La Canica: una sorpresa neoyorquina

Desde su apertura, hace pocos meses, el restaurante La Canica, en Madrid, no ha parado de crecer y consolidarse. Ahora, y cuando están a punto de diseñar su nueva carta de verano, están ante la oportunidad de ‘partir la pana’ y convertirse en el lugar de moda del barrio del Parque de las naciones para ver y ser vistos. Su diseño neoyorquino rompe con los locales de la zona y lo posiciona en un escalón top que deberían aprovechar tal vez incorporando gastrococtelería. Mientras eso llega (o no), su cocina se desarrolla con una buena relación calidad-precio y una sala muy profesional.

Desde que abriera sus puertas hace unos meses, el
restaurante La Canica no ha parado de crecer. Cuando www.gastronomoymas.com
publicó su apertura, las dudas que implica siempre acometer un negocio nuevo, acechaban a sus propietarios y cocinero.

Hoy, con la madurez y estabilidad que inflige el paso del
tiempo, se les ve más asentados y con ganas de consolidarse ya de forma
definitiva cuando pongan ‘en liza’ la nueva carta de verano (en dos semanas) que están
terminando de perfilar.
Tal vez un adelanto de esa carta –o premonición- sea el
salmorejo con virutas de jamón que sirven ya en el restaurante. Carta que es posible que, a
primera vista y por un efecto visual sobre su diseño, parezca corta, pero que en
realidad consta de más de 40 platos. 
Como
tiene marcado su joven chef, Sergio Martínez criado, entre otros lugares, en la
cocina de Columbus con Mario Sandoval, lo que se busca es que la gente coma
bien y con una relación calidad-precio muy razonable.
Sergio Martínez, chef y Oscar Pino, jefe de sala
Martínez tiene muchas inquietudes, pero poco tiempo
para ponerlas en práctica, de manera que será preciso que se dosifique y ‘reparta
juego’, si no quiere morir en el intento, máxime teniendo un jefe de sala como Oscar Pino, de primera
división y experto barman que será un baluarte cuando se decida incorporar la coctelería o
gastrocotelería nocturna o afterwork, ahora tan de moda en los locales de la capital.
Calamar de potera
salmorejo

Son sugerencias que naturalmente tienen que verse arropadas
no solo por una cocina eficaz y de garantías, como la que cuenta, sino con una
sala amable y profesional, como la que también tiene este coqueto local del
Parque de las Naciones de Madrid que ahora, con la llegada del buen tiempo,
ganará muchos enteros con su terraza y su salón con vistas (para ver y ser vistos), algo inusual en los locales que hay por la zona y que son mucho más de ‘batalla’.

tartar de salmón noruego con aguacate
La Canica tiene los mimbres necesarios para convertirse en
lugar de reunión de la ‘gente guapa’ de la zona y además con una carta variada
y apetitosa en la que destacan, entre otros platos, el tartar de salmón noruego
con aguacate y hoja de lima
, sus canicas (croquetas) de distintas texturas y
sabores, o la curiosidad de su Shiitake de temporada y ali oli de miel. Si
tienen calamar de potera no dudéis en pedirlo, porque estamos ante un plato
con una materia prima de primera y bien ejecutado por el chef, y otra de las
curiosidades de la carta es el falso rissoto (no lleva arroz) a base de sémola
de trigo
.
falso risotto
La carta actual se divide en 5 apartados para intentar
satisfacer el gusto de los más variados comensales; desde el comienzo de la
canica (entrantes), pasando por su particular huerto, los arroces, la lonja y
las ascuas, ésta última con carnes a la brasa, desde ternera a pollo, que, ya
se ha dicho, consta de 40 platos, pero que necesita una remodelación del diseño
para que visualmente esté a la altura del resto del local.  
Este hilo conductor entre forma y fondo;
diseño y expectativas, cocina y sala, es lo que le hará despegar. Un restaurante que comienza por las sorpresas visuales y que merece la pena ser visitado.
La canica . Avenida de los andes nº 25, Madrid Telf.
913201503
. www.lacanicamadrid.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.