas, porticadas y llenas de soportales.

Plaza del Quiosco de día

También son muy populares la Plaza de la Verdura, la Real Fábrica de Paños de Santa Bárbara, el palacio del Arzobispo Barroeta y el palacio del Ángel.

Plaza del Quiosco de noche

Pero, sobre todo, la iglesia de Santa María la Mayor, situada justo enfrente del hotel Echaurren, que es de estilo gótico aragonés.

Iglesia de Santa María la Mayor

Más Pistas

Lo que las guías no dicen

Desde la antigua estación sale una vía verde, justo por donde circulaba el tren, perfecta para hacer senderismo y cicloturismo.

Ezcaray está a solo 14 kilómetros de Santo Domingo de la Calzada, un pueblo que debes visitar.

Santo Domingo de la Calzada

Recibe su nombre de su fundador, Domingo García, que construyó allí un puente (para que los lugareños pudieran cruzar el rio), un hospital y un albergue para peregrinos, ya que es lugar de paso del Camino de Santiago.

Aparte de la catedral (de pago) en Santo Domingo hay un precioso Parador y la muralla más extensa de la Rioja.

Lo que no te puedes perder

No te puedes perder el ‘género’ que venden en embutidos Pison donde se pueden comprar algunos de los mejores chorizos y morcillas que hayas probado.

Sala de Echaurren

También son famosos los calcetines de Alarvi. Esta tienda, fundada en Pradoluengo (Burgos) en 1960 por Simona Villafranca, conserva dos sedes de venta directa: una en Burgos capital y otra en Ezcaray.

En Santo Domingo, recorre la calle Mayor, la Catedral, el Parador y la Muralla.

En Ezcaray, la Iglesia, el paseo por la ribera del Rio Oja, la plaza del Quiosco y, por supuesto, date un homenaje gastronómico en Echaurren, además de unas bajaditas -si hay nieve- por las pistas de la estación de esqui de Valdezcaray

Comer y dormir

Apartamento de Real Valle Ezcaray

El Hotel Echaurren es, sin duda, uno de los mejores lugares para comer y pernoctar.

Aunque a nosotros para pernoctar también nos gustan los apartamentos Real Valle Ezcaray, en Zorraquín, que se ha convertido en un barrio de Ezcaray, apenas a un kilómetro del pueblo.

Son funcionales, perfectos para familias y la atención al público es extraordinaria.

*** Navarra: de Olite a Zugarramurdi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *