Q de Barella y Q de calidad

Recibidor del restaurante y sala para tapear y/o comer

El restaurante de este chef valenciano sigue creciendo a pesar de las dificultades
Suele suceder
–tal vez porque en España casi nadie es profeta en su tierra- que la mayor
concentración de cocineros de alto nivel por metro cuadrado se encuentra en
lugares, provincias y Comunidades en las que no se les presta la debida
atención. Y es una pena, porque contar con ese patrimonio gastronómico no está
al alcance de cualquiera. Uno de estos
casos es, sin duda, el de Quique Barella; chef forjado en los mejores fogones de
España, que ahora regenta su propio local en Valencia –Q de Barella– y que lucha por salir adelante con lo mejor que sabe hacer: cocinar bien.

Quique Barella, forjado, como hemos señalado, en los mejores fogones de
España, estuvo gran parte de su vida profesional trabajando para el grupo el Alto, ahora en horas bajas, tras lo cuál se
embarcó en un proyecto personal, junto a su inseparable, Elsa Fuillerat, para
llevar  a cabo el sueño de tener su
propio restaurante y hacer la cocina que le sale del…alma.

Quique Barella

El
restaurante está en Valencia, cerca del estadio de Mestalla, en el local en el que estuvo
el extinto Torrijos, y se llama Q de Barella. Por envidia o por conocimiento,
algunos sostienen que este es un local ‘maldito’, pero el Chef se ha propuesto
demostrar lo contrario hablando en el campo, que diría un entrenador de fútbol,
o lo que es lo mismo, desde los fogones.

Q de barella o de calidad?
Aparte de la
entrada, con mesas altas y una decoración modernista y sencilla, lo que más
destaca de este local de la calle Finlandia es su cocina: inmensa, espectacular…Y es que hartos
de ver cómo algunos imitadores de chef tienen como cocina un cuartucho con una
placa y un microondas, resulta gratificante comprobar, de vez en cuando, que las
cocinas completas existen e importan.

Luego cuenta
la habilidad del chef, claro está, pero Quique Barella la tiene, y también
calidad, y aunque no se diga de forma directa, esta Q de calidad parece ir a
nuestro subsconsciente desde que empiezan a desfilar los platos por su ascético comedor.

caballa
Cuenta con un
menú de arroz –compuesto por tres platos, más el arroz y el postre- por 22
euros; un menú tapas, con 6 platos, por 25 euros y dos menús que denomina jocs de
cuina
:
uno de de 5 platos por 29,50 y, otro XL con 8 platos por 39,50 euros. 
Nosotros
hicimos un mix de todo un poco y tras los siempre existosos kikos de maíz con
curry, y un aperitivo de salmojejo que está correcto, sin emocionar –en este
punto nuestra exigencia es alta porque conocemos muy bien este plato-,
pasamos a un interesante foie con caballa en medio salazón con encurtidos, a
los que el chef tendrá que prestar mucha atención con objeto de que el vinagre
que les acompaña no engulla a la caballa.

Pero, como
suele suceder en este tipo de ágapes, las mejores sorpresas siempre están por
venir, y es así como nos encontramos con el sepionet con mahonesa de coco y migas de perejil
absolutamente excepcional por sabor, textura y fusión de sabores en la boca.
Espectacular.
sepionet con mahonesa de coco y migas de peregil
Y no contentos con este plato, y como somos amantes de los
cefalópodos, no pudimos resistirnos al que muchos consideran el plato
estrella de la casa y que no es otro que el calamar de playa, con espuma de patata,
jugo de pollo asado y aire de cacao
. ¿Qué quereis que os digamos?
Efectivamente, un plato maravilloso y bien ejecutado, pero en una competición
entre éste y el anterior de sepia, seguro que nos veríamos en un aprieto para
asegurar cual es el top.

calamar con aire de coco
Nos quedamos
con ganas de probar el All i pebre de anguilas 2014 y el atún con olivas y
helado de pan o el suquet de mejillones con mojama (otra vez será); pero bueno, mientras
llegaba el arroz con navajas que elegimos, nos tomamos unas clochinas
valencianas (mejillones) que tenían el valor de entretenernos mientras llegaba
nuestro arrocito. Lo que no sabían los moluscos es que somos devotos de su
sabor; fans y hasta hooligans gastronómicos, de manera que respondieron como un
nuevo plato sabroso al que no tuvimos más remedido que guardar en el zurrón de las exquisiteces..

clochinas

Del arroz con
navajas y ajos tiernos
, poco se puede decir salvo que la solvencia de los
granos y el fondo de su fumé con el agua
de la tierra se agradecen; y todo, sin que estorben las navajas, que ya es…así
que estupendo de principio a fin –y hubo fin, os lo aseguro-.

De prepostre –aunque
es un postre en toda regla- una especie de espuma de helado de guisantes con coliflor
absolutamente rompedor, transgresor..y arriesgado. Tanto que el chef estaba muy
preocupado por nuestra opinión al respecto. Y la prueba no solo fue superada,
sino que lo hizo con notable alto. Nos gustó y mucho, a pesar de que enunciado del
nombre influyera en nuestar memoria sápida con sorpresa. Y luego, claro, como no podía ser de otra forma, tomamos
el postre emblemático de la casa; es decir, es la torrija de horchata con helado de
canela
que Quique elabora ‘a la francesa’: en brioche e impregnando el azúcar en el
bollo para luego hacer la torrija y freirla en mantequilla. Mejor no decir nada
más. Sobran las palabras.

torrja de horchata

Así que, en
conclusión, una gran cocina y un gran cocinero con una carta adecuada -y a buen precio- con una bodega aceptable y unos
platos exquisitos en un local que no está en un lugar fácil y
de tránsito, pero… ¿hay alguno en valencia que lo esté? Así las cosas, lo único que queda decir es que teneis que probarlo.
Q de Barella. c/ Finlandia 7. Valencia. Teléfono. 963 93 63 00. https://www.facebook.com/QDeBarella

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *