Teotihuacán: la superpotencia prehispánica

Teotihuacán (lugar donde fueron hechos los dioses; ciudad de los dioses ) en lengua méxica) fue uno de los centros urbanos más grande del mundo durante la época prehispánica.

Concretamente, este conjunto de pirámides, palacios, calzadas… estuvo habitado desde el año 100 a.C. hasta el 650 d.C. Y durante ese tiempo su influencia y poder fueron tan grandes que podríamos considerarla como la superpotencia de la época..

Y es que la ciudad llegó a concentrar una población cercana a los 150.000 habitantes en su momento de máximo esplendor. Por eso ahora se ha convertido en uno de los centros arqueológicos más importantes del mundo.

Secretos escondidos

Y es que, aunque las investigaciones para desentrañar sus secretos comenzaron en el s. XVIII, se considera que solo han sido excavadas un 5 % de sus ruinas y, lo que es peor, apenas se conoce nada de su pasado.

Por ejemplo, se sabe que su nombre de origen fue “náhuatl” y fue empleado por los méxicas, pero se desconoce cómo le llamaban sus habitantes en realidad.

También se desconoce por qué desapareció en el siglo VII, aunque es probable que se debiera a un incendio devastador.

Todo indica, asimismo, que fue un poderoso centro político, militar, económico y cultural que influenció a toda Mesoamérica. Y que Teotihuacán fue una de las mayores metrópolis del mundo.

Lugar sagrado

También hay investigadores que mantienen que fue un lugar sagrado y de culto, y que los aztecas llegaron a estas pirámides para orar y celebrar ritos. Sin embargo, parece que sus principales moradores fueron los mayas.

En fin, un lío del tres porque nadie sabe a ciencia cierta quien vivió allí hasta qué desapareció de la faz de la tierra y que intrigas se urdían entre sus pirámides y edificios.

Lo que si se sabe es que algo verían los españoles cuando llegaron a México, con Hernán Cortés de la cabeza, para que lo eligieran como uno de sus bastiones y que la UNESCO lo nombrara en 1987 Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Ubicación

La actual llanura está localizada a unos 50 km. de México en un amplio valle y a unos 2.300 metros de altura -igual que la capital.

Y es que en realidad Teotihuacán comienza en México, en la actual plaza del Zócalo, donde está ubicado el llamado Templo Mayor que, como otros edificios de la capital, está hundíendose.

Qué ver

Aquí todo es inmenso y las 246 hectáreas del recinto, aparte de las pirámides del sol y de la luna, también incluyen otros edificios emblemáticos como la Ciudadela y el Templo de la Serpiente Emplumada.

Además de eso, todo el área se completa con la Calzada de los Muertos, el Palacio de Quetzalpapálotl, Tetitla, Atetelco, Tepantitla, La Ventilla,Yayahuala y Zacuala. 

Pirámide del Sol

La pirámide del sol es casi un icono de la identidad nacional y es referente de su pasado prehispánico.

Tiene 63 metros de altura, con un largo lateral de 225 metros y 260 escalones, pero no es tan costosa de coronar porque en el trayecto hay hasta cinco descansos que permiten recuperar el aliento.

Pirámide de la luna

Al final de la calzada de los muertos y mirando hacia el norte se levanta la Pirámide de la Luna. Este edificio de 40 metros de altura, cuenta con 242 escalones. Y se cree que allí se celebraban las ceremonias a la diosa del agua Chalchiutlicue.

Calzada de los muertos

Dos kilómetros es lo que mide esta Calzada empedrada adornada con piedra labrada a mano, situada al norte de la pirámide de la Luna.

Se llamó de los muertos porque parece ser que los guerreros-mitológicamente hablando- una vez que alcanzaban este fatal destino, avanzaban gloriosos por ella para encontrarse con sus dioses.

Templo de Quetzalcoatl

Templo de la serpiente emplumada

El templo de Quetzalcoatl o Pirámide la Serpiente Emplumada fue cubierta hacia 350 d.C. por una construcción llamada la Pirámide Adosada.

Las interpretaciones recientes sugieren que el edificio estaba relacionado con la creación del tiempo y el calendario maya, y con la serpiente emplumada como patrona de los gobernantes.

Museos

La Zona arqueológica también cuenta con dos museos especializados: el de la Cultura Teotihuacana y el Museo de Murales Teotihuacanos “Beatriz de la Fuente”, así como una sala de exposiciones temporales ubicada en el edificio conocido como “ex-museo”.

Como moverse

La superficie a visitar es muy grande y por eso es muy recomendable seguir ciertas rutas “sugeridas” que duran unas dos o tres horas y te permitirán ver lo esencial.

La entrada a la zona puede realizarse por 5 puertas, y en este recorrido , si te da tiempo, debes visitar el Museo de la Cultura Teotihuacana, localizado muy cerca la Puerta 5.

Además, en el vestíbulo principal podrás apreciar, en una exposición permanente, los últimos avances en la investigación arqueológica del sitio.

Mas pistas

Lo que las guías no dicen

El precio de la entrada son 70 pesos, pero si puedes evita ir en domingo porque la entrada es gratuita y está abarrotado de gente. El horario es de 9 a 17 h.

Lo que no te puedes perder

Además de las subidas a los templos del sol y de la luna, te recomendamos que acudas por la noche al espectáculo multimedia de luz y sonido que se proyecta sobre las pirámides.

Asimismo, si no te da miedo, te aconsejamos que vayas a ver el complejo arqueológico en globo, ya que es una expetiencia inolvidable.

Qué comer

En México se come mucho en la calle y por eso existen tantos puestos callejeros, pero si no llevas mucho tiempo en la ciudad, no te recomendamos que comas en ellos porque la llamada “enfermedad de Moctezuma” está siempre al acecho.

Eso sí, te recomendamos que, si lo tienen en la carta del restaurante al que vayas, pruebes los tradicionales mixiotes de pollo o carnero con nopales, acompañados de tortillas calientes hechas a mano.

Y si eres un “macho o hembra” atrevido/a puedes probar las quesadillas de maíz azul con chapulines (saltamontes),unos tamales de larva de hormiga o unas tortas de escamoles (hueva de la hormiga liometropum apiculatum, ) con guacamole y arroz.

.

Sanadores místicos

Como ocurre en otros estados de México, como pasa con los Huicholes de Tepic, Teotihuacán es un lugar mágico y llenos de misticismo. Por ejemplo, las pirámides del sol y de la luna son lugares energéticos y para lograr estos superpoderes debes vestir de blanco y abrir los brazos una vez que las corones.

En Teotihuacán como en Tepic (Nayarit) hay chamanes del pueblo que ofician ceremonias de sanación de temazcal.

La bóveda de adobe en la que se lleva a cabo el temazcal (literal sauna) representa el vientre de nuestra madre, el lugar dónde estamos protegidos y recibimos la vida.

Antes de entrar permite que te sahúmen y te alejen las malas energías pasando por tu cuerpo algunas hierbas medicinales.

Dentro de la bóveda, siéntate y relájate mientras los maestros llenan el pozo de agua con las piedras calientes hasta que el espacio queda cubierto por un vapor que lo invade todo.

Inhala y deja que se llenen tus pulmones mientras tu cuerpo recibe los beneficios. Disfruta de la experiencia de exquisitos aromas, calor y cantos que renovarán tu cuerpo y tu alma. O, al menos, eso sostienen los que creen…y en México creen, y mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *