Punta Mita: un lujo exclusivo al alcance de muy pocos

Punta Mita o Punta de Mita, como dicen los mexicanos, se ha convertido en el refugio seguro anticovid para algunos multimillonarios, pero no para todos.

La exclusividad de este completo turístico hace que ni siquiera tener dinero sea suficiente para alojarte allí.

Hay que llamarse Eva Longoria, Demi Moore, Jennifer Aniston, Kim Kardashian...o pertenecer a gastronomoyviajero para que te dejen pasar.

Situada justo en el límite territorial de Puerto Vallarta (Jalisco), en el Pacíficio Mexicano, pero ya en el estado de Nayarit, hoy Punta Mita es un sangrila en el que quienes pueden permitírselo se refugian de esta angustiosa pandemia..

Puerto deportivo junto a Punta Mita

Y remarcamos eso de quien puede permitírselo porque, como hemos apuntado, ni siquiera muchos millonarios pueden acceder a esta península exclusiva, en la que sí estuvimos nosotros.

Durante nuestra visita estuvimos en el hotel St. Regis, justo al lado de uno de los dos campos de golf que diseñó el legendario golfista norteamericano Jack Nicklaus.

Jack Nickalus diseñó dos campos de golf con un par 72

El propio Nicklaus, que llegó a estas tierras hace 20 años, definió en su día a Punta Mita como “el paraíso en la Tierra”.

De hecho, los aficionados a esta actividad dicen que este el mejor campo de golf de todo Iberoamérica.

El golf como excusa

Y es que el golfista norteamericano, a petición de los promotores de la zona, diseñó en 2008 dos circuitos gemelos, de 18 hoyos cada uno, bautizados como Bahía y Pacífico.

Cinco de estos hoyos están a orillas del océano Pacífico, a muy poca distacia de El Faro, una de las mejores playas para surfear de toda la zona y similar a las que se encuentran en el pueblo de Sayulita.

El hoyo de la isla

Se da la curiosa circunstancia de que el par del campo es de 72 golpes (y apto tanto para novatos como para profesionales), pero el golfista norteamericano se reservó una pequea “boutade”.

Este capricho fue diseñar un hoyo que está en un islote. Se llama 3B o cola de Ballena. Y es que, cuando sube la marea, hay que pasar a jugarlo en una barca.

De hecho, es el único green del mundo situado en una isla natural. Ahí queda eso.

La paz los hoteles se hace patente en sus playas privadas

Exclusividad

Pero si esto no os parece suficientemente exclusivo, podemos añadir que la península cuenta con uno de los mejores hospitales de México -si no el mejor- a la altura de los grandes centros hospitalarios norteamericanos.

Por otro lado, muchos de los huéspedes que ahora llenan Punta Mita -por culpa de la pandemia- proceden de distintos estados del sur y oeste del “amigo americano”.

Ahora no solo es una fortaleza anticovid, con medidas preventivas absolutamente impresionantes, sino que han habilitado una especie de escuela donde los hijos de los magnates y/o famosos siguen los cursos con normalidad.

Una de las decenas de piscinas infinitis de la zona

Dos hoteles

Aparte del hotel St Regis, en el que estuvimos, el otro hotel de lujo de la zona es el Four Seasons, ambos de la cadena Marriot.

En la península también hay unas 55 villas agrupadas en 16 comunidades residenciales superexclusivas.

El precio de una sola noche puede parecer “obsceno”, ya que cuestan cerca de 9.000 dólares y hay huéspedes que llevan aquí desde marzo pasado.

Por eso ya advertìamos, al principio del reportaje, que esto no era apto ni para millonarios. Echad cuentas. Redondeando a 10.000 dólares noche, por 30 días, 300.000 dólares: por 6 meses: 1.820.000 dolares…

Islas Marietas

Muy cerca de esta paraíso están las Islas Marietas, un pequeño archipiélago de islas volcánicas a unos 15 minutos en barco.

Islas Marietas

Desde hace cuatro años, estos peñascos que exploró el famoso oceanógrafo Jacques-Yves Cousteau, son parque natural y su acceso está controlado y restringido.

Las villas de Punta Mita, aparte del puerto y el campo de Golf, están encaramadas en una especie de montaña parecida -con las lógicas diferencias-a lo que podría ser en España el Altea Hills, en la provincia de Alicante.

Las villas están en una pequeña montaña de verde exhuberante

Bahia de Banderas

Otras de las joyas de tantas con las que cuenta el coqueto Estado de Nayarit es la bahía de Banderas, una frontera natural con Nuevo Vallarta.

La navegación a vela es habitual en Bahía Banderas

En este lugar, donde campan a sus anchas los botes (veleros) de 12 metros, se disfruta de la navegación por mucho que a veces el agua esté turbia.

Esto se debe a la la arena que arrastra el río Ameca que desemboca justo allí, entre los Estados de Jalisco (Puerto Vallarta) y Nayarit (Punta Mita).

Por esta zona, pero hacia el norte, están tambien algunas de las mejores playas como Playa Cuevas, Playa Manzanillas y Playa La Solana.

Dicen que los diseñadores de la zona y los resort que para decorar villas y hoteles tuvieron en cuenta a las dos etnias indígenas más representativas del estado de Nayarit, los Cora y los Huicholes, de los que os hablamos hace unos días, pero esa otra historia.

Sayulita

El surf en Sayulita es ley

No muy lejos de allí, viajando hacia el norte, nos encontramos con el pueblo de Sayulita: un lugar tan emblemático para ‘agarrar´olas -aquí coger tiene otro significado- como lo pueda ser el sur de California. 

Una calle de Sayulita

En el camino

Por eso, en el camino que va desde este pueblo a la lujosa zona de Punta de Mita, puede que te bañes con las mantas rayas que invadirán tu necesaria distancia de seguridad.

Tal vez las lleve hasta ti una ola, quien sabe, o que le sorprenda ver a europeos ‘invadiendo’ estas aguas cristalinas: si no te mueves, no pasará nada.

Las playas cercanas a Punta Mita son espectaculares

Muy cerca de allí también tienes la solitaria playa de los Cocos a la
que se accede por un camino de tierra que suele ser transitado por los
vaqueros y sus reses.

Rancheros camino de Rincón de Guayabito

Y es que todo en Nayarit es una sorpresa agradable: desde Punta Mita a Mexcaltitán pasando por la Tovara o San Blas.

Con unas playas magníficas y, lo que es más importante, una gente maravillosa.

En gastronomía, “la jefa” es la chef Betty Vázquez, propietaria del hotel-restaurante Garza Canela, en San Blas, y jurado de Master Chef México desde su inicio. Alta cocina con raices nayaritas de principio a fin.

Más pistas

Lo que las guías no dicen

Todo está en un radio de unos pocos km. a la redonda. Desde nuevo Vallarta puedes embarcarte en una lancha que te traslade hasta las islas Marietas para hacer snorkel.

En algunos tramos de la bahía de Banderas el agua estará marrón. No hay problema: es la tierra que arrasta el rio que desemboca en el océano.

Lo que no te puedes perder

Cómprate un sombrero vaquero auténtico en el pueblo de Lo de Marcos o Rincón de Guayabito.

Aquí el sol (o la lluvia) no tiene medida, y no estará demás protegerte la cabeza con uno de estos bonitos y artesanales sombreros.

Si quieres ver playas maravillosas y tortugas, ese lugar es La Playa de los Cocos.

Comer y dormir

Para comer puedes quedarte en Punta Mita o acercarte hasta nuevo Vallarta, con su flamante puerto deportivo.

Si quieres alojarte en lo mas de lo mas, el sitio es el hotel St. Regis o el Four Seasons de Punta de Mita, junto al campo de golf.

Pero también tienes otras opciones estupendas y más baratas como el Occidental Villa la Estancia, el Villa del Palmar Flamingos o el Marina Banderas , y en Sayulita el Siete Lunas.

Para comer, dos buenas alternativas son los restaurantes Chocobanana, y Tierra Viva.

En Punta de Mita nuestro restaurante preferido es sin duda el Tuna Blanca (antiguo Café des Artistes del Mar, que se trasladó a Puerto Vallarta) pero también tienes calidad en el restaurante Carolina, del hotel St. Regis y el Sí, señor.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *