Mykonos: qué hacer en la isla griega que se ha puesto de moda entre los futbolistas

Mykonos es una de las islas griegas que baña el mar Jónico o el Egeo, como más os guste. Dos metáforas robadas a la palabra Mediterráneo que en nada cambia su esencia.

Sin embargo, todas las islas -y Mykonos no es una excepción- tienen un denominador común: el azul añil del mar, en contraste con el cielo, y las casas encaladas para mitigar el calor.

Un calor a veces sofocante, de 35 grados, con una humedad relativa del aire del 90 por ciento. Y es que las islas griegas son cinco mil trozos de la Atlántida en estado puro.

Espectacular restaurante sobre el agua en Alevkandra

Cícladas

Popularmente se les llama «islas griegas en su conjunto», pero cada archipiélago tiene su propio nombre según la latitud.

Así hablamos de las Cícladas, o jónicas (unas 200), las Sarónicas, Dodecaneso.. y así hasta contar más de cinco mil islas.

De todas ellas. la isla más grande es Creta, pero nuestras preferidas son Santorini y Mykonos, sin duda, por mucho que ésta última intente emular a Ibiza, a veces con frases insultantes pintadas por las paredes.

Ubicación

Mykonos se encuentra entre las islas de Tinos (al noroeste), Siros (al oeste), Paros (al sudoeste) y Naxos (al sur). 

Hasta ahora, además, tenía una posición de destino «casi libre» de covid, lo que le hacía ser muy atractiva para el turismo.

Sin embargo, dado el aumento de casos, desde hoy las autoridades de la isla han prohibido poner música en bares y chiringuitos con el objetivo -suponemos- de prevenir contagios derivados del «bailoteo».

En nuestra opinión, Mykonos es la segunda isla mas bella de la Cícladas, por detrás de Santorini, por mucho que ahora la hayan puesto de moda muchos futbolistas famosos que van a pasar allí sus vacaciones.

Los famosos molinos de viento

Refugio de futbolistas

Algunos de estos futbolistas son tan conocidos como Erling Haaland, delantero del Borussia Dortmund; Karim Benzema, del Real Madrid o Kylian Mbapé, del París Saint Germain, por poner solo tres ejemplos.

Si vas al restaurante/asador turco Nusr-Et, propiedad del famoso cocinero Nusret Gökçe, seguro que te «topas» con alguno de ellos,

Nusret Gökçe es famoso por sus shows más que por su cocina, aunque por sus platos cobre cantidades tan astronómicas como si fuera un chef con 20 estrellas Michelin.

Escandalosas cantidades de dinero que los famosos (futbolistas) que acuden a su local están dispuestos a pagar para que verle cortar con un sable la carne que sirve o como esparce la sal por encima de ella, por eso este ciudadano turco (véase que hemos evitado la palabra chef) también es conocido como Salt Bae

Así que si queréis encontraros con alguno de estos próceres del balompié, estarán aquí o en el exclusivo restaurante y sala de fiestas Nammos, donde se rumorea que Haaland se dejó nada menos que 500.000 euros en un almuerzo.

Encalando…»por si las moscas»

Marcha

¿Pero por qué van allí y no a Santorini (por ejemplo)? Pues pensamos que es porque esta isla tiene fama de ser «la Ibiza griega» (aunque no lo logre ni de lejos).

¿Y eso que significa? Pues que hay locales y lugares exclusivos donde cobran cantidades indecentes de dinero que estos nuevos ricos están dispuestos a pagar sin pestañear.

Aparte de eso, y bajando del olimpo de estos dioses con pies de barro, Mykonos es una de las islas más turísticas y cuenta con una amplia comunidad gay que campa a sus anchas por algunas playas como la de Paradiso.

Qué ver

Algunos, con bastante razón, la llaman la ‘pequeña Venecia’ porque sus edificaciones cúbicas, construídas en forma de anfiteatro, casi ‘se cuelan’ en el mar a través del barrio de Alefkándra.

Otro de los barrios ‘chulos’ de Mykonos es el del castillo, en una pequeña elevación y con algunas casas medievales.

Además, Mykonos es la isla más cercana a Delos, a la que te aconsejamos ir si os gustan los yacimientos arqueológicos de la antigua Grecia.

Molinos en el mar

Frente a la llamada pequeña Venecia de Mykonos se hallan una serie de curiosos molinos de viento, como si hubiéramos trasladado «La ‘Mancha» castellano/manchega a orillas del Egeo.

Están localizados en los barrios de de Alefkándra– y en Matiogianni. Y se da la circunstancia que el molino de Bonís es visitable.

Este lugar es mítico, fantástico y, por supuesto, imprescindible en tu visita a esta pequeña isla. No hay nada parecido en ningún lugar del mundo.

Casco antiguo

El casco antiguo de Mykonos llama la atención por sus casitas encaladas y por lo recovecos de sus calles que parecen un laberinto.

Por estos pasajes se agolpan pequeños comercios donde venden productos típicos hasta boutiques de marcas conocidas.

Muy cerca de allí se encuentra el Puerto en el que fondean todo tipo de embarcaciones, incluso los cruceros, o las que te pueden trasladar de visita a otras islas cercanas.

Alevkandra

Como hemos señalado, el barrio de Alevkandra es el que se conoce como la pequeña Venecia porque sus casas están construidas sobre el mar.

De hecho, se construían así porque en el pasado los sótanos de las casas se usaban como depósitos para guardar los botines de los piratas.

Son casas de pescadores del siglo XVIII de dos o tres plantas y balcones de madera de colores que miran al mar y que se han convertido en negocios de restauración o minihoteles que se pagan a precio de oro.

Monasterio

Ano Merá, uno de los pueblos más importante de la isla junto a Chora, en el puerto. Está en el mismo centro de la isla y guarda una de las joyas arquitectónicas del lugar.

Se trata del monasterio de Panagia Turlianá, al que no pudimos entrar porque ese día había una boda.

Este Monasterio Ortodoxo es una de las atracciones de la isla que no deberías perderte.

Playas

En Mykonos hay playas para todos los gustos: para tomar el sol, para hacer windsurf, tranquilas y familiares o para ir de fiesta, según lo que vayáis buscando.

De hecho, muchas playas, como Paradiso y Super Paradiso, son lugares donde se organizan fiestas, con lo que se convierten, de hecho, en discotecas al aire libre.

Playa Paradiso

Para hacer windsurf y kate surf muchos recomiendan la playa de Ftelia, en el norte a 10 Km. de la capital Chora, donde sopla un potente viento del norte (meltemi, se llama).

Pero para nosotros la mejor es Kalafatis, 12 km. al este de la capital, donde soplan vientos constantes y poderosos que harán que disfrutes de lo lindo (si eres aficionada/o al windsurf).

La playa más larga es Kalo Livadi y la más masificada Platis Gialos. Otras playas de interés son Ornos, Agios Sostis y Panormos.

Más pistas

Lo que las guias no dicen

Para recorrer las islas lo mejor es ir en moto. Allí nadie usa el casco, así que tu mismo/a. Nosotros nos lo pusimos para hacer «el indido» osea, una foto.

De Platis Yalos, un pueblo situado cerca de la capital de Mykonos, parten todos los días barcos transfer hacia todas las playas de la isla.  

Mykonos tiene tres museos, aunque no creemos que visites ninguno de ellos: el museo arqueológico, el naval y el etnográfico.

Una de las curiosidades de la isla de Mykonos es que puedes encontrarte algún pelícano – que se han convertido en símbolo del lugar- por cualquier rincón de la isla. 

Lo que no te puedes perder

El barrio de Alefkándra, sus casas encaladas, sus callejuelas y los molinos de viento.

Tampoco deberíais perderos Playa Paradiso por su ambiente y su fiesta y su famoso club Cavo Paradiso, con restaurante, piscina, bar en la playa…

Aparte del monasterio de Panagia Turlianá, hay otros cientos de pequeñas iglesias ortodoxas repartidas por la isla que te llamarán la atención.

Si sois amantes del viento y el windsurf, entonces vuestro lugar es la playa de Kalafatis. No encontraréis nada igual.

Juanma Barberá, the boss, disfrutando en Kalafatis

Comer

En Mykonos hay restaurantes míticos, como los del barrio pesquero de Alefkándra, donde podrás comer con los pies rozando el agua del mar.

Además de estos, eminentemente turísticos, hay otros de cierta calidad que, en muchos casos, aquí se solapan con rincones románticos.

Eso es lo que le ocurre al famoso Baos Fine Dinnig, con un precio directamente proporcional a las vistas (reapertura el 21 de julio), o los muy estimables Phos restaurante, Noa Greek Restaurante, lalala y, en menor medida, Compass

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *