El chorro de Navafría, “da el salto”

Está a solo hora y cuarto de Madrid, pero es un lugar maravilloso y soprendente.

Se trata de la cascada del Chorro de Navafría, un salto de agua impresionante a pies mismo del Parque nacional de la Sierra de Guadarrama.

El torrente proviene del llamado Arroyo del Chorro, que a su vez toma el agua del río Cega, un afluente del Duero.

El cauce del río conduce hasta la cascada de El Chorro de Navafría

Cómo llegar

Desde Madrid se llega por la carretera de Burgos. Pasado el Puerto de Guadarrama, como a 95 km. de la capital, hay que tomar el desvío a Santo Tomé del Puerto y desde allí la N110 dirección Segovia.

Una vez en las inmediaciones del pueblo de Navafría (no hace falta entrar en él), un cartel ya nos indica la cercanía de la zona recreativa de la cascada del Chorro de Navafría.

Está catalogada como zona recreativa porque, aparte de merendero, tiene una especie de piscinas naturales que se llenan en verano con el agua del río.

Pinos negros de altura increíble jalonan toda la ruta de unos 1200m.

Parkings

En la zona hay dos parkings, que en verano (del 16 de mayo al 15 de septiembre) cuestan 5€, pero que son imprescindibles para dejar el coche.

Si vas ahora, es gratuito y, si no hay fiestas ni puentes, puedes encontrar gente, pero es llevadero.

En verano estas piscinas naturales (de agua helada) se ponen a tope

En la zona, aparte de hornos cubiertos preparados para barbacoas, hay un chiringuito donde anuncian que hacen las tortillas más ricas.

Nosotros no podemos decir que lo fueran, porque no nos quedamos, pero las raciones del local-cabaña tenían buena pinta.

Subida en 20 minutos

Al final del último aparcamiento, con el río brotando entre los helechos, y las cabañas de madera, un cartel nos anuncia la subida hacia la cascada del Chorro… y que se tardan 20 minutos.

Lo cierto es que a nada que vayas un poco ligero/a, puedes llegar al salto de agua en la mitad de tiempo. De hecho, nosotros hicimos la subida en 10 minutos.

Cartel explicativo con las posibles rutas senderistas y el anuncio de los 20 min. en el árbol

Puente y mirador

Una vez subas por el camino forestal, te envolverá una atmósfera de paz y aire puro que te regenerará los pulmones.

Pinos negros altísimos te irán escoltando por todo el recorrido hasta alcanzar la meta: un puente perfecto para hacer fotos y que cruza el río en una de las rutas (esta circular) que hay en la zona.

La cascada en todo su esplendor

Más escaleras

A la derecha del puente, encontrarás unas escaleras (cuidado que resbalan) que te llevan hasta casi la parte más alta de la cascada, donde disfrutarás de unas vistas excepcionales.

Los mas bizarros, ya campo a través (y subiendo), pueden alcanzar la cumbre del salto salto de agua, pero, cuidado, que hay mucha vegetación salvaje.

El puente al principio de la cascada

Y es que la cascada del chorro de Navafría es uno de los principales saltos de agua de la Sierra de Guadarrama, “a caballo entre Madrid y Segovia” junto con los de la Chorrera de San Mamés, (Villavieja de Lozoya, Madrid); la cascada del Chorro Grande (La Granja la Granja de San Idelfonso); la cascada del Purgatorio (Rascafría, Madrid), y la cascada del Hervidero (San Agustín de Guadalix, Madrid).

Vuelta al inicio

La vuelta a la zona recreativa se puede hacer por el mismo camino que subiste, o cruzar el puente y hacerlo por el sendero que está enfrente.

También hay sitio para las barbacoas (con cuidado)

Este sendero te llevará de nuevo al punto de partida donde tomar el coche, hacer una barbacoa, comer un bocadillo o almorzar en el chiringuito que hay allí mismo.

Nosotros no hicimos nada de eso, sino que nos desplazamos hasta Carbonero el Mayor (a 57 km.) donde se encuentra el mesón el Riscal.

dav

La idea (preconcebida) era probar la mejor carne de buey que hayas comido nunca. Y allí estaba…esperándonos. Avisado/a quedas.

Entrada al Mesón Riscal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *