Andorra y la nieve: el único matrimonio perfecto

Andorra es bonito tanto en invierno como en verano, pero no cabe duda de que la nieve, y las posibilidad de realizar deportes de invierno, son su principal atractivo.

Sin embargo, en el momento actual, y dadas las circunstancias pandémicas, a sus pistas de esquí sólo pueden acceder los residentes en Andorra.

Además, Andorra ahora se ha puesto de moda por el ronroneo de los youtubers que han desplazado allí su domicilio para pagar menos impuestos.

En cuanto al turismo de compras, que antaño llenaba los maleteros de los coches que pasaban su frontera (mantequilla, tabaco, licores…). ya no es lo que era.

Breve historia

La historia cuenta que Andorra fue fundada por Carlomagno en el año 805 en reconocimiento a la ayuda prestada por sus habitantes a los sarracenos.

Pero de lo que no cabe ninguna duda es de que este pequeño país, tiene un pasado eclesiástico importante, tal vez por su cercanía a Urgel y su obispado.

Hoy, de hecho, Andorra está dividida en siete parroquias (o barrios) que se extienden por el valle y la montaña o que buscan acomodo al otro lado de ella.

Qué ver

Románico

Andorra está plagado de pueblos románicos, como el de Pal, pero también de iglesias y torreones salpicando su geografía.

Entre las iglesias, una de las más bonitas es las de Sant Joan de Caselles (s. XI y XII), cerca de Canillo, con un precioso campanario lombardo.

También recomendamos visitar Sant Romá de Les Bons (s.XII) con su torre de defensa y Sant Miquel, en la ruta que va hasta el lago Engolasters.

Otro templos de interés son Sant Martí de la Cortinada, en Ordino (precioso pueblo, por cierto) y Sant Climent de Pal, en el pueblo de Pal, al lado de la Massana.

La patrona

Hemos dejado para el final el santuario de Nostra Senyora de Meritxell (patrona de Andorra).

Esta iglesia, fue arrasada por el fuego (algunos dicen que provocado),  y reconstruida, no sin polémica, por el arquitecto Ricardo Bofill en 1976.

El asunto es que la iglesia nunca se terminó….se supone que por falta de presupuesto, aunque nadie lo sabe a ciencia cierta.

Hoy sigue suscitando mucha polémica porque se discute si era adecuada esa estética considerada demasiado fúnebre y oscura.

Pero, sea como fuere, ahí está y aunque nada mas sea por curiosidad hay que verla.

Esquiar

Sin embargo, como ya hemos dicho, la nieve y, en concreto, el esquí, sigue siendo el principal reclamo de Andorra, incluso para los novatos.

Por ejemplo, ¿te imaginas una pista megaverde de 8 km. de longitud en la que poder aprender a esquiar sin problemas o dormir en un hotel iglú?

¿Te gustaría poder lanzarte desde un helicóptero para saltar a la pista, esquiar con parapente o disfrutar de un trozo de Ibiza en medio de la nieve?

Pues estas son alguna de las actividades que ofrecen las dos estaciones de esquí andorranas –Vallnord y Grandvalira-, aparte de otras muchas como trineo con perros, motos de nieve….

Y todo ello, además, adaptado a las nuevas tecnologías para que no te falten, desde apps que te guien por el mejor recorrido, hasta la instalación de wi-fi en pistas.

Vallnord

El dominio de Vallnord  cuenta con tres sectores esquiables: Arcalis, Arinsal y Pal, además de con la única escuela de Speedride –esquí con parapente- de la Península Ibérica.

Asimismo, si eres debutante podrás deslizarte por su pista Megaverde, de nada menos que 8 km. de longitud.

La salida se sitúa en las Portelles (2.552 metros) y la llegada en el Hortell (1.940 metros).

Este recorrido, incluye un trazado por las pistas del Túnel, Els Orris, La Basera y el Pont.

Grand Valira

La estación de esquí de Grandvalira es la más grande del sur de Europa con un total de 210 km esquiables.

Cuenta con Pas de la Casa-Grau Roig y Soldeu-El Tarter, como principales sectores para practicar deportes de nieve.

Uno de sus atractivos es alojarse en el Hotel Iglú situado a 2.350 metros de altitud.

El hotel está construído con nieve y consta de un bar, un restaurante, 3 habitaciones románticas, una estándar y una suite.

El alojamiento tiene una terraza exclusiva con vistas al circo glacial de Grau Roig en la que se sirven ostras, sushi, champán y otras delicatessen.

Tobotronc

Pero si quieres más, aún tienes más oferta lúdica. Por ejemplo, el Tobotronc, que es el tobogán más largo del mundo.

Se baja a 35 Km/h.

Por seguridad sólo se cierra si llueve, pero, de lo contrario, podrás bajar a casi 35 km/h durante sus mas de 5 km. de recorrido.

Hay gente que sube y no quiere repetir (ese NO fue nuestro caso) porque vas metido en una especie de trineo/bobsleig y bajas a toda pastilla, aunque tiene frenos manuales.

El problema es que no puedes frenar mucho porque si el que viene detrás es rápido, te alcanzará.

Sin embargo, a nosotros nos encanta. Es como un “chute” de adrenalina. Bajas una vez, y otra, y otra….hasta ene veces.

La subida hasta la salida de esta montaña rusa es casi en vertical y dura 12 minutos. ¡Casi nada!

Para acceder a ella debes ir hasta Naturlandia, en Sant Juliá. Si vienes de España, está a la derecha antes de entrar a Andorra, y si te vas, a la salida de la capital, a la izquierda.

Caldea

Pero, claro, con tanto ajetreo lo suyo es guardar algo de tiempo para relajarse al final de la jornada.

Y el mejor lugar para hacerlo es, sin duda, el completo termolúdico de Caldea, el más grande de Europa.

En el momento actual está cerrado, salvo el espacio Inúu, un centro wellness anexo a centro termolúdico.

Dispone de una espectacular área de tratamientos que ocupa una superficie 2.180m² en la que se encuentran 16 cabinas, un private wellness y diferentes espacios de relajación (Ú lounge).

Sin embargo, para nosotros, que somos aguerridos viajeros, lo mas espectacular son los ríos exteriores.

Son una especie de piscinas serpenteantes que dan al aire libre y donde puede haber cinco bajo cero de temperatura exterior, mientras tu caminas en bañador por ellas.

Además, tiene una especie de jacuzzis exteriores que te encantarán (al menos a nosotros, sí). Esa sensación de frío y calor es indescriptible.

Caldea

Mas pistas

Lo que las guías no dicen

Aunque ahora solo puedan esquiar los andorranos, los principales visitantes de sus pistas, aparte de los catalanes, son franceses, ingleses y rusos.

Llama la atención, también, que un 75 % de las personas que disfrutan de la nieve son esquiadores y solo un 25 % practica snowboard.

Además, si te gusta el senderismo, el municipio de La Massana cuenta con el Parque Natural del Comapedrosa, uno de los enclaves naturales mas bellos de Andorra a 2.942 metros.

Lo que no te puedes perder

Podríamos hacer sólo una línea de este apartado, porque según nuestra opinión no deberías perderte nada.

Así que, aparte del esquí o lo que quieras hacer sobre la nieve, Caldea, en Andorra, y el Tobotronc son imprescindibles.

Otra de nuestras recomendaciones es que te des un paseo en moto de nieve (si eres motero/a notarás lo que es potencia) y comer en una borda típica.

También es emocinante un descenso al anochecer por la pista de esquí de La Solana/Tubs (se ilumina de noche y se abre el telesilla los jueves y sábados de 17:00 a 20:00).

Y si te va el freestyle tienes zona reservada y exclusiva en el Sunset Park Peretol, abierto de viernes a domingo de las 15.00 h a 21.00 h.

Comer y dormir

Lo típico de Andorra es comer en una borda (cabaña): una especie de casa rural típica del país.

En algunas de ellas se secaba tabaco y por eso cuentan con una especie de altillo donde dormían los payeses.

Centro de la ciudad

En el menú no faltarán las carnes y quesos, pero sobre todo, el trinxat que está compuesto por coles (en Andorra son autóctonas), patata y tocino (bacon).

Las versiones más modernas de este plato incorporan también otros embutidos como el chorizo y ponen como base una tortilla de huevos.

Bordas

En nuestra opinión la borda del Avi (abuelo) y la borda Estevet son algunas de las mejores opciones en esta categoría.

Aparte de los establecimientos citados, el mejor en relación calidad-precio es el Celler d’en Toni; una referencia culinaria durante los últimos 40 años.

También el restaurante Sol i Neu, del hotel Hermitage, por poseer unas vistas impresionantes.

Borda Estevet

Asimismos, podéis comer en el Roc de les Bruixes, en las pistas de Canillo, en la estación de GrandValira.

El aliciente aquí es almorzar o cenar a 2.000 m. de altitud y bajar esquiando..

Hoteles

Si vas a la zona de Arinsal, el hotel Princesa Parc puede ser una buena opción, ya que está pegado a los remontes para subir al sector de Vallnord

En Andorra ciudad, uno de los más lujosos y céntricos es el hotel Plaza, que está está en el corazón de Andorra la Vella. Otra opción estupenda es el Rutllan en La Massana

Pero si quieres algo realmente espectacular tu hotel es el Grau Roig a 2100 metros de altitud, donde se acaba la carretera.

Un hotel boutique de 42 habitaciones –un refugio de montaña de diseño- que posee Spa, y cuatro restaurantes: la marmita, la fromagerie, el teatro del Vino y la Vaquería.

La otra joya de la corona es otro hotel Spa, el Hermitage, en Soldeu, que cuenta entre sus ocho restaurantes.con el Sol i Neu ya mencionado.

Terraza en una habitación del hotel Hermitage

Además, desde 2019, el chef Francis Paniego (Dos estrellas Michelin en Echaurren, Ezcaray, La Rioja) es asesor gastronómico del Hotel y gestiona directamente el menú del restaurante Ibaya

El hotel también cuenta con el superocinero japonés Hideki Matsuhisa que dirige el restaurante Koy Hermitage.

2 comentarios en «Andorra y la nieve: el único matrimonio perfecto»

  1. Cuando el frío es calidez . Pasión por la libertad. Maravilloso. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *