El Café Oliver ‘se apunta’ a los Gin Tonic

Cómo conocer algunos de sus secretos

¿Qué pasa con los gin tonic que atraen cada vez a más apasionados y/o fans? Hay quien piensa que la culpa la tienen las chicas porque, casualidad o
no, el boom en el número de variedades de ginebras, algunas muy florales,
coincidió con la aceptación por parte de las mujeres de este combinado tan ‘masculino’ y
‘aburrido’, pasando del Malibú con piña a nuestro querido gin and tonic.

Invento éste, el de la pasión por el combinado de ginebra y tónica, que
algunos critican porque parece que ahora vale todo. Pero, ¿qué mas dá? decimos nosotros.
Si existe el culto por los gin tonic, es porque es el combinado mas versátil de
los que existen. Y si no, valga este ejemplo: ¿alguien puede inmaginarse un whisky con
tónica? (con limón y coca cola, si); o un vodka con tónica (con naranja, limón y
coca cola, sí)…sin embargo es fácil imaginar ginebra con naranja, limón, coca cola y, por supuesto tónica. Además, ahora, aparte de las gin,

M.A. Monroy

destiled gin y london dry gin,
también existen un grupo de ginebras aromáticas y tónicas Premium que no han
hecho sino incrementar el auge de lapasión por el gin tonic.

Pues bien, en medio de esta ola o moda del combinado, han surgido talleres de aprendizaje por
doquier en los que se muestra a los asistentes algunos trucos básicos para
elaborar un buen gin tonic. 
Uno de ellos es el que se viene desarrollando (los próximos
serán el 15,22 y 29 de enero) en el café Oliver, en la madrileña calle Almirante, a
cargo del jovencísimo barman Miguel Angel Monroy. 
Noventa minutos de teoría y 60 de
practica, en un local mítico y famoso por sus Brunch y que, además, cuenta con
una estética que nos encanta (algún día tendremos que probar la comida) para corroborar que se haya a la altura de su interiorismo. Así que es en
esas tardes de los miércoles. en su sotano clandestino. donde los asistentes aprenden
algunos de los tips más prácticos del gin tonic.

En la teórica es probable que Monroy, campeón de España al mejor gin
tonic, os explique, entre otras cosas que la ginebra (gin- enebro) tiene raíces
holandesas, pero que fueron los británicos quienes se hicieron cargo de popularizarla y copiarla en minidestilerías clandestinas instaladas en sus propias casas.

Clandestino del Cafe Oliver
Pero su unión al ‘agua tónica’ se debe a los soldados
destacados en la india quienes mezclaban la ginebra para combatir ‘el mal sabor’ que les dejaba un derivado de la quinina que les obligaban a beber para combatir la malaria. Ese derivado de la
quinina no era otra cosa que el agua tónica. Asi fue como nació el gin tonic.
A nuestro entender, en este taller siempre distendido y ameno, sobra un poco de teórica y
falta un poco de tiempo para la práctica, pero, en general resulta una
experiencia más que agradable que te enseñará, entre otras cosas, para qué
sirven los elementos básicos de coctelería y que probar nuevas sensaciones e
ingredientes no son una aberración, sino que pueden ser una innovación interesante. 
Hay cosas que ya nunca olvidarás como, por ejemplo, como enfriar la copa; que mucho hielo no
significa mal gin tonic o gin tonic aguado y que la medida de la ginebra (no
mucha, apenas un medidor y medio de coctelería) es suficiente adecuada
para intentar elaborar el gin tonic perfecto. ¿El resto? Tendreis que
descubrirlo en el Café Oliver. 30 euritos tienen la culpa. 
Café Oliver. c/ Almirante, 12. Madrid.Telf 915217379. www.oliverclub.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *