Cáceres: ese maravilloso lugar al que siempre vuelves

Cáceres, y su provincia, tienen un indudable interés no solo paisajístico, sino gastronómico.

Por tanto, hablamos de un destino llenos de contrastes y variedades, con lugares tan espectaculares como Trujillo, los Barruecos o el Parque Nacional de Monfragüe.

Pocas cosas pueden decirse de Cáceres y su provincia que no sean superlativas.

Lo tiene todo y todo es de calidad. Paradores, vinos, restaurantes de alta gastronomía, paisajes, montañas, cañones, embalses…y jamón, por supuesto, aunque no se vean sus cerdos por ningún lado.

Murallas de Cáceres

Campo cacereño

Hay dos cosas que llaman la atención del campo cacereño: que sea tan verde y que, a pesar de ser famoso por las chacinas, no se vea un sólo cerdo por sus encinares.

Pero aquí la idea no es el camino, como decimos en otras ocasiones, sino el destino.

Porque visitar Cáceres es transportarse al siglo XV de ‘las Españas’ y rememorar hazañas como la del conquistador del Perú, Francisco Pizarro, natural de Trujillo.

Trujillo

Cáceres tiene ‘tela que cortar’ y su zona monumental ningún desperdicio, pero es que Trujillo, el pueblo que siempre le hace ‘sombra turística’ ,no le va a la zaga.

El pueblo lo componen calles, edificios y monumentos para dar y tomar, con la zona del castillo y la plaza como lugares más emblemáticos.

Qué ver

Una buena forma de ver Cáceres es tomar como punto de partida o llegada la Plaza Mayor, o simplemente dejándose aconsejar por la oficina de
turismo.

Y es que el casco antiguo constituye un privilegiado conjunto monumental único en España.

Cáceres

Su recinto amurallado -muy bien conservado-contiene alguno de los edificios de arquitectura civil y religiosa más importantes del Renacimiento español.

Todo el conjunto data de finales del siglo XIV, aunque sufrió reformas, ampliaciones y nuevas construcciones durante los siglos XV y XVI. 

Nuestra propuesta

Nosotros os proponemos este recorrido ordenado para no saltarse ningún lugar de interés:

  1. Casa de Sánchez-Paredes
  2. Palacio de Veletas
  3. Ermita de san Antonio
  4. Casa de los Becerra
  5. Iglesia Concatedrla de Santa María
  6. Palacio y Torre de Carvajal
  7. Torre de Bujaco
  8. Torre de la Hierba
  9. Torre del Horno

Otras opciones

Otros lugares que debeis visitar son la Cueva de Maltravieso, en la que se encuentran los restos de los primeros asentamientos humanos del Paleolítico Superior.

Está situada en el parque de Maltravieso y junto al Centro de Interpretación
donde se puede ver una reproducción (la cueva no se puede visitar).

Museo de Cáceres

Allí también se encuentran las ruinas romanas del campamento de Cáceres el Viejo y sus murallas árabes.

En el en el museo de la ciudad y una especie de semisótano, está el segundo mayor aljibe del mundo que se conserva.

Por suerte, salvo en contados edificios (religiosos), la entrada es gratuita.

El segundo Aljibe mas grande

Trujillo

En cuanto a Trujillo, es imprescindible ver el castillo: una fortaleza construida entre el siglo IX y el siglo XII.

Situado en la parte más alta de la localidad, en un cerro conocido como Cabeza del Zorro, está construido con bloques de granito de sillería.

Cuenta con varias torres cuadradas defensivas, dos de las cuales protegen la puerta de entrada, que tiene arco de herradura.

Plaza de Trujillo

En una de ellas se encuentra la imagen de la Virgen de la Victoria, patrona de Trujillo, que está de espaldas en la pequeña capilla y que no se da la vuelta a no ser que contribuyas con unas monedas depositadas en el correspondiente cepillo.

Los Barruecos

Otro lugar de interés -este a las afueras de Cáceres- es la zona de los Barruecos en el pueblo de Malpartida y a muy pocos kilómetros de la capital.

¿Y qué hay de interés allí?  Pues si vais por la tarde antes de que se ponga el sol, podréis asistir en directo a un espectáculo inigualable: el atardecer entrenidos de cigüeñas y caballos en semilibertad.

Caballo libre en los Barruecos

Todo eso aderezado con unas lagunas cristalinas, misteriosas y extraordinarias.

Productos de la tierra

Aparte del jamón de Montánchez, Cáceres tiene una interesante despensa como el pimentón de la Vera, Torta del Casar, la pringá (picadillo de chorizo con pan), chacinas varias, migas de matanza, zorongollos (ensalada) cachuela (rabo de cordero)… y el vino más famoso de Trujillo (Habla) ¿Necesitáis más razones para ir?

Centro de Cáceres

Más pistas

Lo que las guías no dicen

Para localizar la zona en Malpartida ( y el museo Vostel), hay que tener cuidado porque la carretera está mal señalizada y es fácil perderse.

Busca la dirección a los Barruecos y al llegar a la mitad del pueblo gira a la izquierda hasta llegar a una carretera estrecha.

Fuera del museo, busca la piedra forrada de platos que te guiará hasta el coche empotrado en una piedra. Allí está el museo.

El coche empotrado del Museo en Malpartida de Cáceres

Lo que no te puedes perder

Conviene acercarse hasta el museo de la ciudad con sus catorce salas.

De la sala 1 a la 5, arqueología; entre las 6 a la 8, arqueología y aljibe; de la 9 a la 14, etnografía, y 15 a la 17, la sección de bellas artes.

Luego continuar por la cuesta de la compañía hasta alcanzar la plaza Santa María y de allí a la Plaza Mayor. Un paseo por el barrio judío.

Interior del museo Vostel Malpartida

En cuanto al Museo Vostell-Malpartida, se encuentra situado a 14
km de Cáceres, por la N521 en dirección a Portugal. Tampoco debeis perderos el mencionado Trujillo y el Parque Nacional de Monfragüe y su salto del gitano.

Paisaje de los Barruecos

Comer y dormir

Una opción buena para pernoctar es el hotel NH Cáceres Palacio de Oquendo, que está muy bien (algo ruidoso porque está cerca de los bares de copas) o el Parador de Cáceres.

Pero si no te importa alejarte un poco del centro, la elección debería ser el hotel Hospes Palacio de los Arenales (en la misma carretera a Malpartida. Tiene Spa y es espectacular.

También hay establecimientos rurales cercanos como el Castillo de las Seguras y la Dehesa Peña Horcada, más que aceptables.

En cuanto a dónde comer los mejores son, a nuestro entender, Javier Martín y el Madruelo.

Luego también teneis la Cacharreria, la Minerva, el 13 de San Anton y Albalat con buen nivel de calidad- precio

Y, finalmente, siempre te quedará el restaurante Atrio,(130 a 180 €) regentado por el chef Toño Pérez, dos estrellas Michelin, que también es hotel boutique.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *