Barrancas de Burujón: un paisaje convertido en anuncio publicitario

Las Barrancas de Burujón, a sólo 30 km. de Toledo, se hicieron famosas hace algún tiempo gracias a un anuncio publicitario de una conocida marca de refrescos de cola.

Y no es la primera vez que pasa, porque un caso similar le ocurrió a Medinaceli tras recibir, para rodar un spot, la visita del mismísimo David Beckham.

En este caso, no había personajes, sino solo un paisaje que aparecía, casi subliminalmente, al final del anuncio, pero el tiempo suficiente como para recordarlo y decir: yo quiero ir ahí.

Las Barrancas son unos cortados formados por la erosión del Tajo que. sumado al viento, han creado unas características cárcavas arcillosas.

Algunos dicen que se parecen al Gran Cañón del Colorado, pero lo cierto es que son muy parecidas a las cárcavas cercanas a la presa del Pontón de la Oliva (Madrid/Guadalajara).

Un kilómetro

La extensión de estas cárcavas de color rojizo es de aproximadamente un kilómetro y, en algunos lugares, alcanzan más de cien metros de altura.

En concreto, existe una loma, conocida como el «pico del Cambrón», el mismo nombre que una de las puertas de entrada a Toledo, que alcanza los 120 m.

Viraje fotográfico, con parte de la foto a b/n, de las barrancas

Todo el camino está bien señalizado y, de hecho, existe lo que se conoce como la «senda ecológica de las Barrancas», que cuenta con varios miradores.

Desde estas atalayas privilegiadas, y que salpican todo el recorrido, podrás contemplar, sin prisas, los espectaculares cortados sobre el pantano, además de su flora y fauna.

Acantilados con cesped que parecen de otras latitudes

Embalse de Castrejón

Por si esto no fuera suficiente, en el interior de las barrancas se encuentra el embalse de Castrejón, que confiere una belleza aún mayor al paraje y lo convierte en refugio de numerosas especies de aves.

Además, cierra de algún modo el círculo de su exuberante belleza completada por algunos acantilados con césped que nos trasladan, imaginariamente, a las costas del norte de España.

Todos estos factores contribuyen a que las Barrancas de Burujón sean uno de los rincones más hermosos de la provincia de Toledo.

Aunque, hay que reconocerlo, durante mucho tiempo y hasta que salió en tv en el anuncio del mencionado refresco, su ubicación ha pasado inadvertida para la mayoría de los visitantes.

Flora y fauna

Una de las razones de que este destino fuera ignoto, hay que buscarlo en la sorpresa que produce encontrar, de repente, esta maravilla en medio de la nada y en la provincia de Toledo.

En cuanto a la fauna, lo más llamativo es la gran cantidad de aves que podemos encontrar como cigüeñas, patos, garzas…Aunque también hay conejos, liebres y perdices.

Pero, además, el paraje sirve de hábitat para numerosas especies de aves amenazadas, tales como el halcón peregrino, águila imperial ibérica, el búho real o el buitre negro.

Cómo llegar

Para llegar a Las Barrancas hay que dirigirse a la circunvalación de Toledo, tomar la carretera CM-4000 y el desvío del Km.26.

Esta carretera es la que conduce hasta Talavera de la Reina y pasa por Puebla del Montalbán.

Una vez tomado el desvío, se accede a una pista de tierra -viniendo desde Toledo a la izquierda- sólo unos metros antes del cruce de Burujón.

Después, y a unos cien metros, se encuentra una pista por la que se accede en coche hasta las barrancas y a un parking con un chiringuito.

Nosotros preferimos emplear la opción de dejar el coche en el parking porque es más ecológica y porque el sendero hasta las barrancas es un paseo agradable.

Todo está perfectamente señalizado, de manera que no hay pérdida. Una vez que salgas del parking (andando) y camines unos 50 metros encontrarás una bifurcación: el camino bueno es el de la derecha.

Más pistas

Las Barrancas fueron declaradas Monumento Natural en el 2010 por la Junta de Castilla La Mancha y también tienen la clasificación de Zona de Especial Protección para las Aves y Lugar de Interés Comunitario.

La extensión de la ruta por las Barrancas de Burujón viene a ser aproximadamente de un par de kilómetros ida y vuelta, con varios miradores para observar y cargarse de energía con el paisaje.

Castillo de Guadamur

Comer

Por aquí no hay restaurantes lujosos, pero sí alguno en el que se come bien, de forma abundante y a un precio que rara vez supera los 15 euros.

Uno de los que recomiendan, en el mismo pueblo de Burujón, es la Cervecería el Palacio, pero nosotros no estuvimos allí.

Sin embargo, si queréis ver otro bello pueblo y con Castillo (de propiedad privada por lo que hay que mirar bien horarios) nosotros recomendamos ir hasta Guadamur.

Exterior del restaurante El Practi

Aquí podéis comer en el restaurante el Practi: manteles de papel, servicio atento y cocina de verdad.

Ponen un menú con entrante, principal, postre, bebida y café por 14,90 euros que te reconciliará con la cocina sencilla, pero contundente.

Repetimos. Nada de lujos, ni soles Repsol o menciones Michelin. un restaurante de pueblo con cocina de cercanía ¡donde saben hacer cachopos! y la carne está tan tierna como si la tomaras en Asturias.

Otra opción que tiene buena pinta, en este mismo pueblo, es el restaurante Monte Athos, situado a la entrada y a la derecha de la villa.


En este enlace está el VIDEO COMPLETO


***Las cárcavas del Pontón de la Oliva en carne y hueso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.