My Way Madrid, en la línea del cielo

“My Way …y el cielo de Madrid” podría ser el título de una película ambientada en la capital de España, pero en realidad es el añadido poético a un restaurante, situado junto a la Plaza del Callao, que ya se está convirtiendo en un símbolo de los sky restaurant.

El propio nombre del local puede que le de un toque retro, ya que nos traslada a los años 50 del siglo pasado y a la incontestable voz de Frank Sinatra.

Y es que también hay algo de “a mi manera” (my way) en el modus operandi de su chef, como Joaquín Felipe, que se ha curtido en mil fogones y con el que la “vida” gastronómica tiene una deuda: el tiempo.

Esa visión de la vida, aplicada a la profesión, no solo te hace más libre sino, fundamentalmente, más sabio.

Vision día y noche de una de las zonas del restaurante

A su manera

En el My Way, su enésimo proyecto, cuya antepenúltima estación fue Dogma, actúa con la libertad que le permiten unos galones vivenciales que le llevaron a rozar la estrella Michelin cuando trabajaba para el hotel Urban y Villareal.

Joaquin Felipe en My Way

Un estatus que, por encima de todo, hace que intente casi siempre conjugar el dificil binomio de calidad/rentabilidad, en un territorio, como el gastronómico, donde es difícil llevar adelante cualquier nuevo proyecto .

Estética intimista

Por lo que respecta a la estética del restaurante, destaca su invitación a la “intimidad”; al lujo a tu alcance; al disfrute de los sentidos empezando por unas vistas espectaculares a la Plaza del Callao de Madrid (que se complementan con una coqueta terraza 360º).

Si la noche es clara, verás las estrellas sobre o bajo el cielo de Madrid y si llueve, las gotas marcadas en el cristal, te ayudarán a sentir el placer del otoño.

Barra del My Way Sky Bar

Menú único

El menú degustación es único y cerrado, aunque como alternativa siempre podrás pedir la carta de tapas de la barra.

Esto no solo representa un ahorro en costes y desperdicios, sino que facilita las cosas al comensal.

Seguro que habrá quien piense que esto coarta su supuesta libertad a la hora de elegir los platos, porque siempre hay gente para todo, pero debemos tomar conciencia de que todos (también los comensales) debemos ser más sostenibles y este es un modo de intervenir en la protección del medio ambiente.

Palomitas de wasabi y buñuelo de maíz

Además de eso, permite que el ticket final sea de 38,50€ (Iva incluido) con un menú de 8 pases, lo que dada la situación privilegiada de My Way y las tendencias actuales de los restaurantes de gama media-alta, estamos ante un precio muy competitivo.

Cambio quincenal

El menú actual lo cambian mas o menos cada quince días para que los fans puedan repetir en un breve espacio de tiempo.

Comienza con dos pequeños bocados de palomitas de wasabi y buñuelo de maíz. Ambos con sabores contrapuestos, pero que son la entesala de un buen ágape.

Esta especie de “para abrir boca”, continúa con unas coles de bruselas marinadas y asadas, cuya tapenade y fondo son muy meritorios porque le imprimen un carácter distinto a lo que estamos acostumbrados.

Coles de burselas asadas

La irreverencia plausible de Joaquín Felipe llega en el siguiente plato, el cuarto pase del menú, con unos maravillosos filetes de apionabo con jugo de carne y mostaza, que están de “toma pan y moja”. Increíbles. Fue el plato que más nos sorprendió.

Pero este chef tan auténtico, no podía dejar pasar la ocasión de interpretar su alma con un bacalao en escabeche, bizarro, que te rompe los esquemas y al que a lo mejor habría que bajar un poco la potencia.

Filetes de apionabo con jugo de carne y mostaza

Clandestino

Antes de afrontar la última parte del menú, dejadnos que os contemos que el restaurante es casi un clandestino, ya que está situado en la décima planta de Gran Vía 42 , pero no se ve desde la calle salvo por un pequeño cartel en la puerta.

Vamos que, como si fuera un speak easy, hay que ir aposta porque no es un lugar de paso.

Bacalao en escabeche

Debajo del restaurante, hay una serie de apartamentos de alquiler cuyos inquilinos forman parte de un porcentaje de la clientela del My Way.

Ahora , en la hora del almuerzo (de 13 a 16 h.) se sirve un cocido completo por 25 € .

El producto que emplea Felipe para sus elaboraciones es, en su mayor parte, de cercanía, de temporada y de productores de Madrid. Como, por ejemplo, los vinos que tienen ahora en carta que son de la zona de Arganda (pueblo en el sur de Madrid).

De hecho, el menú se puede armonizar/maridar con vino y en ese caso el precio pasa a ser de 50 €.

Ciervo Tonnato

Los 3 pases finales

Antes de llegar a los dos postres, el menú tiene otro principal que es el Ciervo Tonnato que es una adaptación “El Pardo” (por lo del ciervo) del Vittelo Tonnato (literal ternera y atún). Muy suave y tierno, a pesar de ser carne de caza.

Trufa y arroz con leche

Los postres siguen con proclamando la labor creativa del chef.

Uno de ellos con la reminiscencia del carajillo madrileño acompañado de una trufa de chocolate.

Se toma de un bocado y guarda el regusto al licor.

El segundo (en realidad sirven los dos a la vez) es un arroz con leche quemada o brulé, que esta elaborada con la sesatez que requiere un postre habitualmente muy dulce.

¿El finde? Brunch

En cuanto a los fines de semana , y a mediodía, el restaurante propone un brunch campero.

Se trata de lo que llaman Ploughman’s lunch, (27,50 € y se puede tomar a partir de las 12:00 horas), que tiene su orígen en la campiña británica y en sus agricultores: aquí los platos salados se sirven primero y luego los dulces y no al contrario.

Así que tanto su chef, Joaquín Felipe, como sus propietarios se han propuesto hacer las cosas ” a su manera” y creemos que lo han conseguido plenamente.

Un menú sostenible a un precio sostenible en un local de lujo con un servio amable y vistas panorámicas al que solo pueden acceder cada mediodía y cada noche un máximo de 40 comensales. No te lo puedes perder.

El Menú

  • Palomitas de wasabi
  • Buñuelos de maíz
  • Coles de bruselas marinadas y asadas
  • Filetes de apio nabo con jugo de carne y mostaza
  • Bacalao en escabeche
  • Ciervo Tonnato
  • Arroz con leche quemado
  • Trufa carajillo de chocolate
  • Vinos: Vinos y Aceites de Arganda. Peruco reserva. Baladi Malvar.

My Way Sky Bar y Restaurant. Calle Gran Vía 42. 10ª planta. Telf. 914674562. https://www.mywaymadrid.com. Reservas. Instagram: @mywayskybar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *