Cafe Saigón… hasta en la sopa

Japón, Tailandia, China y Vietnam, juntos por primera vez

Si hay un clásico por antonomasia y que admite toda serie de variantes y variaciones esa es la sopa. Hay quien dice que es el plato más antiguo del mundo, aunque yo creo que el más atapuérquico –por Atapuerca, Burgos- debería ser la ensalada, dado el carácter hervíboro de los primeros homínidos, que no de nuestros ancestros, ya que nosotros provenimos del Cromagnon, mientras no se demuestre lo contrario, un rama distinta de homínido. Pero, dejando aparte la apasionante paleontología, lo que está claro es que la sopa es un plato tan sencillo o complicado como lo queramos hacer.

Ahora, uno de los restaurantes vietmanima de Madrid, Café Saigón, acaba de incluir en su carta una excelsa exhibición de sopas, alguna tan nutritivas, que incluso podrían tomarse como plato único. Aunque en España apenas conocemos la Miso y la sopa Wonton, lo cierto es que en Asia existe una gran variedad de recetas populares que recoge ahora el vietnamita de María de Molina en una carta que incluye ocho tipos distintas originarias de China, Japón, Vietnam y Tailandia.

Aún recuerdo los primeros pasos del Café Saigón, lleno hasta la bandera todos los días y con lista de espera para reservar mesa. Ahora, sin llegar a la impactante puesta en escena que constituyó en su día, este restaurante sigue llenando sus salones casi todos los días gracias a una carta tan correcta como exquisita.

Sin grandes alardes, el negocio que regenta Miguel Angel García Marinelli, ahora también embarcado en el reflotamiento del restaurante Jockey, es un éxito porque pone en liza una receta sencilla: buena materia prima y ejecución de los platos a un precio competitivo y con un servicio correcto, aunque un tanto presuroso (sirven demasiado rápido), entre una decoración asiática, que se ha convertido en clásica. Pero este pequeño inconveniente se solventa con la eficacia del personal y las sensaciones que transmite cada plato provocando un efecto similar al que ofrece el que, para mí, el uno de los mejores restaurantes chinos de Madrid y que también dirige Marinelli: me refiero al Tse Yang, del hotel Villamagna.

Pero volviendo al tema de la nueva carta de sopas, os recomiendo probar la japonesa que está elaborada con fideos gruesos (Udon) y aderezada con albóndigas de gamba y espinaca, o, si no os gusta el marisco, con huevo, setas japonesas y jengibre. Si, en cambio, preferís algo más sabroso la elección debería ser una sopa china a base de fideos de arroz con carne de cerdo, verduras y guindilla, o una de la región de Cantón elaborada con tallarines de trigo y acompañadas, una con langostinos, calamares y viera, y otra con pato asado y raviolis wantun de gamba. Para los paladares más picantes también hay sopas tailandesas como la Tom Yam Cum, la más típica de la cocina Thai, con fideos transparentes, pollo, tomate cherry, cilantro y lemon grass, y una de creación propia con leche de coco, curry y marisco. Pero sin duda la estrella de la casa es, como no podía ser de otra manera, la sopa vietnamita Pho Bo, el plato nacional de Vietnam con noodles, solomillo de buey y cebolla frita.

Todas estas sopas son ideales para tomar solas en una cena ligera o como plato principal de una comida más extensa acompañándolas de uno o varios entrantes como la ensalada de fideos transparentes con vieiras, los rollitos vietnamitas imperiales o los Dim Sum variados a la plancha de Café Saigón. Todas ellas pueden disfrutarse tanto a medio día como por la noche de lunes a viernes en el restaurante o para llevar, por un precio de entre 8 y 10 €.

Café Saigón. Calle María de Molina, 4 –esq. Castellana, 66-. Teléfono: 91 563 15 66. www.cafesaigon.es

One thought on “Cafe Saigón… hasta en la sopa”

  1. Suenan de lo más tentador. Y el precio es muy razonable. Una de estas noches me acerco a probar esa sopa japonesa y descubrir otras maravillas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *