Silk Social Space, bocados ‘di Cardinale’

¡Habemus tapas; ricas tapas!

¡Habemus tapas! Ni Cipri Quintas es el Papa de la
gastronomía, ni el local que dirige –SILK SOCIAL SPACE- el Vaticano, pero su
‘soñada’ gastro-barra de tapas ya ha visto la luz, aunque oficiosamente lleva
funcionando un par de meses.
Cipri Quintas en la terraza del local

Con esta nueva idea, Quintás ha cerrado una especie de
círculo gastronómico al concentrar en el amplio espacio del Silk distintas
propuestas gastronómicas. Por un lado, su vertiente oriental con el restaurante
japo/tailandés que sigue la tradición del local. Por otra parte, el restaurante
español Palé, diseñado por Nacho García de Vinuesa y que tiene en su cocina a
un joven y pujante chef, Manolo Lucas, que ejerció como jefe de cocina en La
Broche y que le pone tanta imaginación a los platos como puede. También dispone de la terraza
Still, la zona de copas al aire libre y la discoteca interior…y ahora, justo en
el lugar que quedaba libre, la barra de tapas. 

mejillones caseros

Una zona que claramente define la fusión de cocina que se quiere dar en este local: a un lado lo
oriental, al otro, lo español y, en medio, una zona de nadie donde ambos
restaurantes ponen parte de su talento al servicio de las tapas.

Ejemplo de ello es la exquisita (y ya famosa) tortilla de
patatas con trufa negra picada y aceite de trufa blanca
, espectacular, según mi
opinión, pero no apta para quienes no soporten el huevo líquido, que comparte carta con los rollitos de verduras con soja
caramelizada
, y  la espectacular puesta en escena de los mejillones en escabeche
caseros
, una delicia, con un maki sushi de salmón.
tortilla trufada

Si vas a tomar tapas en el Silk, que debes ir, no dejes de
probar el tomate relleno de ventresca de bonito y bacalao confitado con salsa
romescu y mango
; un sabor sublime, pero frustrante, porque te quedas
con ganas de comerte el tomate, además del relleno, y no es fácil, pero seguro
que los eficaces colaboradores de Cipri lo solucionarán pronto. Otra de las
tapas donde se ‘luce’ el chef Manolo Lucas es en el Carpaccio de presa ibérica
con manzana y queso Idiazábal
  o el de
ventresca con yogur y eneldo. Se puede acabar o empezar todo este deleite para
el paladar con las vieiras gratinadas con mantequilla de lima y, por suspuesto,
el canelón de rabo de toro gratinado que, aunque riquísimo, yo dotaría al
relleno de más consistencia, pero esta es una opinión muy personal.

tomate relleno

Para el final, pero no en último lugar, no podeis marcharos
del local sin tomar el jamón ibérico Navidul, en formato japo; es decir el
‘japón ibérico’: un maki roll que sustituye el alga Nori por este excelente
jamón. Esta es la fusión de la que antes os hablé, llevada hasta sus últimas
consecuencias.

Muchas de estas raciones 
y otras, como las croquetas de jamón y gorgonzola; el jamón y las
anchoas del cantábrico, se pueden tomar en medias raciones, y también hay
postres delicados como el flan de leche de coco o la tarta dos chocolates, que
ponen punto y final a un festival de sabores bien equilibrados.
maki roll de jamón ibérico

En resumen, una oferta ajustada de efectivos (no hay muchos
platos más de los citados) pero suficiente para tomar casi cualquier hora del
día y en un entorno tan especial y espectacular como ofrece este local tan
glamouroso y con tantos ambientes. Un remanso de paz y buenas sensaciones en el entorno de la Moraleja, en Madrid. Recomendable, no,…lo siguiente.

Silk Social Space. Avda. de la Ermita/Arroyo de la Vega. La Moraleja. Madrid. Telf. 916620315. info@gruposilk.com.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *