Maderuelo, el “bic” oculto de Segovia

Maderuelo es un pueblo del noreste de la provincia de Segovia, pero que bien pudiera pertenecer a Soria o a Burgos, como lo atestigua su cercanía a Ayllón o Aranda de Duero.

Y es que ya se sabe que la comunidad autónoma de Castilla y León es distinta, en muchos lugares, pero en otros bastante parecida.

Este pequeño pueblo de tan solo 137 habitantes cuenta con un casco urbano que en 1993 fue declarado BIC (bien de interés cultural) en la categoría de conjunto histórico.

Breve historia

Maderuelo fue repoblado originalmente tras la conquista cristiana por el conde Fernán González en el siglo X.

Dos siglos después, contaba con diez parroquias y se convirtió en cabeza de la Comunidad de Villa y Tierra de Maderuelo.

Qué ver

La Villa de Maderuelo está situada encima de un monte y rodeada de un conjunto de acantilados kársticos similares a la Hoces del Duratón o al cañón del Río Lobos.

La puerta principal, de entrada a la villa, forma parte de los restos de muralla que se mantienen desde la época medieval.

Otro monumento de interés es ​la iglesia de San Miguel: en el corazón de la población, cuenta con un sencillo ábside con ventana saetera, sin decoración y es de orígen románico.

Puerta principal de entrada a la villa

También cuentan con otro templo muy importante como es la iglesia de Santa María.

Su construcción combina sillería, mampostería y ladrillo, aunque en su orígen fue románica como lo demuestra la puerta sur.

Iglesia de Santa María

Otros lugares de interés son las ruinas del castillo, la puerta del Barrio, las murallas y la torre medieval……

Extramuros

Pero Maderuelo, que es “pequeñito, pero matón”, no sólo tiene alicientes en su interior, sino también en sus alrededores.

Por ejemplo, el antiguo puente medieval, la ermita de Veracruz y también su paisaje kárstico, de acantilados de roca caliza.

Muralla de Maderuelo

El camino que los recorre por el lateral del río y la presa son propicios para hacer senderismo en un entorno sorprendente.

De hecho, el pueblo está subido literalmente sobre un promontorio rocoso que hace las veces de muralla defensiva.

Puente que atraviesa el embalse de Linares

Promontorio que, como los alrededores, está formado por roca caliza y porosa tan frecuente en el centro del país.

El antiguo Río Haza, osea el río Riaza, las hoces y el embalse de Riaza (o de Linares) conforman un recorrido perfecto y precioso para disfrutar de lo lindo.

Más pistas

Lo que las guías no dicen

En invierno hace un frío que pela y no es raro que nieve, asi que debemos ir preparados para todo.

Lleva calzado cómodo para andar por los caminos y cámara de fotos y prismáticos para ver a las rapaces que cruzan el cañón hasta sus nidos.

El paisaje te secuestrará y, aunque tengas pensado visitar otro pueblo de las cercanías, verás como se te va el tiempo volando.

Lo que no te puedes perder

Aparte del pueblo en sí, con todos los atractivos que hemos comentado, no debes perderte la panorámica de la silueta de la villa sobre la cima del monte.

Maderuelo al atardecer

Tampoco deber perderte un paseo por los alrededores del embalse y el conjunto de hoces y cañones.

Además, cerca, muy cerca, está Parque Natural Hoces del Río Haza. No hay más que decir.

Comer y dormir

Para comer y dormir en el mismo Maderuelo apenas hay dos opciones, pero, qué opciones.

Una de ellas es el maravilloso Hotel Capítulo Trece, con Spa incluído en sus servicios.

Habitación del hotel Capítulo Trece

Este hotel (ecofriendly) nos propone distintas experiencias: relajantes, gastronómicas y/o de senderismo.

Restaurante Mirador de los Templarios

En cuanto a comer, aparte del restaurante del hotel, la otra opción es el Mirador de los Templarios.

Como ya habréis podido imaginar las vistas desde el restaurante son impresionantes y la comida tampoco está nada mal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *