Brookei, bocados de sabor

Nuevo en Madrid

Últimamente tengo bastante suerte en mi ‘misión’ de conocer nuevos restaurantes porque me encuentro con lugares clásicos que merecen un homenaje y también con novedades que, tras un corto periodo de funcionamiento, ya han conseguido un nivel gastronómico más que notable. Una de estas nuevas joyas es Brookei, con su chef Alfonso Sánchez a la cabeza. Un restaurante en pleno distrito de Chamberí, en Madrid, que apenas lleva cuatro meses abierto, ya ‘ha marcado el territorio’ y tiene una clientela fiel.

Y no sé si es porque Sánchez –aunque empezó con Salvador Gallego- ‘se ha criado’ en los fogones de Nodo y Pan de Lujo, a las órdenes de Alberto Chicote (ha estado con el seis años), o porque ha llegado a un acuerdo gastronómico con los hermanos Borja y Juan Infante -propietarios del local- pero el caso es que la cocina que hacen en este restaurante podría definirse con dos frases: tiene los pies en la tierra y es sabrosa.

¿Os preguntareis qué quiero decir con ello? Pues, muy sencillo, que sin huir de la técnica cuando es necesario, los platos que elabora están buenos, ricos…sabrosos. Ejemplo de ello podrían ser el tataki de presa ibérica con vinagreta de miel trufada o el tomate Chicote con Burrata, Sal Ahumada y Arbequina, que está tan bueno o más que el original. Y eso, en los tiempos que corren, donde hay chefs que se lanzan a hacer cocina de autor sin haberse doctorado antes en la universidad del sabor, no es nada desdeñable. De hecho, en mi opinión, es la base para triunfar. Esto, además de gozar de una buena ubicación, una decoración agradable y…suerte.

En Brookei se dan todas esas circunstancias, porque la cocina de Alfonso unida a un acertado interiorismo, y bastante americano en su concepto, diría yo, diseñado por Javier García Vinuesa y Juan Sobrino, forman un tandem perfecto. Con sillones corridos y una exposición –cambiante- de cuadros en las paredes -que se pueden comprar- y con diferentes alturas y reservados, el local ofrece un ambiente muy actual y personal.

El fin está claro: proporcionar un espacio moderno y elegante con un ambiente íntimo donde el cliente pueda disfrutar de una ocasión gastronómica especial. Y para ello nada mejor que unir cocina de mercado a ciertos toques de autor como ocurre, por ejemplo, con el Gazpacho de mango con erizo de mar y aceite de oliva navarro, las Ostras ecológicas en tempura con ají amarillo ,y, sobre todo, con el Ceviche de rape en carpaccio con aliño de lima y pico de gallo.

Pero en su carta hay muchas más sorpresas agradables como las croquetas de choco con ali oli suave, el sashimi de pulpo a la gallega o la raya a la plancha con su espina crujiente, tomatitos especiados y alcaparras. Aunque el restaurante mantiene que su plato estrella es el Steak Tartar con huevo de trufa (y está buenísimo), yo remarcaría la ejecución del tataki de presa, el tomate, el ceviche de rape y la raya, aunque a mi también me cautivó el arroz meloso de butifarra y boletus, que espero que, a la publicación de este post, ya esté en carta. He de confesar que no probé los postres sólidos porque no podía más, pero tuve la ocasión de degustar un sorbete de cítricos (limón, naranja, pomelo rojo y lima) muy agradable y refrescante.

En cuanto a los vinos, disponen de una carta corta que se esfuerza porque haya variedad a precios razonables. Por ejemplo, Matarromera Melior Barrica o Viña Salceda Crianza, por poco más de 18 euros; un Tagonius 2009 por 20 euros o ya, en vinos de mayor fuste, como el Roda 1 reserva 2005, por 40 euros.

Como curiosidad, decir que Brookei dispone de un menú a medio día -de lunes a viernes- que permite escoger entre 3 primeros, 3 segundos, postre, café, pan y bebida por sólo 15€ o el llamado guiso del día (Incluye pan, bebida, postre y café)por 10 euros.

Brookei. Calle de Espronceda, 34 .Madrid. Teléfono: 914410501
www.restaurantebrookei.com (web en construcción)

6 comentarios en «Brookei, bocados de sabor»

  1. Ay, señor… Yo no puedo llegar de hacer ejercicio y ponerme a leer sobre un tataki de presa ibérica con vinagreta de miel trufada. Cómo suena eso, por Dios, seguro que es pecado. Pues nada, va a haber que ir por allí a pecar…

  2. buen sitio si señor, fui hace un par de meses y lo disfruté. Este sabado me tiene por alli de nuevo para probar nuevas creaciones.
    Charly.

  3. para mi es una de las mejores experiencias qu he tenido en restaurantes nuevos ya que por el precio esperaba una cocina sencilla y me enontrado una cocina que no tiene nada que envidiar a restaurantes de mucha categoria y mucho precio enorabuena volvere seguro

  4. la ostia fui el otro dia y me encanto ademas es barato para la calidad que tiene tengo ya ganas de volver a ir seguir asi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.