El Universo Gastronómico

Antes, la gastronomía era un mundo, ahora es un Universo lleno de planetas con sus satélites e influencias gravitatorias, para bien y para mal.
En esta expansión, después del ‘Big Bang’ de la entonces llamada nueva cocina vasca (tomada de los franceses, pero mejorada con producto e imaginación) y posteriormente del ‘mago’ Ferràn Adriá, ha habido historias de éxitos y fracasos, de modelos de negocio que imitaban exitos imposibles -Adriá es como es cirujano que va al congreso médico y muestra unas intervenciones quirúrgicas que solo puede hacer el-, de fuegos artificiales en cocina -como me decía hace poco un cocinero en León; de gastrobares y coctel bares; de amantes de la gastronomía, ahora rebautizados en foodies y otros anglicismos inexplicables para un idioma tan rico como el español; de influencias positivas y negativas, de clases sociales que no sustentan el negocio; de idas y vueltas acerca de la información on line; de odios y amores a las redes sociales por parte de los creadores de opinión; en fin, de desorden.

Ahora, este Universo sigue en expansión y es preciso sentar las bases de un orden

organizativo. Y esto implica que desde los fogones -lo que realmente importa- se tome el camino gastronómico que se tome, se haga con cabeza y se dote a los negocios de innovación, imaginación, buena gestión y flexibilidad para adaptarse a todo -solo los dinosaurios más pequeños y que desarrrollaron alas sobrevieron al meterorito que les extinguió-.
En estos momentos, hay mucho ‘ruido’ en las transmisiones (dentro y fuera de las cocinas) así que no habrá más remedio que poner filtros a las comunicaciones para dejar que el sonido sea nítido. 
En un Universo en expansión y en el que la materia oscura -esa que no vemos- compone el 80 por ciento de su masa crítica, lo fundamental es encontrar vida inteligente o atisbos de que la hubo fuera del Planeta por si hay que poner rumbo a Marte o viajar fuera de esta Galaxia. 
Este un secreto a voces que solo escuchan y ven con sus radiotelescopios mentales quienes tienen los pies en la Tierra…y nunca mejor dicho. ¿Algún voluntario para poner orden?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *