Cenotes y tortugas en el Caribe Mexicano

No hay nada más refrescante que poder zambullirse en un cenote en la tierra de los jaguares negros; es decir México.

En realidad, la península de Yucatán, en el caribe mexicano está plagada de ellos.

Algunos visitables y disfrutables, aunque según a qué horas, puede haber bastante gente.

Eso no quiere decir que haya agobio alguno porque hay sitio para todos y agua cristalina para dar y tomar.

Pozos sagrados

Entre los cenotes visitables, los hay ‘sagrados’ como el de Chichén Itzá, o simplemente hechos para disfrutar, como el de Ik Kill.

Un cenote -del maya, caverna con agua– es un agujero o hendidura en un terreno kárstico inundado por aguas subterráneas.

En ocasiones, permanecen con su techo intacto, pero otras veces éste se ha hundido y la cueva aparece a cielo abierto.

Los que tienen más imaginación dicen que son el resultado de impactos realizados por meteoritos que luego se llenaron con las aguas subterráneas para formar un estanque, pero no hay pruebas de que sea así, digan lo que digan.

Pozo sagrado de Chichen Itza

Distintos tipos

El caso es que existen varios tipos de cenotes:a cielo abierto, subterráneos, o en grutas.

Algunos llegan a alcanzar 50 metros de profundidad con aguas normalmente ‘dulces’ y cristalinas.

Esta clasificación está directamente relacionada con la edad del cenote, siendo los cenotes maduros aquellos que se encuentran completamente
abiertos y los más jóvenes los que todavía conservan su cúpula intacta.

Como otras muchas estructuras geomorfológicas, los cenotes son estructuras transitorias, que finalmente pueden terminar rellenos y desecados, pasando a formar parte de lo que se conoce como un paleokarst.

Uso turístico

En el estado de Yucatán, donde se siguen explotando turísticamente, se calcula que existen más de 2.400 formaciones de este tipo.

Por eso el Gobierno del Estado tiene en marcha un programa para inventariarles, preservarles y ponerles al alcance de los visitantes.

Ik Kill, el bello

Ik Kill es uno de los cenotes más bellos y espectaculares.

Está a solo 4 km. de Chichén Itzá y en medio de un vergel de árboles, plantas exóticas y animalitos como tucanes, loros,turquesas mot-mot, monos, ranas, grillos..

Además cuenta con un restaurante y un hotel en las cercanías.

El lugar está adaptado para los turistas, pero su visita y baño son imprescindibles y perfecto si se combina con las excursiones de Chichén y Ek Balam.

Ik Kill

Excursiones que puedes reservar con toda confianza en la agencia hispano-mexicana, excursiones riviera maya.

Esta agencia, no sólo tiene la ventaja de contar con una sucursal en España, sino que, además, dispone de guias muy profesionales, conocimiento del terreno y del lugar para reducir al máximo las aglomeraciones en las visitas. 

Volviendo a Ik Kill, Está abierto hasta las 5 de la tarde y sus aguas cristalinas cayendo desde lo más alto de sus enredaderas y discurriendo por la vegetación es un espectáculo único que nadie debería perderse. 

Choo-Ha

Al contrario que Ik Kill, este es un cenote cerrado (con techo) y uno puede nadar entre estalactitas y estalagmitas; lanzarse desde varias plataformas (trampolines?) y refrescarse sus aguas a 20 grados.

Bajada de Choo Ha

Choo-Ha, significa ‘agua que gotea’ precisamente por esa composición estalactítica de la cueva.

Para llegar hasta el, muy cerca de Cobá, hay que descender por unas escaleras de madera un poco empinadas.

Hay que tener cuidado al bajar porque como es un lugar muy húmedo
las escaleras siguientes están resbaladizas. 

Estalactitas

Estalactitas en Choo Ha

A partir de aquí, te impresionarás con las formaciones del techo (al alcance de tus manos) además de que las escaleras parecen flotar dentro de la caverna que se abre para dejarte disfrutar de sus maravillas.

Cuidado, eso sí, con donde pones los pies y las piernas porque ‘te puedes cortar’ debajo del agua si no te acercas con cuidado a una superficie que es como si tuviera cristales.

Playa Paraíso

Si se llama así no es por casualidad. Teneis que ir a verla y a pasar el día. Eso era agua cristalina, turquesa, olas, arena blanca….palmeras.

La temperatura del agua ideal, para estar allí horas y horas y con todos los servicios necesarios.

La playa está cerca de Tulum -de hecho se ver las ruinas desde uno de sus extremos- y la entrada es gratuita.

Playa de Akumal

Y si Playa Paraiso es la maravilla del disfrute para los amantes del mar, la playa de Akumal es la de las tortugas.

Es el lugar al que tienes que ir para nadar con estos simpáticos y protegidos animales.

Hay cámaras colocadas en lugares estratégicos, así que no hagas burradas que te pillara la poli.

Por unos 25 dólares se puede alquilar el equipo completo en las empresas que hay a pie de playa y cuentas con vestuarios y duchas.

El equipo incluye chaleco salvavidas, más que nada para que puedas estar el tiempo que quieras flotando sin cansarte. 

Fotos bajo el agua

 Aqui lo recomendable es llevarse una cámara go pro y grabar vídeos y hacer fotos bajo el agua. Una experiencia inolvidable.

Ah y si quieres ir por tu cuenta y estás alojado cerca de Tulum o Akumal, para llegar a esta playa basta que salgas al arcén de la autopista federal que lleva a Cancún y tomes una vanette.

En ellas suelen viajar los mexicanos. Por 20 pesos o 2 euros por persona te dejan en el desvío a la playa de Akumal.

La conoce todo el mundo, así que no tienes pérdida.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.