Amasia y Algo así, restaurantes con vidas paralelas

La definición de la carta marcará la diferencia
No tiene nada que ver el uno con el otro, pero los restaurantes 
Amasia y ‘Algo Así’, albergan un punto común: que ambos están en rodaje.
Amasia, nombre que nace de la fusión América-Asia no se
corresponde con los platos que allí sirven. Todo está delicioso, sí, pero es preciso
que afinen este punto de fusión de culturas gastronómicas…si es que ese es el modelo
de negocio que quieren implantar, claro. En cuanto a Algo Así, lo primero que deben hacer es alguna modificación en la carta que les diferencia de la brutal competencia de los restaurantes de la Moraleja y lo segundo crear una página web.


En Amasia, de momento, en carta, la cocina de Asia gana por goleada a la de América, casi ignota salvo por la presencua de una hamburguesa. Estamos ante un restaurante cuyas raíces vienen del Ginger Boy y que necesita la mencionada definición. En cualquier caso, y de
momento, los platos que sirven tienen mucho sabor como la
Sopa Tom Yam,
(con gambas, lemongrass, galanga y setas shitake; las Croquetas de Setas, (curry
rojo, leche de coco y mayonesa de chile), el Satay de Buey (con salsa de albahaca y lima) o los Chipirones rebozados con mermelada de chile. Todo sabroso
y llamativo con precios que rondan de 9 a 12 euros, aproximadamente.

Entre los platos principales,
a destacar la Dorada Frita, con caramelo de
chile y lemongrass
y ensalada asiática con chalotas crujientes y el Curry Massaman Royal Thai con lomo de buey, batata, espárragos
y cacahuetes tostados
, platos que se van ya de los 18 a 25 euros o el Pato Crujiente, con ciruelas caramelizadas y salsa
de mandarinas y pimienta negra
que se planta en los 20 euros. Sin embargo, la
suculenta Amasia Burger, de buey, con
rúcola, tomate, queso Cheddar y pepinillos está al razonable precio de 10 euros
y muy, muy rica. Los acompañamientos como las patatas fritas o el arroz, lo
cobran aparte lo que, a nosotros nos parece un error, teniendo en cuenta que
los platos principales no son una ganga.

En fin, que dicen desde el ‘marketing’
de Amasia que los continentes no dejan de moverse y que en un futuro América,
Asia y el resto de los continentes, terminarán juntándose de nuevo creando otra Pangea, y nosotros esperamos que esta predicción se cumpla ya en la carta.

Amasia. C/ Del Castillo 16. Madrid. Telf.91 866 40 30. www.amasiarestaurante.es

En cuanto al restaurante Algo
así,
lo primero que llama la atención es que cuando lo buscas en google sale
otro local de igual nombre y mayor arraigo sito en Cañamero, Cáceres. El sito en Madrid, está en la Moraleja, cerca de la plaza de la Estafeta, donde están todos
los locales de este ampulosa urbanización de la capital de España.

El lugar es
elegante y allí se puede tapear o comer de
manera más formal. Tiene una bonita terraza que dicen está atestada a mediodía,
pero por las noches la cosa cambia y como casi todos los restaurantes, a diario, lo pasa
mal. 
Además, la competencia en esta zona es brutal y otros restaurantes como los dos de
Victor Enrich o el mismo Manzoni, perteneciente al grupo Vips, tuvieron que
cerrar. La Máquina y Aspen que había caído en la mediocridad y ahora ha
despertado y de qué manera con la incorporación del chef Joaquín Felipe (antes
Joaquín Felipe y antes de antes Europa Decó, en el hotel Urban), son los principales rivales y modelos a seguir.

Por tanto ‘Algo Así’ tendrá que apretar los dientes para aguantar el tirón a
pesar de que en su carta hay platos tan sugerentes como el revuelto de patatas
a lo pobre con foie fresco
, o el risotto de hongos con chupa chups de codorniz,
porque lo que son las cañas de berenjena con confitura de tomate no dicen nada.
Fue uno de los platos que probamos y realmente no sé qué decir.

Lo bueno es que la mayoría de
las elaboraciones se pueden tomar en medias raciones y el vino en copas, lo que
facilita el ajuste del ticket final o cenar aunque no se tenga mucho apetito. No
probamos el el steak tartare, que dicen es extraordinario, pero sí el tartar de
atún –o soso o picante, sin término medio- que no presenta novedades sápidas a
destacar. Las anchoas de Santoña, bien, sin mas; y muy bien de punto y sabor la
carrillera ibérica sobre puré trufado. La carne estaba extraordinaria pero el
trufado también era casi imperceptible. De postre, un coulant que
necesita subir nota y hacerse al momento (se necesitan 20 minutos de tiempo
para ello).

Carrillera ibérica

Eso sí, el local dispone de barra
de coctelería y sofás chester de auténtica piel, ahora tan de moda por el
programa de Risto Megide. Es decir, que el ambiente íntimo y acogedor, bien, y
la cocina, salvo algún plato, normal. ¿los precios? Un tartar de atún está en
22 euros y una carrillera ibérica en 19 euros.

Tartar de atún

Maletas vintage, libros antiguos y otros
detalles de inspiración viajera completan su interiorismo, pero deberían hacer
algo para soprender en carta y no ser uno más, sobre todo cuando existen otros
locales con muchas más solera y que llevan tiempo ofreciendo cocina tradicional
del mismo jaez.

Restaurante Algo Así. C/
Estafeta, 5. Plaza de la Moraleja. La Moraleja (Madrid). Teléfono 91 650 13 13. No tiene
pagina web (increíble).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *