Mundial medieval: españoles de ‘acero’

En mayo se celebra el campeonato mundial de combate medieval en Belmonte
¿Selección
española de combate medieval? La primera vez que lo oímos nos parecía una
locura o, algo peor, un bluff; una farsa, pero, una vez que asimilamos el
concepto –apartamos de nuestras mentes el fútbol, el baloncesto, etc-  y compartimos una jornada intensa de
entrenamientos con estos ‘guerreros’, nos dimos cuenta de que todo era cierto:
las armaduras, los cascos, las espadas –aunque sin filo, porque el reglamento
lo prohíbe- son de acero puro; los golpes, de verdad, y la nobleza una condición
imprescindible. En esta nueva forma de deporte –como dice la organización- todo
mal gesto o acción está castigado con la expulsión del equipo y
por eso no es raro que los luchadores-deportistas se abracen -como debería ocurrir
en los deportes de contacto- como si nada hubiera pasado una vez finalizada la contienda.

La reciente
incorporación de España al campeonato mundial –nació hace una veintena de años
en Rusia- hace que otros países, como la propia Rusia o Alemania, nos lleven
ventaja, pero progresamos muy adecuadamente. De hecho, en el último mundial
celebrado en Francia, la selección española quedó en el puesto 14 de nada menos
que 42 países participantes.
Esta ‘bisoñez’
en las lides del combate se trasladan, por ejemplo, a la robustez de los trajes. Cuando más firmes y menos pesados, más caros son, y
esto representa una gran ventaja a la hora de moverse por el campo de
juego-combate
. Hay que tener en cuenta que un traje con sus correspondientes
defensas de acero puede pesar unos 30 kilo a los que hay que añadir el peso
propio de cada competidor. Eso hace que muchas veces estén en juego masas de
150 a 180 kg. repartiendo mandobles con espadas, mazas, hachas o escudos.
En la
actualidad, España cuenta con 20 luchadores que entrenan en el Castillo de
Belmonte, Cuenca, para el campeonato mundial de combate medieval (la frase
proporciona una cacofonía disonante) que se va a celebrar en este pueblo
conquense del 1 al 4 de mayo próximo y al que podeis –y debeis- asistir, porque
el espectáculo dentro y fuera de la competición –con representaciones
medievales, mercadillo, etcétera- van a trasladar al pueblo castellano manchego
y todos los que lo visiten al siglo XV.
De momento,
la selección española, capitaneada por Cristian Bernal, están entrenando para
superar ese puesto 14 de Francia y, entre nuestras huestes, ya recalan algunos
luchadores ‘nacionalizados’ que llevan 15 años practicando este deporte.

Hay muchas
modalidades de lucha, en las que se pueden emplear –las llamadas de mano y
media- solo la espada, o cualquier arma o parte del cuerpo, desde un escudo a
un empujón o patada tipo karateka, en uno contra uno. El objetivo es conseguir que el el rival
toque el suelo con tres puntos de apoyo. Teniendo en cuenta que dos de ellos
son sus propias piernas, hincar una rodilla en el suelo (postrarse de hinojos, que se diría en el siglo XV) supone la derrota y no
os digo si cae el cuerpo entero.
Pero, sin
duda, la modalidad más espectacular es la de 5 contra 5. El equipo español
cuenta con 10 luchadores titulares para estos asaltos que duran apenas 1 minuto
por la dureza de la contienda. Vence el equipo que gane dos veces y la pelea se
para cuando el equipo contrario se queda en minoría (de 3 a 1) para combatir o cuando
todos los combatientes de un equipo caen al suelo. Por eso las principales
lesiones se producen en las rodillas y codos. Está prohibido pegar por detrás
de las piernas y en los piés, además de la nuca, aunque algún ‘cebollazo’ se
escape de vez en cuando..

En el
campeonato del mundo compiten 500 luchadores de 17 países y yo que vosotros no
me perdería el campeonato o, para quienes quieran menos jaleo, un entrenamiento de los que habrá cara al público en las próximas semanas en el castillo de Belmonte que, por
cierto, es una maravilla por sí mismo y merece una visita pausada. 

Este castillo
fue la ‘guarida’ de Los Pacheco. ¿Os acordais de la serie Isabel? Sí, ése, el ‘supuesto malvado’
que desafiaba a la reina Isabel cada vez que podía. Hay leyendas que dicen que
su fantasma aún vaga por las dependencias de la fortaleza. A nosotros no nos
extrañaría nada que así fuera. ¿Y a vosotros? 
Podeis comprobarlo cualquier fin de semana. ¿Os lo vais a perder?

Estas fueron las foto que elegimos, pero tenemos más. Si quereis ver otras fotos clickar aquí. y vídeo en www.gastronomoymas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *