Menorca: qué hacer en tres días

Dicen que Ibiza es la ‘isla bonita’, pero si alguna isla balear merece este calificativo esa es, sin duda, Menorca.

Tranquila, señorial, distinguida, exclusiva y casi a salvo del mundanal ruido, Menorca representa una oportunidad única para disfrutar de uno de nuestros paraísos cercanos. ¿Quieres saber lo que puedes y debes ver en tres días?

Calma chicha

Menorca es la isla más al norte de Baleares y, por ello, en invierno, sufre el vaivén de las tormentas y el viento.

Cada año, por estas fechas, encalan entero el pueblo de Binibeca, un pueblo de pescadores medio real, medio artificial que es, de hecho, una de las atracciones de la isla.

Digamos que en Menorca aparte del viento y sus aguas cristalinas, todo transcurre con tranquilidad. Es llegar y entrar en modo slow.

La vida se distribuye en tres puntos neurálgicos, las ciudades de Mahón y Ciudadela, cada una a un costado de la isla, y las playas y calas: las del sur más turquesas y arenosas, y el norte con aguas azules y violetas. Esto es lo que puedes hacer en tres días.

Qué ver

1.- Mahón

Lo primero que debes hacer es alquilar un coche o una moto, si es que no lo has hecho ya en el aeropuerto o el puerto.

Una vez instalado te recomendamos comenzar por ‘lo menos bonito’; es decir, Mahón.

Es la capital y tiene una población de 28.000 habitantes. Su puerto está considerado como uno de los mejores puertos naturales del mundo.

Su fortaleza central luego convertida en hospital, prisión y ahora lugar de eventos, mantenía a raya a los piratas que surcaban estas aguas o eran su refugio.

Al contrario que la tranquila Ciudadela, si buscas marcha nocturna debes ir a Mahón.

Puerto de Mahón

2.-Ciudadela

Ciudadela es la segunda ciudad más grande de Menorca, pero la más bella gracias a su precioso puerto, el Castillo de San Nicolás, la catedral o la plaza del Borne.

La catedral de Menorca fue construida entre los siglos XIII y XIV es de estilo gótico. En cuanto a la plaza del Borne, su obelisco conmemora la heroica defensa de Ciudadela ante el ataque turco de 1558.

Finalmente, el castillo de San Nicolás, fue construido a finales del siglo XVIII para defender el puerto de la ciudad.

Pasear por el puerto de Ciudadela es siempre maravilloso y una oportunidad para dejar que la vista se pierda sin rumbo.

Ciudadela es el pueblo más bonito de Menorca

3.- Es Mercadal

Lo mejor de Mercadal es que está en el centro de la isla y sus restaurantes sirven rica gastronomía local.

Además de eso, el Monte del Toro (350 m.), el faro de Cavalleria, Cala Pregonda y S’albufera des Grau, son sus principales alicientes.

Con 350 metros de altitud, el monte del Toro es el techo de la isla

4.- Fornells

Fornells está al norte de la isla. Cuenta con un puerto tradicional y una gran bahía de más de 3 kilómetros de longitud.

Aparte de su escuela de vela, lo más conocido de es su caldereta de Langosta con lugares tan emblemáticos como Es Pla, a pie de puerto, frecuentado por el Rey emérito Juan Carlos I, o mejor Es Cranc (el cangrejo), en el interior del pueblo.

Fornells no solo es la “capital” de las calderetas, sino el mejor lugara para la vela

5.- Binibeca

Binibeca es un pequeño pueblo de pescadores situado unos 8 kilómetros al sur de Mahón.

Fue construido en los años 70 y, al ser uno de los lugares más turísticos de la isla, se encuentra completamente restaurado.

Ahora acaba de ser encalado de arriba a abajo para encarar el verano que ya está aquí. De todos modos, es visita obligada y caminar por sus callejuelas, aunque en silencio,un ritual ineludible.

Binibeca en un pueblo de cuento: blanco, inmaculado…artificial, pero coqueto

6.- Naveta des Tudons

Es el monumento prehistórico y megalítico más famoso de Menorca y de las islas Baleares, en general.

Se dice que es el edificio más antiguo de toda Europa, y uno de los representantes de los Talayot prehistóricos: edificios funerarios que datan del año 1000 a.C.

Se encuentra en la carretetera que va de Mahón a Ciudadela y no te lo debes perder.

Los hay, aunque de menor importancia, por toda la isla como el asentamiento cercano a  Son Bou, hacia el sureste, en el interior, con la Torre d’en Galmés, como máximo exponente talayótico.

Naveta des Tudons

7.- Calas y Playas

Las calas y playas de aguas cristalinas y colores imposibles son sin duda uno de los atractivos de Menorca.

Hay que distinguir entre las del norte y el sur porque no solo cambia el color del agua, sino su morfología y composición.

Pregonda

En el norte, y cerca de Fornells encontraréis Cala Tirant, Cavalleria y Cala Pregonda. Pregonda es la estrella aunque haya que caminar un buen rato desde el parking.

Sus colores ocres y dorados la hacen distinta a todas las de la isla. La arena es roja y el paisaje casi desértico.

Otra ilustre del norte (cercana a Ciudadela) es  Algaiarens, ya que está catalogada como zona de Especial Protección para las Aves por la Unión Europea y Área Natural de Especial.

Cala Galdana, Pregonda, Macarella y En Turqueta

En Turqueta

También cerca de Ciudadela, pero hacia el sur, está la pequeña cala de en Turqueta (turquesa como el color de sus aguas).

Como otras muchas calas, Cala Turqueta está escondida entre pinos. Pero la mayortía dispone de parking (normalmente de pago) .

Un poco más allá y hacia el sur están Cala Galdana, Macarella y Macarelleta, aparte de Mitjana.

Galdana, Macarella y Macarelleta

Todas ellas son maravillosas. Galdana más familiar y con varios hoteles cerca, y Macarella y Macarelleta (a las que se puede llegar caminando desde Galdana) son idílicas.

En esta última se practica el nudismo. Para llegar a Cala Mitjana el camino es el mismo que para ir a Cala Galdana.

Esta pequeña cala tiene la peculiaridad de contar con varias cuevas a las que podreis acceder nadando.

cala de Macarelleta

Son Bou es la playa (no cala) más larga de la isla y está al sur.

Al lado de la playa, se encuentra la reserva natural Prat de Son Bou que incluye dunas, pantanos y numerosas especies de aves, además de las ruinas paleocristianas de la basílica de Son Bou.

8.- Cova Den Xoroi

Vista desde Cova Den Xoroi

Está situada en el sueste de la isla, cerca de la playa de Son Bou y en un acantilado cerca de Cala en Porter.

Se puede visitar de día (turismo puro), tarde (chill out) y noche (discoteca) y a todas horas es mágica.

La cueva está rodeada por distintos miradores situados estratégicamente sobre los acantilados.

Dónde comer

La propuesta gastronómica de Menorca no es muy amplia, aunque sí interesante.

La mayoría de los restaurantes turísticos se encuentran en Ciudadela en el tramo que va del puerto al Castillo.

Esta ciudad (o pueblo) de casi 27.000 habitantes cuenta con el único bib gourmand de la isla como es Smoix (av. Jaume el Conqueridor 38).

Restaurante Mon

Otro lugar que os recomendamos es Mon (Passeig de Sant Nicolau), también en la zona de Ciudadela.

Además de ser hotel con encanto, lo dirige el chef Felip Llufriú discípulo y, a la sazón, compañero de fogones de los hermanos Roca en el hotel Omm de Barcelona.

Otras recomendaciones por esta zona son El Horno (des Forn 12) y Agua (San Rafael,9).

Para comer la mejor caldereta de langosta de Menorca (aunque no es barata) os aconsejamos Es Cranc (Escoles 31), en Fornells y para degustar comida muy menorquina, casi de payés, Ca N’aguedet y C’an Olga, en el centro mismo de la isla, en Es Mercadal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *