Superalimentos: ¿moda o realidad?

La fiebre por los superalimentos no hace sino incrementarse a diario entre la población.

Por ejemplo, en California (EEUU), la pasión por un bebedizo a base de té fermentado, el kombucha, se convirtió hace meses en una tendencia con miles de seguidores que posteriormente cruzó el Atlántico.

Y lo mismo les pasa a semillas, legumbres y cereales, como la Chia, la Quinoa o las bayas de Goji, por poner algunos ejemplos.

Por suerte, en el recetario español y, más concretamente, en nuestra dieta mediterránea, también tenemos muchos alimentos funcionales (que tienen propiedades beneficiosas que van más allá de su función alimentaria) o superalimentos.

Entre ellos, y por citar algunos, están el ·oro líquido”; es decir, el Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) y el jamón de bellota.

El jamón de los cerdos criados con bellota y en libertad tienen muchos beneficios saludables

Lo que la verdad esconde

Pero, ¿qué hay de cierto en ello? ¿Son sólo una moda o estas noticias tienen base científica que las sustente?

Las pregunta clave es si un alimento puede convertirnos en supermujeres o superhombres y ponernos a salvo de enfermedades o alargar nuestra vida con una calidad desconocida hasta ahora.

Y es que de un tiempo a esta parte no hacen sino aparecer noticias de alimentos casi milagrosos para evitar infecciones, desarrollar nuestra inteligencia y hasta enlentecer el envejecimiento.

Pero hay que ser muy cautos porque muchas de estas afirmaciones se hacen sin fundamento científico alguno. Incluso, cuando se presentan estudios hechos en animales de experimentación, también hay que ser cautelosos porque sus efectos deben demostrarse en humanos.

Y es que, como señalaba Ana María Cuervo, codirectora del Instituto Einstein para la Investigación del Envejecimiento de Nueva York, en un entrevista reciente publicada en el diario El País ,”desde hace ochenta años, los experimentos con animales muestran que comer menos prolonga la vida y el tiempo que se vive con salud, pero los estudios que demuestren ese vínculo en humanos son complicados. (de realizar y verificar)

Si no comemos de forma equilibrada, nuestra salud se resentirá

Jamón contra la colitis ulcerosa

En España, el último en incorporarse a esta tendencia ha sido el jamón de bellota y, en concreto, el de la empresa Joselito, ya que según un estudio realizado en ratones, la ingesta de jamón de bellota podría prevenir y/o reducir los efectos de la colitis ulcerosa, que junto a la enfermedad de Crohn, componen la llamada enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

Al parecer, las ventajas de consumir este alimento vendrian de su alto contenido en ácidos grasos omega 3, con efecto antiinflamatorio.

Gracias a su composición 100% natural, sin conservantes, aditivos, colorantes, ni metales pesados, y a su alto contenido en omega 3, el jamón Joselito se posiciona como un protector frente a dolencias del intestino, según las investigaciones llevadas a cabo por la Universidad de Oviedo.

A este descubrimiento se suman los efectos cardiosaludables del jamón de bellota, demostrados en estudios realizados en colaboración con la Universidad de Salamanca y la prestigiosa clínica MAYO en USA, recogidos en la publicación científica Journal of Nutrition Health and Aging.

Finalmente, señalar que, como informó el equipo que ha realizado el estudio, integrado por el biólogo de la ​Universidad de Oviedo, Felipe Lombó​, y la veterinaria ​Beatriz Isabel Redondo​, profesora titular en la Facultad de la ​Universidad Complutense​, y que forma de los proyectos “Joselito Vital” y “Life”, ya han comenzado un ensayo en humanos, para intentar reproducir estos resultados que, de momento, solo han sido vistos en animales de experimentación.

José Gómez, Flipe Lombó y Beatriz Redondo en la presentación del estudio

Alimentos funcionales

Así pues, es un hecho que estamos asistiendo a un boom de los alimentos que aparte de nutrirnos hacen más cosas; es decir, alimentos funcionales que ahora han sido rebautizados como superalimentos.

Y es que, como ya habreis adivinado, la nutrición y todo lo que la rodea -dejando a un lado las dietas para adelgazar- son la disciplina médica que más cambios registra cada cierto tiempo.

Como ejemplo, solo decir que las sardinas en otro tiempo denostadas por ser una comida de pobres ahora se han convertido en una riquísima fuente de ácidos grasos omega 3 que, como otros pescados azules, entre ellos el salmón y el atún, cuentan con propiedades capaces de proteger nuestro corazón y el sistema vascular.

El atún es una fuente notable de omega 3

Pero, ¿cómo definir a los superalimentos? En realidad, no hay una respuesta concreta, aunque podría decirse que son aquellos productos que sin elemento añadido alguno, tienen efectos beneficiosos para la salud que van más allá de la mera alimentación.

Quedarían, pues, fuera de este término, los productos que llevan algún elemento añadido (leches enriquecidas, etcétera) y los compuestos que la industria farmacéutica fabrica y vende en cápsulas.

Antes de nada remarcar que estos alimentos no curan ninguna enfermedad, sino que, en todo caso, ayudan a prevenir ciertas patologías o refuerzan nuestras defensas ante ellas.

Por eso los expertos en nutrición no se cansan de repetir que la mejor manera de aportar al organismo todo lo necesario es siguiendo una alimentación sana y variada rica en legumbres, frutas, verduras, pescados y aceite de oliva virgen extra sin excluir otros alimentos con mala prensa como los huevos, lácteos, la pasta o las carnes magras. Vamos, la denominada dieta mediterránea.

Flavonoides

Uno de los compuestos funcionales más interesantes, desde el punto de vista de la salud, son los flavonoides por su acción antioxidante celular (la oxidación nos hace envejecer y nos mata).

Y entre ellos destacan, por sus posibles beneficios sobre la salud, la luteína y los licopenos. La luteína se encuentra en muchos vegetales de hojas verde como la espinaca, la acelga y el brócoli, aunque también está presente en el maíz y en la yema de huevo.

Los tomates son un superalimento repleto de licopenos

Alguno de estos alimentos (aparte de la zanahoria) aportan también betacaroteno, con capacidad para transformarse en vitamina A en el interior del organismo y ejercer efectos beneficiosos sobre la vista y prevenir la degeneración macular.

En cuanto a los licopenos, están presentes en el tomate y representan uno de los compuestos más interesantes por su prevención de algunos tipos de cáncer como los de próstata y mama.

Omega 3

Pero, sin duda, uno de las sustancias funcionales más conocidas son los ácidos grasos omega 3 y, en menor medida, los omega 6. Y ello es debido a que protegen el corazón y ayudan a controlar el colesterol malo.

Se da la circunstancia de que, como ocurre con las vitaminas, el cuerpo humano no es capaz de producirlos así que deben ser ingeridos a través de la alimentación. Su fuente principal son los pescados azules, pero también el jamón de bellota, el aceite de soja y las nueces.

Lo importante es que los efectos de algunas de estas sustancias y los alimentos que las contienen ya han sido probadas en estudios clínicos en humanos.

El jamón de bellota es un manjar, aparte de excelente para la salud

Envejecimiento

Uno de los temas más controvertidos es confirmar que algunos de estos superalimentos pueden restrasar el envejecimiento, como sostuvo la profesora de veterinaria que ha realizado el estudio en ratones para a firma Jamón Joselito.

Y es que el envejecimiento celular, en general, depende de muchos procesos y en él interviene mucho la genética. De hecho, hay unos fragmentos de nuestro ADN, llamados telómeros, cuya longitud define nuestra esperanza de vida.

Pero, ¿qué ocurre con quienes no han sido tocados con la varita genética de la longevidad?

Que no cunda el pánico. Para el resto también hay remedio; y ese remedio pasa por hacer ejercicio físico de forma moderada y regular (el exceso de ejercicio nos oxida con mayor rapidez) y en alimentarnos bien.

Radicales libres

En este segundo punto es donde entra la producción de radicales libres. Dicho de forma resumida y simple, cuando respiramos (el mismo oxígeno que nos da la vida) estamos oxidando nuestras células.

Los pimientos tienen mas vitamina C que los cítricos

Si nuestra genética es mala o comemos de forma improcedente, nos oxidaremos más rápido porque estos radicales libres serán más numerosos en nuestro organismo.

Por eso los científicos llevan buscando desde hace años productos y alimentos que contengan barredores de radicales libres. Es decir, sustancias que actuen como una escoba retirando estos de nuestro cuerpo y haciendo que nos oxidemos menos.

Algunos de estos alimentos con antioxidantes son los ricos en vitamina C , como los cítricos y el pimiento verde, y también otros como el AOVE , y ahora parece que también el jamón, entre otros.

Despensa “curativa”

Por eso no vamos a negar que salvo fraudes contrastados y modas, tomar mayores cantidades de los llamados superalimentos van a mejorar nuestra salud. Estos son los que están más de moda (por orden alfabético).

Las almendras (mejor sin pelar) protegen el cerebro y los huesos
  • Almendras. Mejor con piel, ya que aporta antioxidantes, son ricas en vitamina E, manganeso, magnesio y calcio. Protege el cerebro y fortalece los huesos.
  • AOVE.  El aceite de oliva virgen extra, es una de las bases de la llamada dieta mediterránea y el superalimento por excelencia, ya que cuenta con ensayos clínicos en humanos que han demostrado que reduce el riesgo de padecer problemas cardio y cerebrovasculares, y reduce el colesterol.
  • Arándanos . Contiene antioxidantes, especialmente antocianinas, que parecen inhibir el crecimiento de las células de cáncer de colon. Además, en estudios realizados en animales,  también previenen y revierten la pérdida de memoria asociada a la edad.
  • Bayas de Goji del Himalaya.  Son una especie de cerezas secas, a las que se atribuyen beneficios como enlentecer el envejecimiento, pero muchos expertos piensan que tienen las mismas características que nuestras uvas pasas.
  • Berros. Como casi todas las verduras y hortalizas ‘verdes’ son antioxidantes y son tan poderosos como las berzas.
  • Cacao. El chocolate negro (cuanta más cantidad de cacao mejor) reduce riesgo de cardiopatías y la tensión arterial . Además, contiene antioxidantes, flavonoides y antiinflamatorios. Estimula las endorfinas básicas en la sensación de felicidad.
  • Cebollas y zanahorias. Las  cebollas son ricas en betacaroteno, la fibra alimentaria y el flavonoide quercetina. Además, las zanahorias y las espinacas también  son fuentes esenciales de betacarotenos.
  • Cereales. Una dieta equilibrada debe basarse en la variedad de granos integrales: avena, cebada, centeno, mijo… El arroz integral se considera el más equilibrado: proporciona vitaminas del grupo B y E, grasas saludables, proteínas y minerales.
  • Chia (semilla). De moda por su exotismo, viene de México y Guatemala donde se la conoce como ‘salvia  hispanica’. Aparte del aporte de fibra y omega 3, incorpora  triptófano, lo que provoca sensación de saciedad y contribuye a la pérdida de peso (como el salvado de trigo).
  • Cítricos. De entre todos los cítricos, el mejor antioxidante y generador de vitamina C son las naranjas y los limones. Con respecto al limón, aparte de vitamina C, aportan limonoides de su  corteza que parecen contribuir a la prevención de algunos tipos de cáncer..
  • Col china. Se utiliza en la cocina oriental (en los famosos rollitos de primavera, por ejemplo). Apenas tiene calorías, grasas ni azúcares y es rica en minerales. Mejora la salud de los huesos y el sistema cardiovascular.
  • Granada. Este fruto tan incómodo de consumir por sus pipos, es capaz de reducir la tensión arterial a corto plazo, así como el estrés oxidativo  en personas sanas .
  • Kiwi y manzana. El kiwi es, con la manzana, la fruta más completa. Lucha contra la hipertensión, tiene el doble de vitamina C que una naranja y es rico en minerales y fibra. Contiene luteína, un pigmento que actúa como filtro de la radiación solar.
  • Nueces. Aparte del pistacho y las almendras, las nueces son los frutos secos con mejores propiedades saludables. Tomar tres piezas al día proporciona prevención cardiovascular.
  • Pistacho es el fruto seco más rico en vitaminas A y E, amén de controlar el colesterol malo. Protege la piel y aporta también vitaminas b y c, grasas monoinsaturadas y minerales.
  • Quinoa. Llegada del Perú, las semillas de este pseudocereal contienen hidratos complejos, proteínas, Omega-3 y 6, fibra, minerales y vitaminas E y B. Tiene características similares a nuestras lentejas, por ejemplo.
  • Remolacha. Es otro de los superalimentos cardiosaludables. Sus altos niveles de nitrato son convertidos en óxido nítrico por el organismo, un anticoagulante y vasodilatador arterial. También incorpora altas cantidades de hierro, por lo que es ideal para recuperarse de enfermedades o combatir un déficit de hierro. Eso sí, contiene azúcar.
  • Rúcula. Se la considera altamente nutritiva y efectiva en la lucha contra el cáncer (de páncreas, mama y colon), gracias al glucosinato (compuesto habitual de muchos vegetales) y los flavonoides.
  • Salmón. El salmón contiene Omega-3, un ácido graso esencial para el desarrollo cerebral y para fortalecer el corazón y el tejido muscular, pues es rico en vitaminas A, B y D, calcio, hierro, fósforo y selenio. Además, reduce el colesterol y podría mejorar la artritis.
  • Tomate. Su alto contenido en licopeno, parece que podría prevenir  el cáncer de mama, próstata y colon. Alguna de sus variedades contiene también antocianina, un pigmento con las mismas propiedades que otros superalimentos como los arándanos. Según datos científicos, los  tomates procesados tienen las mismas cualidades que los frescos.
Aceite de oliva, arroz con plancton de Angel león, lentejas y salmón, muy saludables

Comer bien alarga la vida

¿Quieres conseguir gratis el libro “Alimentos funcionales. Aproximación a nueva alimentación”?

Si quieres recibir de forma gratuita el libro en PDF, solo te pedimos que nos ayudes siguiendonos en RRSS. Twiter: @juanmabgymas @gastroviaje Instagram: @gastronomoyviajero @jmbgymas. Una vez lo hagais, nos podeis enviar vuestro correo electrónico pidiendo el libro a este email.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *