Tulum: el amanecer en un paraíso turquesa

Tulum es la maravilla de las maravillas: un paraiso en la tierra. La única ciudad maya al borde del mar Caribe

Esta ciudad milenaria pertenece al estado de Quintana Roo, el más joven de los estados mexicanos.

Dicho Estado, recibió su nombre en honor al abogado, político y poeta que fue decisivo en la independencia mexicana en el siglo XVIII (Andrés Quintana Roo).

En lengua maya, Tulum significa muralla, aunque este nombre parece haber sido utilizado para referirse a la ciudad cuando ya se encontraba en ruinas.

Amanecer

Ante se llamó Zamá o amanecer. Un topónimo mas bonito y lógico, si pensamos que esta ciudad se encuentra a orillas de un mar increible y turquesa.

Por si esta no fuera suficiente justificación, está rodeado de playas de arena blanca y su castillo o palacio se encuentra mirando al este; justo al amanecer.

Centro religioso

Dada la cantidad de edificios que componen la ciudad, se supone que era un grandísimo centro religioso y de culto.

Y es que, aunque se han encontrado inscripciones del año 564, la mayoría de las construcciones se realizaron durante el llamado periodo post-clásico de la civilización maya -entre los años 1.200 y 1450.

De hecho, la ciudad todavía estaba habitada en los primeros años desde la llegada de los españoles, pero a finales del siglo XVI ya no quedaban residentes.

El castillo

Uno de los edificios más importantes de la zona arqueológica -que se halla dentro del parque natural del mismo nombre- es el El Castillo y está construído frente al mar.

Es, junto al templo del Dios del viento, una de las construcciones más antiguas de la ciudad que algunos arqueólogos sostienen que servía de faro
para los navegantes.

Y es que se piensa que les indicaba el momento en que debían tomar el canal.que dividía el arrecife.

Esto se lograba mediante la ayuda de dos ventanale de la fachada de este edificio, los cuáles se iluminaban con luz natural o antorchas por la noche.

Dichas señales indicaba a los tripulantes el momento preciso para hacer virar las embarcaciones, así evitaban chocar con el arrecife salvaguardando las mercancías que transportaban.

Magia

Las ruinas de Tulum están cargadas de magia. En algunos de sus edificios aún quedan restos de las coloridas pinturas que engalanaban sus fachadas.

Pero lo más importante de Tulum es visitarla temprano para no sufrir los agobios del calor y la humedad.

Así, frescos, podremos contemplar los contrastes cromáticos de su vegetación, sus piedras y su paisaje marino.

Contrastes

Contrastes impresionantes, luz indescriptible para un lugar tan mágico que puedes quedarte mirando y mirando un día entero.

Además, justo debajo del Castillo, hay una coqueta playa de aguas cristalinas y muy cerca de allí la envidiada Playa Paraíso.

Esta “beach” es la playa de las postales; la de la palmera sobre la arena blanca y las aguas turquesas…en la que te puedes bañar mil veces seguidas y dejar que el sol y el ambiente hagan el resto.

Playa Paraíso

Si caminas un poco por esta playa, verás que en el horizonte cercano se divisa Tulum. ¿qué mas puedes pedir?

*** República Dominicana: cinco planes infalibles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *