Restaurante Sandó: artesanía gastronómica madrileña

El restaurante Sandó abre otra vez sus puertas culinarias de par en par con aire de renovación: nuevo chef y nueva propuesta gastronómica.

Un soplo de aire fresco que viene a completar el auténtico restilyng que ha sufrido el hotel Santo Domingo al que pertenece.

Este hotel, muy cercano a la Gran Vía, se ha abierto a la luz, a la calle, a los viandantes…Y no oculta nada.

Ya no hay cristales ahumados, ni rincones invisibles. Y su terraza, ¡ay su terraza!, enamora hasta a los más pasotas de las endorfinas.

Terraza del hotel Sandó

Abiertos hasta el amanecer

Y es que el restaurante Sandó, se ha abierto a la luz del sol, como algunas ciudades se abren al mar: con alegría, con novedades, con una propuesta, incluída la gastronómica, que quiere abanderar Madrid y su rica gastronomía desde una tradición que se ha visto asaltada por toques sorprendentes.

El bar del hotel abierto a la luz y los viandantes

Cocina divertida

Y para ello, nada más adecuado que fichar a un chef, como Isaac Fernández, con un perfil que asegura que aquí, en lo que a cocina se refiere, nada va a volver a ser aburrido.

No en vano, este cocinero ha pasado por los fogones de Urrechu y también de su propio negocio, el Mendrugo, donde ya practicaba esta especie de cóctel tradicional con un toque rompedor.

Isaac Fernández, el chef

Cualidad que se manifiesta, por ejemplo, en una oreja de cerdo con salsa kimchi, o el arroz con paloma torcaz.

El restaurante no tiene manteles y esto que, a priori, podría parecer una aberración en un local de este nivel, no sólo no lo es, sino que se apunta a una tendencia cada vez más repetida incluso entre los estrella Michelin.

Isaac aporta su indiscutible sello personal: una particular y extraordinaria visión de la gastronomía madrileña en la que apuesta por lo natural y lo casero -todo se hace allí: fondos, salsa, helados, repostería…-, utilizando en la medida de lo posible producto de Km.0 y siempre de temporada.

Así es como consigue elevar al rango de artesanía la cocina madrileña que se ha propuesto desarrollar en la carta.

Clásicos con decibélios

Comenzamos con una demostración de su catálogo de entrantes probando la ensaladilla tradicional con boquerones caseros, los puerros en escabeche asiático y caviar de tomate (10/14€) y la ensalada de arenques con naranja y vinagreta de Vodka. (11/16 €)

Todos platos estrella del chef recuperados ahora para la causa y convenientemente escalonados para guardar el equilibrio de las diferentes potencias de sabor que empañó un poco la suavidad de la croqueta de calabaza.

Sin embargo, la cosa prometía y estos pequeños bocados ya nos iban adelantando el festival de sensaciones que íbamos a disfrutar en el restaurante Sandó.

pil pil de boletus con kokotxas

Y es que la propuesta de Isaac Fernández está repleta de platos deliciosos como, por ejemplo, el pil pil de boletus con kokotxas , que “susurra”a los sentidos, como el hombre que susurraba a los caballos, o la citada oreja de cerdo con salsa kimchi (12/18€) y los callos (12/22€).

Callos que nosotros que somos amantes de los mismos apreciamos con delicioso agradecimiento. Suaves y untuosos, como il faut, estaban impresionantes.

Todos los platos citados pueden tomarse en media ración o ración completa, que se corresponde con los precios que hemos reflejado.

Oreja con salsa kimchi y callos “a la madrileña”

Novedades en carta

Algunos de los platos que aparecen en este reportaje, como el arroz con palma torcaz, o el buñuelo de bacalao con crema ibérica aún no estaban en carta en el momento de visitar el restaurante, pero si no lo están ya, lo estarán en breve.

Así, empeñado en juntar tradición madrileña (paloma es la patrona de Madrid) con sorpresa, por nuestro paladar también sobrevoló un sabroso arroz con paloma torcaz. La paloma está rica, pero el arroz es para nosotros lo más meritorio del plato.

arroz con paloma torcaz

El ambiente del restaurante es agradable, con colores claros, sin estridencias y da para una conversación formal o de negocios, o una más intima e intimista.

En carta también prometen y mucho el Bacalao con untuoso de garbanzos y cristal de espinacas (22€) o la Corvina con guiso marinero (28 €); y en cuanto a las carnes destaca el Pastel de rabo con Campari, manzana Granny Smith y toques de naranja(24 €) o el Jarrete de pato con tartar vegetal (22€).

Bacalao untuoso con garbanzos

El restaurante tiene capacidad para 75 personas y cuenta con un semi-reservado panorámico en forma de cubo y completamente acristalado para 12 comensales, además de un reservado para 18.

También tiene una cueva, tipo speak ease, pero con los ladrillos típicos de los túneles que hay repartidos por la zona vieja de madrid y algunos de los cuales guardan secretos, huidas y conspiraciones.

Tres postres

Probamos tres postres (7 €), como tres eran tres las hijas de Elena. Todos muy sabrosos pero, como en todo, cada cuál tiene sus preferencias.

Tarta de queso con helado de remolacha

De menos a más, la puntuación en el numero tres sería para la tarta de queso con helado de remolacha; el numero dos para la torrija con helado en su jugo, una barbaridad, en si misma… y el indiscutible número uno, por original, sabrosa, increible.., sería para la Ensalada de burrata.

Torrija con helado en su jugo

La idea del chef es que el mercado vaya marcando la temporalidad de su cocina y cada estación traerá propuestas frescas y diferentes donde, como siempre, seguirá habiendo muchas opciones sin gluten.

El ticket medio está en unos 45 € por persona. Además, para los clientes del restaurante, hay 3 horas gratis de parking en el mismo garaje del hotel. Cierra domingo y lunes.

Ensalda de burrata

En resumen, una propuesta muy interesante con una carta justa (perfecto para no marear al cliente) y con platos muy meritorios que debes ir a probar si o sí. Y más ahora que Sandó ha visto la luz. No te lo pierdas. Puede ser la sensación de la temporada.

El menú

  • Ensaladilla tradicional con boquerones caseros (media ración)
  • Puerros en escabeche asiático y caviar de tomate (media ración)
  • Ensalada de arenques con naranja y vinagreta de vodka (media ración)
  • Croqueta de calabaza
  • Pil pil de boletus con kokotxas (nuevo)
  • Oreja de cerdo y callos con salsa kimchi
  • Arroz con paloma torcaz (nuevo)
  • Ensalada de burrata
  • Tarta de queso con helado de remolacha (nuevo)
  • Torrija con helado en su jugo

Restaurante Sandó. Hotel Santo Domingo. c/ Isabel la Católica 2 (junto al metro de Santo Domingo). Telf. 915 47 99 11. www.restaurantesando.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *