Cruceros: diario de a bordo

Un viaje ‘interior’
Seguro que si has viajado alguna vez en un crucero (o incluso sin haberlo hecho) te has preguntado cuánto pesa el barco, qué combustible lleva o quién gobierna el buque hasta el puerto. En el siguiente reportaje contestamos a esas preguntas y a otras muchas que explican ‘el milagro’ de una forma de viajar de lo más organizada y cómoda.

Amanecer: 04:37 h; Atardecer: 21:03 h. Así podría comenzar el diario de a bordo de cualquier crucero. Estos datos, en concreto, son reales y pertenecen a Estocolmo: una de las escalas que el buque Empress de la naviera española Pullmantur programa por el Báltico.
Normalmente, cuando se habla de cruceros siempre se hace referencia a la parte lúdica o a las excursiones y visitas, pero rara vez se menciona cuánto pesa un barco, a qué velocidad se desplaza, quién gobierna y en qué situaciones el puesto de mando, cuántas comidas se sirven al día o cosas tan curiosas como si el capitán puede o no casar a alguien a bordo.
Por ejemplo, un buque de tamaño mediano como el Empress desplaza (pesa) nada menos que 48.000 toneladas y tiene capacidad para transportar unos 2.000 pasajeros más la tripulación (de 400 a 600 más). Pero, curiosamente, y a pesar de esta gran carga, la quilla del barco sólo se sumerge unos 7 metros, lo que le permite acceder a ensenadas de difícil acceso como, por ejemplo, la intrincada bahía de Estocolmo con 24.000 islotes que tardan en recorrerse no menos de 3 horas y media a una velocidad de 8 nudos (unos 15 km/hora).

¿Sabes cuánto combustible llevan estos barcos? Pues nada menos que 1.200 toneladas del llamado combustible pesado –como un fuel oil, pero más denso– que tardan en consumir unas dos semanas; es decir, que si el crucero dura siete días en completar un recorrido tienen para hacerlo de ida y vuelta. Claro que tampoco es que naveguen muy deprisa, en parte por necesidad de cumplir unos horarios de navegación (normalmente nocturna) y de atraque en los diversos puertos. Y es que la velocidad y dependiendo de las condiciones del mar rara vez supera los 20 nudos (unos 40 Km./h). Por eso la distancia entre, pongamos, Tallinn y Estocolmo, en el Mar Báltico, de 172 millas naúticas (unos 317 km), se realiza en 15 horas.

Puente de mando
El puente de mando es el lugar desde donde se gobierna la nave. Aparte de radares de superficie, rumbos y mapas, allí estan todos los entresijos del navío. Es el corazón desde donde se abren o cierran las válvulas del lastre, según convenga a la navegación, y desde donde se realizan todas las maniobras del barco. Pero, a pesar de que muchas de sus funciones están automatizadas o figuran en complejas pantallas de ordenador, los buenos marinos siempre hacen sus cálculos también de forma manual, sobre mapas de papel.
Y éste es el método que sigue el comandante-capitán del Empress, Arkadiuz Branka, un marino polaco de gran experiencia en cruceros que cuenta con la ayuda de sus vigías físicos, los quarter master o vigilantes del mar, que apostados en la parte externa de estribor y babor de las terrazas del puesto de mando, escudriñan físicamente y con ojo avizor cualquier incidencia imprevista que pueda aparecer en unos mares últimamente plagados de barcos y residuos.

Negocio en alza

Y es que el negocio de los cruceros va viento en popa, y nunca mejor dicho, ya que crecen cada año en torno a un 10 a 15 por ciento. A su favor, tienen que son cómodos. No hay que ir con la maleta de acá para allá cada vez que cambias de ciudad. Otro de los argumentos más atractivos a la hora de vender un crucero es la posibilidad de visitar más de un lugar y conocer varias culturas en un solo viaje y en cualquier época del año. Además el barco se suele viajar mientras se duerme, con lo cuál se gana tiempo. Por si eso no fuera suficiente atractivo, el hecho de que todos o casi todos los servicios que se ofrecen a bordo estén incluidos en el precio (salvo extras como propinas o excursiones), lo convierten en uno de los productos más rentables, cómodos y atractivos para el cliente.

Aunque antes–entre otras cosas por el precio– la edad de los cruceristas estaba en torno a los 50 años de media, ahora no sólo se ha rejuvenecido, sino que algunos destinos, sobre todo en el Mediterráneo cuentan con una oferta de ocio que satisface a todas las edades.
En todo caso se trata de un modelo de turismo moderno, ya que hubo que esperar hasta la década de los años 60 a que se botaran los primeros navíos diseñados única y exclusivamente para el turismo crucerista. Es entonces cuando surgen las principales compañías modernas como MSC, Norwegian Cruise Line, Carnival, Royal Caribbean Cruise Line o Princess.

Organización

El secreto de un buen crucero, aparte de las comodidades del barco y camarote y de las ciudades que se vayan a visitar, está en la organización. Sin orden, un crucero es un calvario. Pero las compañías se las apañan para ocasionar las menos esperas al cliente y lo consiguen. Algunas, como Pullmantur tienen sus propios aviones, así que la maleta se factura en el aeropuerto y aparece en el camarote sin problemas. La gastronomía es otro de los puntos clave de un barco de este tipo. La comida a bordo suele ser internacional a la carta y también tipo buffet y las navieras afinan mucho para servir llos platos más afines a la cultura culinari del pasaje. En el Empress, por ejemplo, la cocina prepara 10.000 menús. “Y es cosa del capitán, si la mar no es muy buena, acelerar o frenar el barco para que el vaivén cause los menores problemas posibles al pasajero”, como señala el comandante Branka.

Lo normal es que la tripulación trabaje durante cuatro meses seguidos y descanse dos y, como añade Branka, “que los capitanes vayan rotando, de manera que a la vuelta de tus vacaciones te encuentres con que te pueden haber asignado a otro buque y otra tripulación”.

En cuanto a los buques, sus rutas suele durar varios meses. El Empress se encuentra ahora mismo en su temporada de verano recorriendo las Capitales del Báltico de Helsinki hasta Copenhague (atraca en seis países) y a la inversa. En otoño se trasladará a Lisboa y Málaga para completar esta ruta altántica con Canarias y Madeira.
El navío cuenta con 12 cubiertas (pisos) repletas de actividades,tres restaurantes, espectaculares vistas panorámicas de 360º a 45 metros sobre mar, rocódromo, gimnasio y spa, cuatro piscinas y hasta Casino. Y en esta fortaleza flotante el que manda es el capitán. “Después de Dios, yo soy el que da las órdenes, dice Arkadiusz Branka, sonriendo, “si el tiempo es malo yo decido si el barco navega o no, independientemente de lo que diga la compañía naviera”. Lo puede casi todo, porque al contrario de lo que nos muestran en el cine, el capitán no puede casar a los novios.

Lo que hacen los prácticos
Si alguno de vosotros ha navegado en un crucero tal vez haya visto alguna vez acercarse al barco a gran velocidad una barca a motor –normalmente de color naranja– que aparece y desaparece en un pis pas. Esta lancha transporta al práctico de cada puerto una especie de piloto especializado que conduce el barco a la entrada y salida del mismo. Este práctico es del lugar al que se va a atracar y se sabe que está a bordo porque el barco iza una bandera con los colores del país visitado. Aunque está bajo el mando del capitán, es el que da las instrucciones precisas para que el piloto al timón haga las correciones precisas de rumbo y velocidad. Además a la entrada y salida de puertos hay señales de límite de velocidad, normalmente de 8 nudos, ya que las ensenadas de algunos puertos apenas tienen 60 metros de profundidad.

One thought on “Cruceros: diario de a bordo”

  1. Yo tome un barco en Venecia (preciosa la salidad de la ciudad, pero ojo: Bari, no era seguro -no bajar. Santorini, precioso, que bonito y muy divertido el viaje en burro. Olimpia, interesante – todo piedras, no tocar nada de dan una charla en griego que mejor no te lo cuento. Rodas, más compras. Mikonos, divino como Ibiza – mucho gay. Por último Dubrovnik – dos meses después de acabar la guerra – una ciudad preciosa y con un olor (especial?). Pero la vuelta en Venecia – Mestre, lo que conocemos todos por "Coslada". Fantástico viaje….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *